Ernestina de Champourcín

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

ALMAS QUE yo sepa anularme cuando las tenga cerca. Que te escuchen a Ti en mi palabra lenta, y que logren captarte en mis torpes ideas.

Que yo sepa borrarme.

Dame una transparencia impregnada de Ti, donde lo mío sea reflejo de lo tuyo; y donde sólo sientan Tu voz y Tu llamada.

Haz que mi yo se muera para que nazcas Tú… cuando las tengo cerca.

PORQUE lo quiero todo ya apenas quiero nada. Voluntad de no ir donde lo fácil llama, de evitar la ribera donde el sentido basta. ¡Qué hondo no querer, qué absoluta desgana, qué desviar lo inútil arrancándole al alma el último asidero y hasta esa luz prestada que le roba a lo oscuro su claridad intacta! Porque lo quiero todo ya apenas quiero nada.

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *