Alfonso Aguiló, “Una verdadera calidad humana”, Hacer Familia nº 25, 1.III.1996

Todos solemos contemplar con admiración a las personas, las familias o las instituciones que están basadas en principios sólidos y hacen bien las cosas. Nos admira su fuerza, su prestigio o su madurez, y habitualmente nos preguntamos: ¿Cómo lo logran? Tendría que aprender a hacerlo así.

Lo malo es que muchas veces buscamos un consejo que sea una solución rápida y milagrosa a nuestros problemas, como si fuera todo cuestión de una especie de sencilla cosmética de los valores.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Una verdadera calidad humana”, Hacer Familia nº 25, 1.III.1996″

Alfonso Aguiló, “Necesitas reflexionar”, Hacer Familia nº 24, 1.II.1996

Cuando una persona se encuentra agobiada por el peso de una preocupación, solemos decirle que necesita distraerse. Y le recomendamos que salga un poco de todo ese entramado de tensiones que le oprimen, y busque fuera de él un horizonte más luminoso y recomponedor. Y efectivamente, lo normal es que ese periodo de descanso en un ambiente gratificante produzca el cambio deseado.

Pero también se puede dar el caso de que lo que una persona necesite no sea distraerse sino reflexionar: volverse sobre sí misma para hacer de su vida objeto de sereno estudio, y encontrar así conclusiones válidas para eliminar errores y vivir con más acierto.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Necesitas reflexionar”, Hacer Familia nº 24, 1.II.1996″

Alfonso Aguiló, “La autoestima”, Hacer Familia nº 23, 1.I.1996

Como señala Miguel Angel Martí, a veces parece como si sólo existieran dos tipos de personas. Unas que se supervaloran, cayendo así en actitudes más o menos engreídas o prepotentes. Y otras –que son quizá las menos–, que se infravaloran, que únicamente son capaces de ver en su personalidad los aspectos negativos y las deficiencias. Y su relación con ellos mismos es intrapunitiva, se sienten culpables de todos sus fracasos, aunque éstos se deban a factores externos, y esto les lleva a una cruel inseguridad, y a valorar siempre más la opinión de los otros que la suya propia. Son personas que, en casos extremos, pueden terminar necesitando ayuda médica para entablar con los demás unas relaciones de igualdad y sentir un mínimo de afecto por ellas mismas.

La falta de autoestima, además, suele conducir a un círculo vicioso de actitudes mentales negativas. Puede comenzar pensando, por ejemplo, que no será capaz de alcanzar una meta que se ha propuesto, porque tiene la impresión de que rara vez logra lo que se propone. Se encamina hacia ella con talante gris y mortecino, tarde y sin entusiasmo, con más miedo al fracaso que afán de lograr el éxito. Si luego las cosas no salen –y no suelen salir cuando se acometen así–, la experiencia, una vez más, vuelve a reforzar el juicio negativo anterior: de nuevo se ha demostrado que no valgo, que he fallado y que seguiré igual en el futuro.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “La autoestima”, Hacer Familia nº 23, 1.I.1996″

Alfonso Aguiló, “Adicciones y amor”, Hacer Familia nº 22, 1.XII.1995

El mes pasado hablamos de Jorge, una persona a la que cuatro años de forja en su salida de la droga habían convertido en alguien admirable. Uno de esos afortunados que han logrado evitar el desastre que parecía inevitable.

Jorge es ahora hombre profundo, reflexivo. Siempre, explicando su dolorosa experiencia, cuenta cómo llega un momento, muy pronto, en que el toxicómano busca la droga al tiempo que la odia por la adicción que ha creado en él.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Adicciones y amor”, Hacer Familia nº 22, 1.XII.1995″

Alfonso Aguiló, “La evitabilidad del desastre”, Hacer Familia nº 21, 1.XI.1995

Jorge, como casi todos los que han pasado por ese calvario, empezó por curiosidad, para saber qué era eso de la droga, en qué consistía, qué se experimentaba. También porque le parecía necesario para afirmarse ante el grupo de amigos en el que estaba, y porque estaba de moda en el ambiente en que se movía. Procede de una familia desestructurada, se sentía frustrado por muchas cosas. Ansiaba nuevas vivencias, que le hicieran sentirse libre, olvidar tanto dolor.

