Alfonso Aguiló, “Perdonar y pedir perdón”, Hacer Familia nº 12, 1.II.1995

Cualquier persona comete errores que producen ofensas en quienes le rodean, y esas ofensas suelen llevar aparejadas un sentido de culpa para su causante.

Si esa persona pretendiera desentenderse de la realidad de esa ofensa que ha producido, o intentara proyectar sin razón su culpa sobre los demás, entonces se haría daño a sí mismo, porque no pone remedio a su mal –un verdadero y real sentido de culpa–, sino que lo ignora o lo oculta.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Perdonar y pedir perdón”, Hacer Familia nº 12, 1.II.1995″

Alfonso Aguiló, “La carcoma de la envidia”, Hacer Familia nº 11, 1.I.1995

Cervantes llamó a la envidia carcoma de todas las virtudes y raíz de infinitos males. “Todos los vicios –añadía– tienen un no sé qué deleite consigo, pero el de la envidia no trae sino disgustos, rencores y rabia”.

La envidia no es la admiración que sentimos hacia algunas personas, ni la codicia por los bienes ajenos, ni el desear tener las dotes o cualidades de otro. Es otra cosa.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “La carcoma de la envidia”, Hacer Familia nº 11, 1.I.1995″

Alfonso Aguiló, “Vencer la timidez”, Hacer Familia nº 10, 1.XII.1994

Si te consideras tímido, has de saber que perteneces a un sector de la humanidad más amplio de lo que parece, y al que también pertenecen personas que probablemente no sospeches.

La timidez puede tener raíces muy diversas: baja autoestima, envidia, torpeza física, orgullo, falta de sociabilidad, o muchas otras. Resulta interesante, a la hora de esforzarse por configurar positivamente el carácter propio o el ajeno, analizar las posibles causas y reflexionar sobre ellas.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Vencer la timidez”, Hacer Familia nº 10, 1.XII.1994″

Alfonso Aguiló, “La timidez”, Hacer Familia nº 9, 1.XI.1994

«En ocasiones –decía Marcos, con aire un tanto fúnebre– me siento diferente y como aislado de los demás.

»A veces –continuó– siento como necesidad de abandonar el grupo en el que estoy, porque me siento incómodo. Trato de ser sociable, pero se me hace insufrible, no sé por qué. Creo que no sé disfrutar de la vida.

»No sé como lo hago, pero enseguida pierdo las amistades y sufro pensando en ello. Lo pienso una y otra vez, le doy vueltas y más vueltas, trato de vencer mi timidez, pero no me sale, meto la pata, siento una vergüenza terrible y pierdo las oportunidades, me quedo paralizado.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “La timidez”, Hacer Familia nº 9, 1.XI.1994″

Alfonso Aguiló, “Comprometerse”, Hacer Familia nº 8, 1.X.1994

Vivimos quizá una época histórica en la que hemos visto cómo grandes utopías han quebrado. Ahora, se mantiene vigente más bien –como señala José Antonio Marina– una utopía sin pretensiones, que había permanecido latente, oscurecida por la prepotencia de las demás. Se trata de la utopía ingeniosa. La nueva humanidad se siente cómoda en un ambiente poco agresivo, tolerante, en el que los individuos, liberados por desligación de la influencia de los demás, se disponen a probarlo todo. Se ha abolido lo trágico y se navega con soltura en una afectividad ingeniosa: divertida, no comprometida, y devaluadora de lo real.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Comprometerse”, Hacer Familia nº 8, 1.X.1994″

Alfonso Aguiló, “La esclavitud de la pereza”, Hacer Familia nº 7, 1.IX.1994

Todos habremos visto a un albañil subido a un andamio cantando alegremente mientras ponía ladrillos y, junto a él, a otro amargado y con mala cara, realizando ambos la misma tarea.

O un conductor de autobús que hace su trabajo con satisfacción y procurando agradar a los viajeros, y, en su misma ocupación y condiciones, a otro que trabajando de mala gana y despotricando de todo.

