¿Te has dado cuenta de que…?

Cuando otro actúa de una manera poco adecuada, decimos que tiene mal carácter; pero cuando tú lo haces, son los nervios.

Cuando otro se apega a sus métodos o a sus gustos, es obstinado; pero cuando tú lo haces, es firmeza.

Cuando a otro no le gusta tu amigo, tiene prejuicios; pero cuando a ti no te gusta su amigo, sencillamente, muestras ser un buen juez de la naturaleza humana.

Cuando otro hace las cosas con calma, es una tortuga; pero cuando tú lo haces despacio, es porque te gusta pensar las cosas.

Cuando otro encuentra defectos en las cosas, es un maniático; pero cuando tú lo haces, es porque sabes discernir.

Cuando otro tiene modales suaves, es débil; pero cuando tú los tienes, eres cortés.

Cuando otro se compra el automovil del año, es vanidad; pero cuando tú te lo compras, es necesidad.

Cuando a otro le da ira, es pecado; pero cuando a ti te da ira, es que “tu carácter es así”.

Cuando otro te dice la verdad que no te gusta, es que no tiene amor; pero cuando tú lo haces, es que eres sincero.

Cuando otro no te saluda, es que es orgulloso; pero cuando tú no saludas, es que no lo viste.

Cuando otro no cumple con su deber, es un irresponsable; pero cuando tú no cumples con tu deber, es que realmente no puedes.

Cuando otro tiene serias dificultades, es que se lo ha ganado; pero cuando tú las tienes, es una injusticia.

Cuando otro no trabaja, es que es un vago; pero cuando tú no trabajas, es que no consigues trabajo.

Cuando otro habla de los demás, es un calumniador; pero cuando tú hablas de los demás, es para ayudar.

Cuando otro cae en tentación, es un impresentable; pero cuando tú caes en tentación, es una debilidad disculpable.

Cuando otro no acepta el reto, es un cobarde; pero cuando tú no lo aceptas, es que no podías.

Cuando otro recibe bendiciones, es por la misericordia de Dios; pero cuando tú recibes bendiciones, es porque te las mereces.

Cuando el hijo de otro es rebelde, él es mal padre; pero cuando tu hijo es rebelde, es porque heredó el carácter del abuelo.

Cuando otro paga mal por mal, es porque es un vengativo; pero cuando tú lo haces, es porque estás haciendo justicia.

Cuando otro cumple con su deber, es para acumular puntos; pero cuando tú cumples con tu deber, es porque eres responsable.

Miguel de Cervantes

Los célebres consejos que dio Don Quijote a Sancho al ir éste a gobernar su Insula Dispuesto, pues, el corazón a creer lo que te he dicho, está. ¡Oh, hijo!, atento a este tu Catón, que quiere aconsejarte, y ser norte y guía que te encamine y saque a seguro puerto de este mar proceloso donde vas a engolfarte; que los oficios y grandes cargos no son otra cosa sino un golfo profundo de confusiones.

Primeramente, ¡oh, hijo!, has de temer a Dios; porque en el temerle está la sabiduría, y siendo sabio no podrás errar en nada.

Lo segundo, has de poner los ojos en quien eres, procurando conocerte a ti mismo, que es el más difícil conocimiento que puede imaginarse. Del conocerte saldrá el no hincharte, como la rana que quiso igualarse con el buey; que si esto haces, vendrá a ser feos pies de la rueda de tu locura la consideración de haber guardado puercos en tu tierra.

Haz gala, Sancho, de la humildad de tu linaje, y no te desprecies de decir que vienes de labradores; porque viendo que no te corres, ninguno se pondrá a correrte; y préciate más de ser humilde virtuoso, que pecador soberbio. Innumerables son aquellos que de baja estirpe nacidos han subido a la suma dignidad pontificia o imperatoria; y de esta verdad te pudiera traer tantos ejemplos, que te cansaran.

Mira, Sancho, si tomas por medio a la virtud y te precias de hacer hechos virtuosos, no hay para qué tener envidia a los que los tienen príncipes y señores; porque la sangre se hereda, y la virtud se aquista, y la virtud vale por sí sola lo que la sangre no vale.

Siendo esto así, como lo es, que si acaso viniere a verte cuando estés en tu ínsula alguno de tus parientes, no lo deseches ni le afrentes, antes lo has de acoger, agasajar y regalar, que con esto satisfarás al cielo, que gusta que nadie le desprecie de lo que él hizo, y corresponderás a lo que debes a la naturaleza bien concertada.

Nunca te guíes por la ley del encaje, que suele tener mucha cabida, con los ignorantes que presumen de agudos.

Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia que las informaciones del rico.

Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico, por entre los sollozos e importunidades del pobre.

Cuando pudiere y debiere tener lugar la equidad, no cargues todo el rigor de la ley al delincuente; que no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo.

Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia.

Cuando te sucediere juzgar algún pleito de algún enemigo tuyo, aparta las mientes de tu injuria, y ponlas en la verdad del caso.

No te ciegue la pasión propia en la causa ajena; que los yerros que en ella hicieres, las más veces serán sin remedio, y si le tuviere, será a costa de tu crédito y aún de tu hacienda.

Si alguna mujer hermosa viniere a pedirte justicia, quita los ojos de sus lágrimas y tus oídos de sus gemidos, y considera despacio la sustancia de lo que pide, si no quieres que se anegue tu razón en su llanto y tu bondad en sus suspiros.

Al que has de castigar con obras, no trates mal con palabras, pues le basta al desdichado la pena del suplicio, sin la añadidura de las malas razones.

Al culpado que cayere debajo de tu jurisdicción, considérale hombre miserable, sujeto a las condiciones de la depravada naturaleza nuestra, y, en todo cuanto fuere de tu parte, sin hacer agravio a la contraria, muéstrate piadoso y clemente; porque aunque los tributos de Dios todos son iguales, más resplandece y campea, a nuestro ver, el de la misericordia que el de la justicia.

Si estos preceptos y estas reglas sigues, Sancho, serán luengos tus días, tu fama será eterna, tus premios colmados, tu felicidad indecible; casarás tus hijos como quieres; títulos tendrán ellos y tus nietos; vivirás en paz y beneplácito de las gentes, y, en los últimos pasos de la vida, te alcanzará el de la muerte en vejez suave y madura, y cerrarán tus ojos las tiernas y delicadas manos de tus terceros netezuelos.” Otras frases celebres de Don Quijote – “Sábete, Sancho, que no es un hombre más que otro si no hace más que otro. Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas; porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien está ya cerca.” – “¿Saltear de caminos llamáis al dar libertad a los encadenados, soltar los presos, correr a los miserables, alzar los caídos, remediar los menesterosos?” – “¡Majadero! -dijo a esta sazón don Quijote-, a los caballeros andantes no les toca ni atañe averiguar si los afligidos, encadenados y opresos que encuentran por los caminos van de aquella manera, o están en aquella angustia, por sus culpas o por sus gracias; sólo le toca ayudarles como a menesterosos, poniendo los ojos en sus penas y no en sus bellaquerías.” – “Que la virtud más es perseguida de los malos que amada de los buenos.” – “La mentira es mejor cuanto más parece verdadera, y tanto más agrada cuanto tiene más de lo dudoso y posible.” – “Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias.” – “La pluma es lengua del alma: cuales fueren los conceptos que en ella se engendraren, tales serán sus escritos.” – “¡Oh fuerza de la adulación, a cuánto te extiendes, y cuán dilatados límites son los de tu jurisdicción agradable!” – “Bien predica quien bien vive -respondió Sancho-, y yo no sé de otras teologías. “ – “Todo esto digo, ¡oh Sancho!, para que no atribuyas a tus merecimientos la merced recibida, sino que des gracias al cielo, que dispone suavemente las cosas.” – “Es como quien mira los tapices flamencos por el revés, que, aunque se ven las figuras, están llenas de hilos que las oscurecen, y no se ven con la lisura y tez de la haz.” Y que en buen saco caigan estas cuatro citas, una para cada lector… y bueno está, “porque de la prolijidad se suele engendrar el fastidio”. Pascual Falces de Binéfar .