El caso es que a Jorge no le faltaba información sobre el destrozo que las drogas hacían en una persona. «¿Pero cómo es posible que cayeras en la droga si sabías que iba a ser tu ruina?», le preguntan ahora sus amigos. Él había tenido mucho tiempo para pensar en ello, durante aquellos meses eternos de rehabilitación, y lo explica con mucha claridad: «Es muy sencillo. Con la droga te evades. La sociedad no te gusta y quieres salirte de ella, o fabricar otra distinta que no sea así, o simplemente escaparte de ella de un modo fantástico.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “La evitabilidad del desastre”, Hacer Familia nº 21, 1.XI.1995″

Alfonso Aguiló, “Educación de los sentimientos”, Hacer Familia nº 20, 1.X.1995

Acabo de leer que cada año, sólo en Francia, se fugan de sus casas cien mil adolescentes, y cincuenta mil intentan suicidarse. Los estragos de las drogas –blandas, duras, naturales o de diseño– son conocidos y lamentados por todos. Parece como si las conductas adictivas fueran casi el único refugio a la desolación de muchos jóvenes. La gente mueve la cabeza horrorizada y piensa que casi nada se puede hacer, que son los signos de los tiempos, un destino inexorable y ciego.

Sin embargo, se pueden hacer muchas cosas. Y una de ellas, muy importante, es educar mejor los sentimientos. El sentimiento no tiene por qué ser un sentimentalismo vaporoso, blandengue y azucarado. El sentimiento es una poderosa realidad humana, que es preciso educar, pues no en vano los sentimientos son los que con más fuerza habitualmente nos impulsan a actuar.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Educación de los sentimientos”, Hacer Familia nº 20, 1.X.1995″

Alfonso Aguiló, “Proyecto de vida”, Hacer Familia nº 19, 1.IX.1995

La vida de todo hombre precisa de un norte, de un itinerario, de un argumento. No puede ser una simple sucesión fragmentaria de días sin dirección y sin sentido.

Cada hombre ha de esforzarse en conocerse a sí mismo y en buscar sentido a su vida proponiéndose proyectos y metas a las que se siente llamado y que llenan de contenido su existencia.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Proyecto de vida”, Hacer Familia nº 19, 1.IX.1995″

Alfonso Aguiló, “Cultura”, Hacer Familia nº 17-18, 1.VII.1995

La vida de un hombre sin cultura es como una llanura desértica. La cultura nos facilita interpretar en clave de verdad la realidad del mundo que nos rodea. Con la cultura podemos despejar un poco de ese misterio que somos cada hombre. La cultura enriquece al hombre, le lleva a profundizar en sus raíces y en su historia. La cultura nos pone sobre la pista de nuestro pasado, nos hace valorar lo que ha sido nuestra andadura sobre la tierra –la nuestra personal y la de toda la historia del hombre–, y nos empuja –si es verdadera cultura– hacia la verdad y, por ella, hacia la libertad.

Pero la cultura de un hombre no se improvisa. Para llegar a tener un pensamiento profundo, unas valoraciones acertadas, unos principios claros, unas referencias ricas, es preciso dedicar a ello mucho tiempo y esfuerzo.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Cultura”, Hacer Familia nº 17-18, 1.VII.1995″

Alfonso Aguiló, “El escapismo”, Hacer Familia nº 16, 1.VI.1995

La fuerza de voluntad libera a las personas de las cadenas de su propia debilidad. Las hace más libres, porque la libertad exige posesión, es decir, señorío de uno mismo, y quien no logra dominarse a sí mismo no puede ser realmente libre.

Cuando una persona, haciendo uso de la libertad, elige obrar mal, el vicio correspondiente acabará por atraparle y, entonces, esa libertad no será tal libertad. Las personas libres hacen las cosas “porque les da la gana”, no simplemente “porque les viene en gana”.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “El escapismo”, Hacer Familia nº 16, 1.VI.1995″

Alfonso Aguiló, “La indecisión”, Hacer Familia nº 15, 1.V.1995

Las personalidades tímidas, vacilantes, inseguras, suspiran siempre por tener a su lado dictadores, aunque a veces se revistan de la modesta apariencia de consejeros. ¿Qué debo hacer?, preguntan siempre, con la esperanza de que una receta les libre de cualquier decisión personal. No quieren decidir, no quieren arriesgar, se les hace insoportable la responsabilidad.

Otros son excesivamente razonadores y se ahogan en la perplejidad. Acusan un sorprendente miedo a la realidad. Son individuos que retrasan siempre sus decisiones, porque les paraliza su ansia de seguridad y su terror al riesgo. Siempre les parece que aún no han reflexionado suficientemente.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “La indecisión”, Hacer Familia nº 15, 1.V.1995″

Alfonso Aguiló, “Capacidad de ilusionarse”, Hacer Familia nº 14, 1.IV.1995

«La ilusión constituye una manera de vivir de unas personas determinadas: son esos hombres y mujeres que, de una forma habitual, encuentran diariamente motivos para ilusionarse, para hacer de cada jornada laboral un día festivo.

