Jesús Sanz, “UGT no quiere curas: ¡qué bien!”, PUP, 28.X.03

“FETE-UGT no quiere ni imágenes, ni obispos, curas o monjas en los centros” (Jesús Ramón Copa, secretario general) Está en su derecho. Yo, por mi parte, no quiero “lobbies” homosexuales, ni marxistas, ni politicorrectores en los centros. Por eso cuando funde un colegio no los habrá. Cuando Jesús Ramón Copa promueva, a su vez, un centro educativo, no habrá ni imanes, ni curas, ni monjas (obispos no los hay nunca). Eso es libertad de enseñanza. Celebro que lo haya entendido tan bien. Supongo que igualmente ha entendido que mientras cumplamos nuestras funciones (docentes o sindicales) en los centros públicos (o estatales, como prefieran) habremos de respetar a todos los curas, homosexuales, monjas y marxistas que la sociedad demande o que hayan accedido a ese puesto de trabajo por limpia oposición o impecable contrato. Luego, cada padre (o madre, vale) de familia decidirá si lleva al chico (o chica, vale) al colegio que yo funde, sin marxistas; al que funde José Ramón Copa, sin curas; o bien al que, rectamente laico, o aconfesional, tenga de todo un poco. Por supuesto, la elección será tanto más libre cuanto mayores sean las facilidades para acceder a uno o a otro. El Estado más progresista será el que más liberalice esas condiciones; el más reaccionario, el que privilegie a los centros que dependen directamente de su mano.

¿Ven cómo, con un poco de buena voluntad, todos nos entendemos?