Anónimos

Soneto a Cristo crucificado No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte.

¡Tú me mueves, Señor! Muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido; muéveme ver tu cuerpo tan herido; muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme en fin, tu amor, y en tal manera que aunque no hubiera cielo, yo te amara, y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera, pues aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera.

Historia de los nombres de las prendas de ropa

Diferentes han sido las prendas en diferentes épocas, así como los gustos y las modas han cambiado con los tiempos. Y también -y he aquí lo que nos ocupa- los nombres con los que nos referimos a ellas. Para seguir un cierto orden, seguiremos el utilizado para vestirnos.

Empezando con la ropa interior: los calzoncillos y las bragas. Los romanos, que antiguamente no llevaban medias ni calzas, aprendieron el uso de aquellas de los germanos -que sin duda las necesitaban para protegerse los pies de un clima riguroso- pero no tomaron el nombre sino que las denominaron con un derivado del que entre ellos designaba el calzado: calceus (zapato, en latín) dio lugar a calcea (calza, en latín) Con la evolución de la moda en los siglos medievales, se fueron llevando cada vez más largas hasta que llegaron a la cintura aunque se siguió manteniendo el nombre. Fue en el siglo XVI cuando se dividió la prenda en dos partes, la que cubría el abdomen y parte de los muslos se siguió llamando calza (con su aumentativo calzones o su diminutivo calzoncillos) y la que cubría los pies y las pantorrilas, calcetas o medias calzas (actualmente calcetines y medias) Respecto a las braca (bragas, en latín) podría tener su origen en la voz celta braqui, nombre de una tribu celta que se asentó en el sureste de la actual Francia y en el noroeste de la actual Italia. Usaban como indumentaria unos calzones de cuero que no usaba ninguna otra tribu de la zona y que les distinguían entre sus congéneres. Posteriormente se reforzó la parte delantera de manera ostensible en las armaduras, otorgando a tal parte el nombre de bragueta. Ambos nombres, pues, estaban referidos a prendas masculinas y fue en épocas más recientes cuando la calza fue prenda masculina y la braga fue prenda femenina. Aunque en otros idiomas esto no fue así. Por ejemplo, en catalán el calzoncillo es calçotet y las bragas son calces, ambos apelativos provenientes del mismo término. También es curioso mencionar su uso en algunas frases hechas como: “Pillar en bragas” por coger desprevenido, “Quedarse en bragas” por perderlo casi todo, “Dejar en bragas” por quitarle a alguien casi todas sus posesiones, “Hablar a calzón quitado” por hacerlo sin tapujos y “Tener calzones” por ser muy hombre…

El nombre de la actual camisa proviene del latín tardío camisia, nombre con el que se conocía una prenda de origen germánico cuyo nombre pasó al céltico antes de que el latín lo incorporara. Aunque hay quien le supone un origen griego en el término kamasón, con el significado de túnica. Como el origen griego aparece documentado y también refrendado por el término árabe qamis con significado literal de camisa, parece lícito suponer que el término griego no ha cesado de cambiar sus formas en las diferentes lenguas, refiriéndose siempre a un mismo tipo de prenda. Los apelativos de camiseta, camisón, camisilla, camisola y demás, aluden a variaciones en la hechura de la pieza. También nos ha dejado algunas frases hechas esta prenda. Por ejemplo podemos mencionar: “No llegar la camisa al cuerpo” por tener miedo o “Meterse en camisa de once varas” por complicarse la vida sin necesidad.

Las bragas de los pueblos galos y celtas son el antecedente de los pantalones. Cuando los bárbaros dinamitaron el Imperio Romano se popularizó su uso aunque entre gente sencilla y campesina, gente de poco peso social. Entre gente de posición fue habitual el uso de bombachos cortos o medias ajustadas y una túnica suelta hasta la rodilla hasta el siglo XVII. Fue a finales del XVIII cuando apareció el término pantalón, proveniente del francés pantalon, formado con el nombre de Pantalone, personaje de la Commedia dell’Arte italiana. Este personaje fue denominado así en honor del santo patrono de Venecia San Pantaleone, y como signo distintivo vestía capa y pantalones semejantes a los de ahora, largos y amplios que le llegaban hasta la rodilla. El pantalón, durante mucho tiempo prenda exclusivamente masculina, dio origen a la frase “LLevar los pantalones” por mandar y ser muy hombre; con idéntico significado a la de “Vestirse por los pies”, en la que se contrapone el lugar por el que se ponen los pantalones al lugar por el que se pone un vestido femenino. Respecto a la falda, como prenda de vestir que cae de la cintura hacia abajo, es probable su origen en el término germano falda, con significado de pliegue.

Seguimos con el chaleco, el chal, la chaqueta… Los dos primeros provienen del árabe yalika (casaca del cautivo), alteración del turco yalak (chupa) que llegó a nosotros a través del árabe yubba (túnica) y que designaba a la parte del vestido que cubría el tronco y que se ponía debajo de la casaca. Es curioso observar que un nombre tan “moderno” como el de chupa, con el que designamos la cazadora o chaquetilla corta, generalmente de piel, viene de tan antiguo. Otro caso es el de la chaqueta -prenda de vestir con mangas, que se ajusta al cuerpo y que pasa de la cintura y que se coloca por encima de otras prendas- cuyo nombre tiene su origen en el francés jaquette (chaqué) que deriva del francés antiguo jaque (jubón, almilla) y éste del también francés antiguo jacques (campesino) Aquí el nombre jacques, muy corriente entre la gente del pueblo, pasó a designar todo el campesinado y después a sus ropajes. Algo parecido a lo ocurrido con los juanetes, Juan Nadie, el John Bull inglés o el John Doe americano. “Cambiar de chaqueta” o “Más vago que la chaqueta de un guardia”, son algunas frases.

Pasando al calzado encontramos el término bota que proviene del francés botte y éste del gótico bauths (romo, rudo), lo que certifica que el término designaba primeramente a un calzado grosero y basto, forrado de pieles para proteger del frío. Cuando este tipo de calzado se mejoró fue distintivo de buena posición social frente al calzado más sencillo y de poco abrigo de la gente del pueblo. Frases como “Ponerse las botas” lo certifican. El tema parece no tener fin. Frente a términos como vestido y abrigo, que se explican por sí solos, encontramos otros de más reciente acuñación, con su pequeña historia detrás. Veamos algunos de ellos: corbata, bikini, pamela, rebeca, esmoquin, leotardos… Después de este repaso a las prendas de vestir -sin las cuales iríamos “En porretas”-, es de esperar que todos seamos capaces de “Vestir de tiros largos”, o al menos de “Vestir de punta en blanco”.