»Se les suele llamar personas de temperamento alegre, y parte de esa alegría les viene por su capacidad de ilusionarse, ya sea por un paseo o por el color de unas flores, da igual, porque cada una de estas manifestaciones de júbilo responden a una de actitud básica de vivir su propia vida, de esa personas de “chispeante”, de refrescante juventud, que les lleva a encontrar, en lo que otro tal vez ve la monótona repetición de un acto, una ocasión para disfrutar de la vida.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Capacidad de ilusionarse”, Hacer Familia nº 14, 1.IV.1995″

Alfonso Aguiló, “Perdonarse a uno mismo”, Hacer Familia nº 13, 1.III.1995

Todos sabemos que, muchas veces, perdonar es difícil. Pero quizá para algunos sea especialmente difícil perdonarse a uno mismo. Y están tristes porque no se perdonan sus propios fracasos, porque alimentan sus errores dándoles vueltas en su memoria, porque parece que se empeñan en mantener abiertas sus propias heridas. Son como cadenas que se ponen a sí mismos, cárceles en las que se encierran voluntariamente.

A lo mejor están tristes y sienten dentro del corazón como una especie de lanzada que les amarga la existencia, porque cargan con una responsabilidad que no les corresponde, por un fracaso que no es suyo, al menos en su totalidad.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Perdonarse a uno mismo”, Hacer Familia nº 13, 1.III.1995″

Alfonso Aguiló, “Perdonar y pedir perdón”, Hacer Familia nº 12, 1.II.1995

Cualquier persona comete errores que producen ofensas en quienes le rodean, y esas ofensas suelen llevar aparejadas un sentido de culpa para su causante.

Si esa persona pretendiera desentenderse de la realidad de esa ofensa que ha producido, o intentara proyectar sin razón su culpa sobre los demás, entonces se haría daño a sí mismo, porque no pone remedio a su mal –un verdadero y real sentido de culpa–, sino que lo ignora o lo oculta.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Perdonar y pedir perdón”, Hacer Familia nº 12, 1.II.1995″

Alfonso Aguiló, “La carcoma de la envidia”, Hacer Familia nº 11, 1.I.1995

Cervantes llamó a la envidia carcoma de todas las virtudes y raíz de infinitos males. “Todos los vicios –añadía– tienen un no sé qué deleite consigo, pero el de la envidia no trae sino disgustos, rencores y rabia”.

La envidia no es la admiración que sentimos hacia algunas personas, ni la codicia por los bienes ajenos, ni el desear tener las dotes o cualidades de otro. Es otra cosa.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “La carcoma de la envidia”, Hacer Familia nº 11, 1.I.1995″

Alfonso Aguiló, “Vencer la timidez”, Hacer Familia nº 10, 1.XII.1994

Si te consideras tímido, has de saber que perteneces a un sector de la humanidad más amplio de lo que parece, y al que también pertenecen personas que probablemente no sospeches.

La timidez puede tener raíces muy diversas: baja autoestima, envidia, torpeza física, orgullo, falta de sociabilidad, o muchas otras. Resulta interesante, a la hora de esforzarse por configurar positivamente el carácter propio o el ajeno, analizar las posibles causas y reflexionar sobre ellas.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Vencer la timidez”, Hacer Familia nº 10, 1.XII.1994″

Alfonso Aguiló, “La timidez”, Hacer Familia nº 9, 1.XI.1994

«En ocasiones –decía Marcos, con aire un tanto fúnebre– me siento diferente y como aislado de los demás.

»A veces –continuó– siento como necesidad de abandonar el grupo en el que estoy, porque me siento incómodo. Trato de ser sociable, pero se me hace insufrible, no sé por qué. Creo que no sé disfrutar de la vida.

»No sé como lo hago, pero enseguida pierdo las amistades y sufro pensando en ello. Lo pienso una y otra vez, le doy vueltas y más vueltas, trato de vencer mi timidez, pero no me sale, meto la pata, siento una vergüenza terrible y pierdo las oportunidades, me quedo paralizado.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “La timidez”, Hacer Familia nº 9, 1.XI.1994″

Alfonso Aguiló, “Comprometerse”, Hacer Familia nº 8, 1.X.1994

Vivimos quizá una época histórica en la que hemos visto cómo grandes utopías han quebrado. Ahora, se mantiene vigente más bien –como señala José Antonio Marina– una utopía sin pretensiones, que había permanecido latente, oscurecida por la prepotencia de las demás. Se trata de la utopía ingeniosa. La nueva humanidad se siente cómoda en un ambiente poco agresivo, tolerante, en el que los individuos, liberados por desligación de la influencia de los demás, se disponen a probarlo todo. Se ha abolido lo trágico y se navega con soltura en una afectividad ingeniosa: divertida, no comprometida, y devaluadora de lo real.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Comprometerse”, Hacer Familia nº 8, 1.X.1994″

Alfonso Aguiló, “La esclavitud de la pereza”, Hacer Familia nº 7, 1.IX.1994

Todos habremos visto a un albañil subido a un andamio cantando alegremente mientras ponía ladrillos y, junto a él, a otro amargado y con mala cara, realizando ambos la misma tarea.