Y lo mismo al acercarse a una ventanilla, a la barra de un bar, al mostrador de una tienda, o al ir a la peluquería.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “La esclavitud de la pereza”, Hacer Familia nº 7, 1.IX.1994″

Alfonso Aguiló, “Rehuir el esfuerzo”, Hacer Familia nº 5-6, 1.VII.1994

Acaba de hacerse pública la noticia de que el famoso internado británico Summerhill, escuela que en los año 60 se convirtió en el modelo de la educación anti-autoritaria, tendrá probablemente que cerrar debido al bajo rendimiento de sus –sólo– 66 alumnos.

Esta escuela, fundada en 1921 por Alexander Neill, tuvo un espectacular auge en la década de los sesenta, pero después fue perdiendo gradualmente alumnos hasta quedar ahora semidesierta.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Rehuir el esfuerzo”, Hacer Familia nº 5-6, 1.VII.1994″

Alfonso Aguiló, “Modelos humanos”, Hacer Familia nº 4, 1.VI.1994

El carácter, como el arte de pensar bien, no se adquiere tanto con reglas como con modelos: al lado de la regla o del criterio, ha de ir el ejemplo; y al lado del ejemplo, la idea y la manera de llevarla a la práctica.

Todo hombre experimenta con mayor o menor frecuencia un sentimiento de emulación ante algún testimonio humano que se le presenta. Siempre hay momentos en que queda deslumbrado por un aspecto concreto de una persona concreta y, entonces –también en mayor o menor medida–, desea ser, en ese aspecto, como esa persona.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Modelos humanos”, Hacer Familia nº 4, 1.VI.1994″

Alfonso Aguiló, “¿Qué es ser inteligente?”, Hacer Familia nº 3, 1.V.1994

Todos habremos oído alguna vez el clásico comentario, normalmente poco objetivo y casi siempre acompañado de una discreta muestra de orgullo, que la madre del adolescente perezoso, apesadumbrada ante sus deficientes resultados académicos, suele acabar haciendo a su profesor: sabe usted, si el chico es muy inteligente…; lo que pasa es que es un poco vago…

Cuando oigo comentarios de ese estilo, siempre pienso que, en el fondo, no es así. Que esos chicos no son inteligentes.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “¿Qué es ser inteligente?”, Hacer Familia nº 3, 1.V.1994″

Alfonso Aguiló, “Aprender a fracasar”, Hacer Familia nº 2, 1.IV.1994

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”, decía el conocido estadista e historiador británico Winston Churchill.

Nadie puede decir que no fracasa nunca, o que fracasa pocas veces. El fracaso es algo que va ligado a la limitación de la condición humana, y lo normal es que todos los hombres lo constaten con frecuencia cada día. Por eso, los que puede decirse que triunfan en la vida no es porque no fracasen nunca, o lo hagan muy pocas veces: si triunfan es porque han aprendido a superar esos pequeños y constantes fracasos que van surgiendo, se quiera o no, en la vida de todo hombre normal. Los que, por el contrario, fracasan en la vida son aquellos que con cada pequeño fracaso, en vez de sacar experiencia, se van hundiendo un poco más.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Aprender a fracasar”, Hacer Familia nº 2, 1.IV.1994″

Alfonso Aguiló, “Espontaneidad, ¿hasta dónde?”, Hacer Familia nº 1, 1.III.1994

“Mamá, es que no lo entiendes. La gente joven dice lo que piensa, sin hipocresías.” Así defendía una joven adolescente la escasa educación y diplomacia de una amiga suya a la que había invitado a pasar unos días con ellos durante las vacaciones.

Sin duda, la espontaneidad es un valor emergente en la sociedad de nuestros días. Ser espontáneo y natural es algo que hoy –afortunadamente– se valora mucho. Hay una gran pasión por todo lo que significa apertura y claridad. Un elogio constante de las conductas que revelan autenticidad. La gente joven tributa un apasionado culto a la sinceridad de vida, quizá como respuesta al rechazo producido por algunos resabios de corte victoriano que ha llegado a detectar en la anterior generación.

Continuar leyendo “Alfonso Aguiló, “Espontaneidad, ¿hasta dónde?”, Hacer Familia nº 1, 1.III.1994″