Tomado de http://personal5.iddeo.es/haro/1de3

Detenerse a tiempo

Tao Te King (Lao Tse) Continúa leyendo Detenerse a tiempo

Explicación de expresiones latinas

A fortiori. Con mayor razón.

Ad hominem. Al hombre, contra el hombre. Suele utilizarse en la expresión argumento ad hominem, refiriéndose a un modo de confundir al adversario empleando sus mismas razones o argumentos.

Ad libitum. A voluntad, a gusto de cada cual.

Alter ego. Otro yo. Persona que es igual a otra por su absoluta identificación con ella (no por parecido físico), y con la que se tiene una total confianza.

Carpe diem. Aprovecha el día presente. Es una exhortación a aprovechar el tiempo ante lo efímero de la vida.

Deus ex machina. Dios de la máquina teatral. Referido a las tragedias clásicas en las que la intervención feliz e inesperada de un dios resuelve la situación; se aplica a la solución milagrosa (o a un subterfugio) que haría falta cuando no se encuentra la solución natural a un problema.

Ecce homo. He aquí el hombre. Son las palabras que Pilatos pronunció ante Jesús.

Habeas hábeas. Es el derecho que tiene el detenido a ser escuchado.

Hic et nunc. Aquí y ahora.

Nihil obstat. Nada impide. Es la fórmula utilizada por la censura eclesiástica para autorizar la publicación de una obra, ya que no hay en ella nada en la misma contraria al dogma o la moral.

Verbi gratia. Por ejemplo. Se ha castellanizado en el sustantivo verbigracia.

Vox populi, vox Dei. Voz del pueblo, voz de Dios. En ocasiones la justicia se basa en la opinión unánime del pueblo.

Tomado de www.inicia.es/de/buzoncatolico

Graffitis

“Todos prometen y nadie cumple. Vote por nadie.” (Barrio La Boca, Buenos Aires).

“Bienvenida la clase media.” (A la entrada de un barrio pobre, en Caracas).

“¡Proletarios del todos los países, uníos!” (Con otra letra: “Último aviso”) (Bogotá, Colombia).

“El mundo se está quedando sin genios: Beethoven se quedó sordo, Einstein se murió y a mí me duele la cabeza.” “Si no puedes convencerlos, confúndelos.” (Enseñanza de un viejo político).

“Si no tiene nada que hacer, venga a hacerlo aquí.” (Cartel de un pub recién inaugurado).

“El cliente tiene razón en todas partes, menos aquí.” (En la pared de un manicomio).

Origen y etimología de algunas palabras

AGNOSTICISMO. Thomas Henry Huxley, en el año 1869, al ingresar en la “Sociedad Metafísica de Londres”, fue preguntado si era ateo, creyente, idealista, materialista, librepensador… Él no vio que encajase en ninguna de las definiciones que le proponían y al poco tiempo creó el término “agnóstico” en contraposición a la “gnosis” (conocimiento revelado acerca de la existencia) de los primeros momentos del cristianismo. Como él no tenía ese conocimiento, esa gnósis, optó por definirse agnóstico.

AMERICA. El nombre de este continente proviene del navegante italiano Americo Vespucio, que acompañó a Cristóbal Colón.

ANDES. Los Andes es un nombre aymara castellanizado que quiere decir “montaña que se ilumina”. Deriva de los términos Qhantir Qullu Qullu utilizados por el pueblo Qulläna para expresar lo que sucede en las altas montañas que, a la salida del sol, son las primeras en iluminarse, y a la puesta del astro rey, las últimas en recibir sus rayos. El español, no pudiendo pronunciar “Qhantir”, apenas había anotado “Anti” y luego, como se trataba de varias montañas pluralizó el término a “Antis”. Más tarde lo llevó a la fonética castellana Ande y su plural Andes, término torcido y retorcido del Qhanti que hoy pervive sin tener ningún significado en el idioma español. (BB) BOICOT. Suspensión de relaciones económicas con la idea de inducir un cambio de conducta. Charles Cunningham Boycott, administrador del conde de Erne, era tan odiado por sus convecinos que llegaron a negarse a trabajar para él, comprarle o venderle nada. (1de3) BOLCHEVIQUE. Fue el nombre adoptado por una parte de los socialdemócratas rusos ya que significa “mayoritario”. (1de3) BOTAFUMEIRO. En la catedral de Santiago de Compostela se puede contemplar el botafumeiro. La traducción castellana de esta palabra gallega sería la de “echahumos”, y su origen se encuentra en la necesidad de purificar el ambiente del santuario producido por el hacinamiento de peregrinos. Estos, después de varios meses de caminata, llegaban sucios y malolientes a Santiago.

CATÓLICA. Significa, en griego, universal.

CEMENTERIO. La palabra cementerio viene del griego (koimeterion) y en español significa “dormitorio”. Esta palabra fue introducida por los cristianos. Antes del cristianismo al lugar donde enterraban a los muertos se le llamaba “necrópolis” (ciudad de los muertos, en español). Con la esperanza cristiana en la resurrección se le cambió el nombre por “dormitorio”, de ahí que los cristianos decimos que los muertos están “descansando en paz” a la espera de la resurrección. (BC) CURAS. Esta expresión referida a los sacerdotes aparece en castellano hacia el año 1330. Viene de la palabra latina “cúra” que significa “cuidado, solicitud”. “Cura” por tanto signfica referido a los sacerdotes: “el que cuida a los otros”. (BC) DIAS DE LA SEMANA. Se veían en el firmamento siete luceros que cambiaban de constelación y que fueron bautizados como planetas por los griegos. Eran la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus, Saturno y el Sol. Por ellos, y en ese orden, se nombran los días de la semana. (1de3) FASCISMO. Movimiento político italiano fundado por Benito Mussolini. Lo adoptaron del “fascio” o haz de varas, que conformaba la insignia de algunos magistrados romanos. (1de3) JESUCRISTO. Proviene de dos palabras griegas unidas: Jesús que significa Yahweh salva, y Cristo que significa ungido, consagrado. Estas palabras las tomaron los griegos de los hebreos. (BC) MANIQUEO. Suele emplearse para referirse a una contraposición entre dos principios opuestos. En el siglo III, un persa llamado Manes explicó la Creación como la obra de dos principios: El del Bien y el del Mal. (1de3) MASONERÍA. Proviene de “maçones” (albañiles en francés), que durante la Edad Media tenían fama por el celo con que custodiaban los secretos de su profesión.

MECENAS. Mecenas fue patricio de la antigua Roma, enormemente rico, famoso por proteger a artistas pobres que apuntaban un buen talento. De ahí proviene el referirse a un “mecenas” como a un patrocinador.

OJALÁ. Proviene del árabe: Inshallá, que significa “Dios lo quiera”.