O un conductor de autobús que hace su trabajo con satisfacción y procurando agradar a los viajeros, y, en su misma ocupación y condiciones, a otro que trabajando de mala gana y despotricando de todo.

Y lo mismo al acercarse a una ventanilla, a la barra de un bar, al mostrador de una tienda, o al ir a la peluquería.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “La esclavitud de la pereza”, Hacer Familia nº 7, 1.IX.1994″

Alfonso Aguiló, “Rehuir el esfuerzo”, Hacer Familia nº 5-6, 1.VII.1994

Acaba de hacerse pública la noticia de que el famoso internado británico Summerhill, escuela que en los año 60 se convirtió en el modelo de la educación anti-autoritaria, tendrá probablemente que cerrar debido al bajo rendimiento de sus –sólo– 66 alumnos.

Esta escuela, fundada en 1921 por Alexander Neill, tuvo un espectacular auge en la década de los sesenta, pero después fue perdiendo gradualmente alumnos hasta quedar ahora semidesierta.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Rehuir el esfuerzo”, Hacer Familia nº 5-6, 1.VII.1994″

Alfonso Aguiló, “Modelos humanos”, Hacer Familia nº 4, 1.VI.1994

El carácter, como el arte de pensar bien, no se adquiere tanto con reglas como con modelos: al lado de la regla o del criterio, ha de ir el ejemplo; y al lado del ejemplo, la idea y la manera de llevarla a la práctica.

Todo hombre experimenta con mayor o menor frecuencia un sentimiento de emulación ante algún testimonio humano que se le presenta. Siempre hay momentos en que queda deslumbrado por un aspecto concreto de una persona concreta y, entonces –también en mayor o menor medida–, desea ser, en ese aspecto, como esa persona.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Modelos humanos”, Hacer Familia nº 4, 1.VI.1994″

Alfonso Aguiló, “¿Qué es ser inteligente?”, Hacer Familia nº 3, 1.V.1994

Todos habremos oído alguna vez el clásico comentario, normalmente poco objetivo y casi siempre acompañado de una discreta muestra de orgullo, que la madre del adolescente perezoso, apesadumbrada ante sus deficientes resultados académicos, suele acabar haciendo a su profesor: sabe usted, si el chico es muy inteligente…; lo que pasa es que es un poco vago…

Cuando oigo comentarios de ese estilo, siempre pienso que, en el fondo, no es así. Que esos chicos no son inteligentes.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “¿Qué es ser inteligente?”, Hacer Familia nº 3, 1.V.1994″

Alfonso Aguiló, “Aprender a fracasar”, Hacer Familia nº 2, 1.IV.1994

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”, decía el conocido estadista e historiador británico Winston Churchill.

Nadie puede decir que no fracasa nunca, o que fracasa pocas veces. El fracaso es algo que va ligado a la limitación de la condición humana, y lo normal es que todos los hombres lo constaten con frecuencia cada día. Por eso, los que puede decirse que triunfan en la vida no es porque no fracasen nunca, o lo hagan muy pocas veces: si triunfan es porque han aprendido a superar esos pequeños y constantes fracasos que van surgiendo, se quiera o no, en la vida de todo hombre normal. Los que, por el contrario, fracasan en la vida son aquellos que con cada pequeño fracaso, en vez de sacar experiencia, se van hundiendo un poco más.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Aprender a fracasar”, Hacer Familia nº 2, 1.IV.1994″

Alfonso Aguiló, “Espontaneidad, ¿hasta dónde?”, Hacer Familia nº 1, 1.III.1994

“Mamá, es que no lo entiendes. La gente joven dice lo que piensa, sin hipocresías.” Así defendía una joven adolescente la escasa educación y diplomacia de una amiga suya a la que había invitado a pasar unos días con ellos durante las vacaciones.

Sin duda, la espontaneidad es un valor emergente en la sociedad de nuestros días. Ser espontáneo y natural es algo que hoy –afortunadamente– se valora mucho. Hay una gran pasión por todo lo que significa apertura y claridad. Un elogio constante de las conductas que revelan autenticidad. La gente joven tributa un apasionado culto a la sinceridad de vida, quizá como respuesta al rechazo producido por algunos resabios de corte victoriano que ha llegado a detectar en la anterior generación.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Espontaneidad, ¿hasta dónde?”, Hacer Familia nº 1, 1.III.1994″