PREMIOS NOBEL. Se instituyeron en honor al sueco Alfred Nobel, que a su muerte dejó todo su capital para dotar estos premios.

PRESBÍTERO. Esta palabra significa en griego viejo, anciano. Los presbíteros en la Iglesia Católica son los sacerdotes.

PROPINA. En latín, propinare significaba ofrecer algo para beber. En la antigua Roma, “propinar una paliza” era el modo de compensar un mal servicio. Así, dejarle propina al mozo tiene una doble raíz: es un curioso “autogolpe” a nuestra billetera cuando creemos haber sido atendidos mejor de lo que esperábamos.

RAYOS X. Wilhelm Konrad Röntgen recibió el Premio Nobel de Física en 1901 por su descubrimiento en 1895 de una radiación desconocida hasta entonces, y que llamó por eso “rayos X”.

RH. En 1940, cuando ya contaba 72 años de edad, el patólogo austriaco K. Landsteiner logró descubrir la existencia del factor Rhesus, conjuntamente con Alexander Salomon Wiener. Este aglutinógeno, conocido generalmente como factor RH, se convirtió muy rápido en un recurso imprescindible para la determinación de los grupos sanguíneos y para evitar la producción de reacciones hemolíticas.

ROSARIO. Esta palabra viene del latín y significa rosaleda. Es una oración a la Virgen María que se formó hacia el año 1400 y está compuesta por el rezo de 50 Avemarías.

SIESTA. La Regla de San Benito incluía la norma de guardar reposo y silencio después de la “sexta hora” (que a su vez proviene de la hora sexta latina, es decir, del mediodía). Ahí tuvo su origen la palabra “sextear” o “guardar la sexta”, que después se deformó en el popular “sestear” o “guardar la siesta”.

SNOBS. Es un acrónimo de la expresión “sine nobilitate” (en latín: sin nobleza), y ha derivado en utilizarse para referirse a quienes aparentan una mayor posición social de la que en realidad tienen.

SUELDO. Con la reforma de Carlomagno, se estableció un nuevo sistema de moneda en el que 1 libra eran 20 sueldos (240 dineros); 1 sueldo eran 12 dineros; 1 dinero eran 2 óbolos. La importancia de esa moneda hizo que con el tiempo pasara a usarse esa expresión para referirse al pago que se recibía por el trabajo.

WHISKY.

Pproviene del galeico “usquebaugh” o “uisge beatha” , “aqua vitae” en latín y del francés “eau de vie”; todos significan “agua de vida”.

(BC): Mario Santana, “BC” (1de3): Antonio de Haro, “1de3” (BB): www.buscabiografías.com

Las monedas

Viene de antiguo la utilización de porciones de metales, generalmente preciosos, como unidad de intercambio para las transacciones económicas. Estas piezas llamadas monedas eran, en general, de forma circular, pero también las había de otras formas como las rectangulares que no disimulaban su procedencia de un lingote mayor. Algunas monedas actuales, como es el caso del rublo o la piastra, recuerdan con su nombre tal origen.

Para dotar a estas monedas de la suficiente confianza y garantía fue necesario que los poderes políticos las respaldasen. Por ello se representaba en sus acuñaciones símbolos imperiales y las efigies de sus más altos mandatarios y era mayor el poder y el alcance de la moneda cuanto más poderoso era el estado emisor. Y se intervenía cada vez más en el proceso de fabricación: atestiguando el valor de una moneda ya acuñada con la inclusión de un sello o marca real (de tal origen dan testimonio los nombres del actual marco alemán o el marco finlandés), estableciendo la obligatoriedad de una determinada forma (como ejemplo citar las estrías o filigranas en el canto de las monedas con lo que se pretendía evitar la pérdida de valor por la pérdida de metal precioso) o acuñando directamente el propio estado asegurando un peso justo de metal (siendo muy numerosas las monedas actuales que hacen referencia a tal hecho, como el peso mejicano) y plasmando en ellas los símbolos estatales (de ello dan fe los nombres actuales de la corona sueca, la corona checa, el florín holandés y el escudo portugués entre otras).

Haciendo referencia a nuestra historia, nos encontramos con la primera moneda del reino unificado de España emitida por Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, los Reyes Católicos, a la que llamaron real. Fue emitida en 1947 con la clara función de servir de referencia a la mayor expansión económica, política y cultural de la época y se acuñó en monedas de uno, dos, cuatro y ocho reales, en versiones de plata y oro (la moneda de ocho reales de plata fue conocida como peso duro y la de oro como peso fuerte). También se emitió el real de a ocho en plata y en oro (también conocido como excelente o como ducado) y otras monedas de vellón y menor valor como la blanca.

Frases como “Estar sin blanca”, “No tener un real” o, más recientemente, “No tener ni un duro” para decir que no se tiene dinero, o “No valer un real” para certificar un escaso valor, tienen su origen en estas monedas.

El real se expandió por el norte de África y el Medio Oriente (observemos el origen del nombre del riyal de Arabia Saudita o el rial de Yemen), junto con el peso fuerte por América (nótese al respecto que peso designa a la moneda de varios países sudamericanos donde el real se utilizó antaño como fraccionaria del peso, llegándose incluso a llamar familiarmente real a la moneda de diez centavos en alguno de ellos) y como no, también se expandió por toda Europa.

El caso europeo merece especial atención. La primera acuñación de ambas monedas en el exterior fue obra del conde Schlick, gobernador del valle de Joachim Stahl en la región de Bohemia (actual república checa) en 1516. Copiando el molde de la española acuñó una moneda de plata a la que llamó “joachimsthalergulden”, nombre excesivamente largo que derivó en “joachims thaler” y definitivamente en thaler (tálero, en castellano) que se extendió por toda Europa y que fue adaptada al germánico como dólar.

Cuando en 1776 los habitantes de las trece colonias británicas de América del Norte se declaraban independientes y creaban los Estados Unidos de Norteamérica, necesitaban una moneda propia alejada de la británica y escogieron como nombre el dólar, basado en el peso fuerte de ocho reales.

Pero no todo queda en el nombre, también hay que hablar de la imagen. Según la mitología clásica, Hércules había escrito la leyenda Non Plus Ultra (no más allá, en latín) en las columnas que señalaban el fin del mundo en el extremo occidental de mar Mediterráneo. Tales construcciones se asentaban en Gibraltar y Ceuta a ambos lados del estrecho. Los Reyes Católicos, orgullosos de la hazaña de su pueblo descubriendo continentes y ampliando las fronteras, hicieron representar en el anverso del real las columnas de Hércules y una cinta de trazos curvos con la inscripción Plus Ultra (más allá, en latín). La simplificación de los trazos dio lugar al signo $ que representa al dólar y al peso y que en la últimas décadas se ha simplificado al eliminar una de las líneas rectas.

Con el paso de los años el bimetalismo (sistema monetario basado en el oro y la plata) vigente hasta finales del siglo XIX en las economías occidentales, dejó paso al unimetalismo o patrón oro que fue, a su vez, abandonado por los países durante la primera mitad del siglo XX desapareciendo al iniciarse la 2ª Guerra Mundial, lo que dejó paso a metales y aleaciones de valor mucho menor pero con la garantía política o estatal, estando en consonancia con el tipo de valor que ostenta un billete de curso legal.

En 1869, siendo ministro de Hacienda el catalán Laureano Figuerola se instauró la peseta (acuñada por primera vez en Barcelona por orden del rey Jose I Bonaparte en 1808) como moneda nacional con un valor de cuatro reales o cien céntimos, se redefinió el peso duro como veinte reales y el doblón como cien reales. Al año siguiente se acuñaron monedas de cinco y diez céntimos para hacer desaparecer las que estaban en circulación con la efigie de la destronada reina Isabel II. En estas monedas figuraba en el anverso una representación simbólica de España (una mujer sentada con una corona almenada) y en el reveso un león rampante sosteniendo el escudo del país) Debido a un defectuoso diseño o a una mala acuñación, el león más parecía perro y el pueblo llano empezó a llamarles perras (gorda y chica).

“Para tí la perra gorda” al desistir en una discusión o “No valer una gorda” por escaso valor, tienen su origen en este mote.

Muchas han sido las monedas de los diferentes reinos de la península y del reino de España: maravedí, doblón (en el siglo XVIII equivalía a unos 80 reales), blanca (moneda de vellón de diferente valor según la época), sueldo (como moneda de cuenta en los siglos XI y XII) y el denario (o dinero) creado a similitud de dinar de los almohades utilizado en la españa musulmana, el denario gros o gros acuñado por Jaime I en Cataluña, el croat de Pedro III que se caracterizaba por una gran cruz (mostrando cara o cruz) y tantas otras…

En la actualidad muchas monedas europeas actuales van a desaparecer para ser sustituidas por el euro. El origen del término está muy claro y poco hay que investigar. Quizás en el futuro alguien indague en la historia y descubra que el nombre de la moneda derivaba del de un continente llamado Europa. Y quizás lo encuentre tan curioso como ahora nosotros encontramos los términos de hace unos siglos.

Tomado de http://personal5.iddeo.es/haro/1de3

Dioses de madera

León Tolstoi Continúa leyendo Dioses de madera

Origen y explicación de algunas frases hechas

A BUENAS HORAS MANGAS VERDES. Se dice de todo lo que llega a destiempo, cuando ha pasado la oportunidad y resulta inútil su auxilio. Se debe el origen de esta frase a que en tiempo de los cuadrilleros de la Santa Hermandad, como casi nunca llegaban a tiempo para capturar a los malhechores, los delitos quedaban impunes. Los cuadrilleros vestían un uniforme de mangas verdes y coleto. Obedece a la creencia de que los guardadores del orden suelen acudir tarde o a destiempo al lugar donde son necesarios. (JMI) A ENEMIGO QUE HUYE, PUENTE DE PLATA. Se refiere esta expresión a la conveniencia de, no sólo no poner obstáculos, sino facilitar la marcha del enemigo o persona que nos estorbe, librándonos así de ella, sin esfuerzo ni pérdida de energías. Esta máxima militar, tan repetida, se atribuye a Gonzalo Fernández de Córdoba, llamado también El Gran Capitán (1453-1515). El autor de esta atribución es el toledano Melchor de Santa Cruz de Dueñas quien, en su libro Floresta española de apotegmas y sentencias (Toledo, 1584), traza un anecdotario del gran caudillo conquistador de Nápoles. La tal Floresta es una de las colecciones más importantes de cuentos y anécdotas del siglo XVI y mezcla frases anecdóticas, sentencias, cuentecillos, chistes, misceláneas y datos biográficos de muchos personajes. Mucho de lo que explica Melchor de Santa Cruz en su libro ha sido repetido infinidad de veces sin explicar su procedencia. En lo que se refiere a esta frase “A enemigo que huye, puente de plata”, Melchor de Santa Cruz, en la segunda parte, capítulo III, escribe: “El Gran Capitán decía que los capitanes o soldados cuando no había guerra eran como chimeneas en verano”. Más abajo: “ … Él mismo decía: al enemigo que huye hacedle la puente de plata”. Esta expresión ha sido recogida por muchos autores del Siglo de Oro y luego ha sido usada abundantemente hasta nuestros días. Cervantes, por ejemplo, en la parte II, capítulo LVIII de su Don Quijote, cuando éste es arrollado por el tropel de toros bravos y éstos siguen su camino, exclama, provocándolos: “Deteneos y esperad, canalla malandrina; que un solo caballero os espera, el cual no tiene condición ni es de parecer de los que dicen que al enemigo que huye, hacedle la puente de plata”. Igualmente, Lope de Vega en su obra La estrella de Sevilla (acto 1º, escena IV) expresa: “que al enemigo se ha de hacer puente de plata” (MPA).

A LA VEJEZ VIRUELAS. La viruela o viruelas era una enfermedad vírica contagiosa que afectaba principalmente a niños y adolescentes, y que, una vez curada, dejaba cicatrices indelebles. Por tanto, no era una infección propia de personas de avanzada edad. Esta expresión es el título de una comedia de 1817. Se trata de una obra en prosa que narra las visicitudes de dos viejos enamorados. Algunos creen que el dicho surgió a raíz del estreno de la comedia en 1824. La frase alude a quienes se enamoran tardíamente y a quienes realizan aventuras no usuales para su edad, siendo éstas más propias de la juventud. (OmiWeb) A OJO DE BUEN CUBERO. Esta expresión se emplea normalmente para decir que una cosa está hecha sin medida. Antiguamente, en los diferentes reinos existía una total falta de reglamentación a propósito de los sistemas de medidas. La frase hace referencia a las medidas de capacidad de las cubas destinadas a contener agua, vino u otro líquido. Las cubas eran fabricadas una a una por el cubero, y su capacidad venía determinada por el reino en el que tuviera montado el negocio e incluso por las diferentes normativas de medidas dictadas por los señores feudales. (OmiWeb) A RÍO REVUELTO, GANANCIA DE PESCADORES. Es proverbio que alude a los que medran aprovechando las revueltas y trastornos. la experiencia demuestra que los pescadores cogen mucho más pescado en el agua turbia que en la clara, tal vez porque cuando el agua está turbia los peces no ven los peligros que corren y caen más fácilmente en ellos. De aquí nació el otro modismo: “Pescar en agua turbia”, como sinónimo de hacer su negocio y aprovecharse de un desorden que tal vez se ha promovido con dicho fin. Los griegos decían en el mismo sentido: “Enturbiar el agua del lado para pescar anguilas”, modismo que Aristófanes aplica al mal ciudadano que provoca desórdenes a fin de enriquecerse a expensas del público. (JMI) ARMARSE LA MARIMORENA. Describe una gran algarabía, o, mucho alboroto, con disputas, reyertas, voces y golpes. Es común explicar esta expresión de acuerdo con la pretendida historia de una mesonera llamada María, o María Morena. Tabernera de fuerte carácter, regañona y amiga de pendencias. Esta historia sugiere que a mediados del siglo XVI había una taberna en Madrid regentada por esta mujer y su esposo, un tal Alonso de Zayas. Estos mesoneros guardaban el mejor vino para sus clientes distinguidos y ofrecían el de menos calidad al vulgo. En cierta ocasión parece que los clientes se enfadaron y quisieron probar el vino bueno, a lo que la fornida mesonera se negó en redondo. La disputa fue tan fenomenal que no quedó mesa sana ni silla en que sentarse, y los golpes y las puñadas se repartieron con tanto ímpetu que sólo la llegada de los alguaciles pudo disolver la cuestión. La fama de aquella trifulca prosperó y por esta razón se habla hoy de esta mesonera. Ahora bien, a la mayoría de las taberneras y venteras de aquella época se las llamaba María, (como Maritornes) y es el nombre tópico de las mozas de las posadas, también. Acostumbradas al trasiego de huéspedes y viajeros, estas mozas (asturianas, muchas veces) solían envolverse en disputas y querellas con los hombres cargados de vino y con pocos escrúpulos. La expresión, por tanto, bien puede hacer referencia a la esposa de Alonso de Zayas, o a cualquier otra, dado que Marías eran todas o casi todas las taberneras, y “morena” es la forma típica de llamar a una moza española.

ARMARSE UN TIBERIO. Se refiere a formarse gran alboroto y desorden. Generalmente va acompañado de pendencias, reyertas y destrozos, pero puede dar a entender sólo mucho ajetreo, por diversión o fiesta. También se utiliza para designar asuntos embrollados o de difícil solución. Para algunos, la palabra “tiberi” tiene relación con el catalán y significa una gran comida. Incluso hay zonas de Cataluña donde se utiliza para indicar conjunto de ruidos y gritos, sean de alegría o de disputa. Sin embargo, la mayoría de los eruditos opinan, con J.M. Sbarbi, que la expresión hace referencia a Tiberio Claudio Nerón (42 a. C. – 37), quien por los avatares familiares era a la vez hijastro y yerno del emperador Augusto. Desde luego, Tiberio no era el favorito de Augusto para sucederle, pero dado que el. resto de los pretendientes murieron prematuramente, no hubo más remedio que dar la corona a este Tiberio, que subió al trono imperial con el nombre de Tiberio Julio César y que embadurnó los asuntos romanos durante casi veinticinco años. La personalidad de Tiberio sufrió grandes variaciones: poco a poco fue desentendiéndose de los asuntos públicos (sólo construyó un templo y un teatro) y todas sus energías se centraron en sobrevivir en una corte plagada de asesinos y conspiradores. Él mismo lo era, y no dudó en procesar y ajusticiar a sus amigos, parientes, y a todo aquel cuya muerte le podía reportar beneficios económicos. El final de su vida se vio envuelto en los terrores de la superstición y de los remordimientos. También se vio envuelto en ropa, porque fue ahogado con ropajes por sus propios secuaces, que ya anhelaban su muerte. De Tiberio se recuerdan sus monumentales matanzas, de ahí la expresión española. Cornelio Tácito (c. 55 – c. 115) refiere en sus Anales la tiranía de este terrible emperador. Dice el historiador acerca de aquellos días: “Podía verse por todos los lugares una carnicería inmensa: personas de ambos sexos, de toda edad, ilustres y desconocidos, dispersos o amontonados. No se permitió a los parientes o amigos acercarse a llorarlos, ni siquiera a mirarlos durante mucho tiempo, por el contrario, se dispuso una guardia que seguía los cuerpos putrefactos mientras se llevaban al Tíber; y si flotaban o a la orilla, nadie podía tocarlos o quemarlos”. A Tiberio le sucedió otro individuo no menos famoso por sus desmanes: Calígula. Pero ésa es ya otra historia…

ARRIMAR EL ASCUA A SU SARDINA. Aprovecharse de circunstancias favorables o hacer un uso egoísta de determinada situación. Según José Maria Sbarbi, denota la inclinación que todos tenemos a defender lo que nos pertenece o nos acomoda, que no es la misma cosa. Francisco Rodríguez Marín explica a su manera el origen del dicho: Dicen algunos que antaño solían dar sardinas a los trabajadores de los cortijos, que ellos asaban en la candela, en la lumbre, de los caseríos. Pero cuando cada uno cogía ascuas para arrimarlas a su sardina la candela se apagaba, con lo cual tuvieron que prohibir el uso de ese pescado y evitar altercados entre los trabajadores… No obstante, el refrán es muy corriente y no precisamente andaluz. Así pues, en el libro de José Gella e Iturriaga, el Refranero del Mar, vienen dos variantes: “Cada uno lleva la brasa a su Sardina” y “Cada uno, huelga llevar a la brasa a su sardina puesta a asar”, refrán que realmente es difícil incluso de pronunciar. (MPA) ASÍ SE LAS PONÍAN A FERNANDO VII. Se utiliza cuando alguien, por el trabajo de otros, encuentra muchas facilidades en la ejecución de un proyecto, y, en general, se dice en los casos en los que no hay ninguna dificultad para solventar un problema. Habitualmente, se explica esta expresión recurriendo a la anécdota del rey Borbón y del juego del billar. Se dice que Fernando VII (1784-1833, rey desde 1808) era gran aficionado al billar y que solía enfrascarse en largas partidas cuando no se ocupaba en perseguir a los liberales, en conspirar o en cometer alguna de las muchas fechorías que jalonaron su reinado. En estas partidas, los cortesanos simulaban fallar los golpes, pero aprovechaban para colocar las bolas de modo que al rey le fuera muy sencillo conseguir una carambola. Como la torpeza del rey era mucha, ni siquiera en posiciones muy sencillas era capaz de acertar. De ahí la expresión española, en la que irónicamente y con sorna se alude a la dificultad que encuentra uno para dar con la solución de un problema fácil. También se dice ASÍ SE LAS PONÍAN A FELIPE II, pero los estudiosos no han averiguado qué demonios le ponían a Felipe II, aunque es de temerse lo peor. (MPA) ATAR LOS PERROS CON LONGANIZA. Este dicho nos remonta a los principios del siglo XIX, más precisamente al pueblo salmantino de Candelario, cercano a la ciudad de Béjar, famoso por la calidad de sus embutidos, en el que vivía un afamado elaborador de chorizos llamado Constantino Rico, alias el choricero, cuya figura sería inmortalizada por el artista Bayeu en un famoso tapiz que hoy se exhibe en el Palacio El Pardo. Este buen hombre tenía instalada la factoría en la que trabajaban varias obreras en los bajos de su propia casa y en una oportunidad, una de éstas, apremiada por las circunstancias, tuvo la peregrina idea de atar a un perrito faldero a la pata de un banco, usando a manera de soga, una ristra de longanizas. Al poco tiempo, entró un muchacho -hijo de otra operaria- a dar un recado a su madre y presenció con estupor la escena e inmediatamente se encargó de divulgar la noticia de que en casa del tío Rico se atan los perros con longaniza. La expresión, no hace falta decirlo, tuvo inmediata aceptación en el pueblo y desde entonces, se hizo sinónimo de exageración en la demostración de la opulencia y el derroche. (BELCA) A TONTAS Y A LOCAS. Según el Diccionario de la Real Academia Española, significa “hacer una cosa con desbaratamiento, sin orden ni concierto” Es frase muy antigua, que se encuentra ya en Don Quijote en los versos truncos, de cabo roto, que dirige Urganda la Desconocida, en la parte poética preliminar de la novela. Por cierto que entonces Cervantes, jugando con el vocablo, emplea esta segunda imagen no sólo como expresión adverbial sino en su simple sentido, llamando tontas y locas a las doncellas que se entretenían en vanas locuras. Algo parecido pasa con la historieta atribuida al dramaturgo contemporáneo Jacinto Benavente, a quien, habiéndole propuesto unas damas que pronunciara una conferencia en un club femenino, allá por los años veinte de nuestro siglo, contestó que no le gustaba improvisar, hablar “a tontas y a locas”, jugando con el sentido literal y el sentido adverbial del vocablo. Sin embargo, hemos de añadir que esta anécdota, como tantas otras, ha sido atribuida a Jacinto Benavente un tanto a la ligera. Aunque es posible que se expresara tan sarcásticamente, es seguro que la frase no era suya. Efectivamente, el licenciado Juan de Robles en su primera parte de El culto sevillano, obra del siglo XVII, escribe, refiriéndose al fraile agustino fray Juan Farfán: “Convidáronle ciertas monjas para predicarles un sermón grave, dándole poco lugar de estudiar. Subióse al púlpito y escusóse de ello y remató la escusa diciendo: “Pero al fin, hoy predicaremos a tontas y a locas, como pudiéramos””. Éste debió de ser un chascarrillo bastante vulgar en los postreros años del siglo XVI puesto que se registraba también en los Diálogos de apacible entretenimiento de Gaspar Lucas Hidalgo (Barcelona, 1605). Y asimismo en Luis Quiñones de Benavente, en el siglo XVII, pues el personaje Cosme dice en su Entremés del soldado: De aquestas palabras pocas no os agraviéis, damas, no; que ya se sabe que yo lo digo a tontas y a locas. (MPA) EL CANTO DEL CISNE. Se refiere a la última obra o actuación de una persona? A pesar de que el cisne no canta nunca -lo más emite un ronquido sordo- existe una leyenda antigua que afirma que emite el canto más melodioso como premonición a su propia muerte, según relata Marcial y el poeta Virgilio. (1de3) COMER DE GORRA, SER UN GORRÓN. Significa que se obtiene un beneficio gratis y a costa de otro. Los estudiantes vestían capa y gorra y eran dueños de un apetito voraz. Como carecían de recursos y sus familias vivían lejos de su lugar de estudio, debían ingeniárselas para no tener hambre. Uno de sus trucos era colarse en fiestas y banquetes saludando con la gorra a todo el mundo. (1de3) COMO PEDRO POR SU CASA. Dícese de la persona que se mueve con desenvoltura en un lugar que no le es propio. En ocasiones tiene un significado peyorativo, porque se trata de un intruso cuya actitud es impertinente, arrogante o excesiva. Un antiguo refrán decía: «Algo va de Pedro a Pedro», y significaba que existen diferencias incluso entre los que parecen iguales. Y otros, también olvidados: ”Viejo es Pedro para cabrero”, “Bien se está Pedro en Roma, aunque no coma”. Todos estos refranes, y otros muchos, indican que Pedro es el nombre que se le da a cualquier individuo, para personalizar las frases hechas, los dichos o los refranes. Con especialidad, Pedro parece representar al dueño o al amo de una casa, como si se tratase de una antiquísima relación de las palabras cristianas según las cuales San Pedro era la piedra angular o primera piedra de la Casa de Dios. Algunos autores, sin embargo, han tratado de identificar a este Pedro con Pedro I de Aragón (siglos XI y XII) aludiendo a un antiguo dicho: “Entrarse como Pedro por Huesca”, aludiendo a la poca resistencia que tuvo este rey en la torna de dicha ciudad. (MPA) DAR GATO POR LIEBRE. Si hay algo que ha mantenido la tradición con el paso de los siglos, es, sin duda, la mala fama de las posadas, hosterías y fondas, respecto de la calidad de sus comidas. La literatura universal está llena de alusiones, muchas de ellas irónicas, acerca del valor de los alimentos ofrecidos en ellas. Y era tanto el descrédito de estos lugares, que llegó a hacerse usual entre los comensales la práctica de un conjuro, previo a la degustación, en el que aquellos, parados frente a la carne recién asada, recitaban: “Si eres cabrito, manténte frito; si eres gato, salta al plato”. Por supuesto, este “exorcismo” nunca sirvió para demostrar la veracidad de la fama de la posada, pero dio origen a la expresión dar gato por liebre, que con el tiempo se incorporó al lenguaje popular como equivalente de engaño malicioso por el que se da alguna cosa de inferior calidad, bajo la apariencia de legitimidad. (BELCA) DAR LA LATA. Son muchas las versiones que circulan respecto de la procedencia del dicho, aunque todo induce a creer que proviene -por imitación- de los antiguos dichos dar la tabarra o dar la murga, con los que se daba a entender el fastidio ocasionado por alguien que golpea instrumentos de percusión tales como zambombas, palos y cencerros, para festejar las segundas nupcias de una viuda o de un viudo. Posiblemente, al aparecer en el mercado la hoja de lata (luego, hojalata) como producto de uso común, los recipientes vacíos de ese material fueron incorporados al equipo sonoro de las “cencerradas”. De manera que la expresión “dar la lata”, o sea, percutir sobre ella, no hizo más que extender el concepto tradicional de “dar la murga”. También se ha documentado que la frase podría provenir de la ciudad de Málaga, en cuya cárcel los presos solían comprar una lata de mosto condimentado con sobras de vino, licores y aguardientes que al ser bebidos, provocaban en los detenidos una intensa borrachera y, como consecuencia, un deseo incontenible de hablar. El uso popular, sin embargo, le ha adjudicado al dicho el significado de fastidio causado por cualquier inoportuna insistencia, aunque entre nosotros se lo aplica lisa y llanamente a quien posee la característica de hablar por demás. (BELCA) DAR UN CUARTO AL PREGONERO. La figura del pregonero o portavoz ambulante de noticias existe desde hace mucho tiempo, incluso se lo registra en la época de los romanos. En España, se sabe que existían pregoneros por lo menos desde el siglo XV y además tenían la particularidad de estar divididos en tres clases: los oficiales, que estaban al servicio de la Administración; los heraldos, que marchaban delante de los nobles anunciando el paso de estos, y los voceadores mercantiles que, por encargo de cualquier vendedor, pregonaban los artículos y servicios más diversos. La tarifa usual de estos últimos era un cuarto, moneda de cobre que equivalía a cuatro maravedíes, es decir, alrededor de tres céntimas de peseta, de manera que dar un cuarto al pregonero significaba pagar los servicios de ese oficial público para que difundiese, en voz alta, cualquier tipo de noticia. Con el correr del tiempo, la frase adquiriría en España (ya que en el Río de la Plata y el resto de América del Sur es poco usual) un sentido totalmente opuesto, cual es el de reprobar la divulgación de algo que, por su particular naturaleza, debiera callarse. (BELCA) DEJARLE EN LA ESTACADA. La “estacada” era el campo de batalla contruido con estacas donde se celebraban los desfiles solemnes, los torneos y demás competiciones entre caballeros. De ahí se llamó figuradamente “quedarse en la estacada” a ser vencido en una disputa o perder en una determinada empresa; y “dejar a alquien en la estacada” a abandonarle en un momento delicado o peligroso.

(OmiWeb) DE PASCUAS A RAMOS. Cuando un suceso ocurre muy de vez en cuando, decimos que pasa “de Pascuas a Ramos”. El dicho alude a la festividad de la Pascua de Resurrección, que tiene lugar una semana después del Domingo de Ramos. Por lo tanto, entre ambas festividades, existe un lapso de tiempo de un año menos una semana. (OmiWeb) DESPEDIRSE A LA FRANCESA. Durante el siglo XVIII había entre las personas de la alta sociedad francesa una moda que consistía en retirarse de un lugar en el que se estaba realizando una reunión o velada, sin despedirse, sin siquiera saludar a los anfitriones. Llegó a tal punto este hábito, que era considerado un rasgo de mala educación saludar en el momento de la partida. No se objetaba, por ejemplo, que la persona mirase el reloj para dar a entender las circunstancias por las que ella debía retirarse, pero de ninguna manera se veía con buenos ojos que el asistente saludase antes de ausentarse. Esta costumbre, en Francia dio origen al dicho sans adieu (sin adiós), que el lenguaje coloquial español acuñó en la forma “despedirse a la francesa”, pero en este caso como equivalente de reprobación del comportamiento de alguien que, sin despedida ni saludo alguno, se retira de una reunión. (BELCA) DORMIRSE EN LOS LAURELES. Antiguamente, a los poetas, emperadores y generales victoriosos, se les coronaba con guirnaldas confeccionadas con hojas de laurel. Pero si después de haber conseguido el triunfo y el reconocimiento general con la corona de laurel, la persona dejaba de trabajar y esforzarse se decía que se “dormia en los laureles”. (OmiWeb) ECHAR CON CAJAS DESTEMPLADAS. Se refiere a cuando se despide a alguien con malos modos. Las “cajas” aludidas son las de los tambores. Era al son de los tambores destemplados que el reo avanzaba hacia el patíbulo y que el soldado era expulsado con deshonor. (1de3) EL AÑO DE LA POLKA. La Polka es una danza de origen polaco, que se puso de moda en los salones europeos y fiestas de sociedad durante el primer tercio del siglo pasado. Por ello, al decir que algo es “del año de la Polka”, queremos indicar que una cosa es vieja o está pasada de moda. (OmiWeb) ES LA CARABA. Se usa para para dar a entender que algo o alguien es muy divertido, bromista, jolgorioso… El origen de esta frase está en una anécdota sucedida durante el transcurso de una feria. En una de las casetas se anunciaba algo extraordinario “La Caraba”. El que siempre estaba dispuesto a asombrarse, lógicamente entraba y cuál no sería su sorpresa cuando el “fenómeno” que encontraba era una burra muy vieja y flaca. El dueño de la caseta decía que no existía ningún engaño ya que la burra era “La Caraba”, es decir “la que araba y ya no ara”. (BC) ESTAR A DOS VELAS. Se usa para referirse a carecer de dinero y de recursos en general. Son muchas las explicaciones que se le dan a esta frase. Se oye decir que es un símil marinero que como “A todo trapo” o “A palo seco” ha calado en el lenguaje, significando en este caso que la embarcación navega tan solo con dos velas y no utiliza la totalidad de sus recursos. Pero no parece convincente. También se dice que procede del gesto que se hace para demostrar que no se tiene dinero y que consiste en meter las manos en los bolsillos y estirar de los forros hacia afuera volviéndolos del revés. Por la forma triangular que presentan y por el color blanco se les compararía con las velas de una embarcación. José María Iribarren, en “El porqué de los dichos”, afirma que es muy posible que aluda al juego y al hecho de que antiguamente en las timbas de naipes, el que hacía de banca tenía una vela a cada lado para poder contar el dinero. En tal caso “dejarle a dos velas” significaría dejarle sin dinero, en bancarrota. Gregorio Doval, en su “Del hecho al dicho”, que relaciona las velas con los mocos de los niños. De los niños muy mocosos se dice que “están con las velas colgando” -quizás por su color cerúleo, quizás por que los mueve el viento-, niños solos o abandonados que por no tener, no tienen ni quien les limpie los mocos. A este claro ejemplo de pobreza y desamparo habría que añadir el hecho de que la frase “estar a dos velas” suele ir acompañada del gesto de pasar los dedos índice y corazón de arriba a abajo, uno por cada lado de la nariz.

ESTO ES JAUJA. Se dice para resumir la sensación de sacar provecho o satisfacción sin fin de una situación. Jauja es una ciudad peruana cuya fama se debe a sus excelentes minas que en época de los conquistadores proporcionó a éstos una vida ociosa y regalada. (1de3) HAY GATO ENCERRADO. Se dice cuando queremos afirmar que hay una causa o razón oculta. Era habitual durante el Siglo de Oro español la utilización de bolsas para guardar el dinero hechas con piel de gato y se les llegó a llamar popularmente con tal nombre. Siendo “gatos” que encerraban riquezas desconocidas. (1de3) LA OCASIÓN LA PINTAN CALVA. Los romanos personificaban a la diosa Ocasión como una mujer hermosa y con alas, como símbolo de la fugacidad con que pasan ante el hombre las buenas ocasiones u oportunidades. Parada en puntas de pie sobre una rueda y con un cuchillo en la mano, la diosa Ocasión tenía una cabeza adornada por delante con abundante cabellera, mientras que por detrás, era totalmente calva. De manera que, al decir “tomar la ocasión por los pelos”, se entendía que debía esperársela de frente, cuando ella venía hacia uno, donde se tendría la oportunidad de tomarla, ya que una vez que había pasado -y al no tener pelos por detrás- sería imposible agarrarla. Con el tiempo, la expresión perdió algo de su sentido original y comenzó a ser utilizada para dar a entender que una cosa se logra más por suerte que por capacidad. Respecto de la variante “(a) la ocasión la pintan calva”, alude a la posibilidad inminente de alcanzar un logro y que por ninguna causa puede desperdiciarse la oportunidad. (BELCA) LAS COSAS CLARAS Y EL CHOCOLATE ESPESO. Cuando desde América, el monje español fray Aguilar envió las primeras muestras de la planta de cacao a sus colegas de congregación al Monasterio de Piedra, para que la dieran a conocer, al principio no gustó, a causa de su sabor amargo, por lo que fue utilizado exclusivamente con fines medicinales. Posteriormente, cuando a unas monjas del convento de Guajaca se les ocurrió agregarle azúcar al preparado de cacao, ese nuevo producto causó furor, primero en España y luego en toda Europa. En esos tiempos, mientras la Iglesia se debatía sobre si esa bebida rompía o no el ayuno pascual, el pueblo discutía acerca de cuál era la mejor forma de tomarlo: espeso o claro. Para algunos, el chocolate se debía beber muy cargado de cacao, por lo que preferían el chocolate espeso, o sea, “a la española”; para otros, el gusto se inclinaba por la forma “a la francesa”, esto es, más claro y diluido en leche. Los ganadores, finalmente, fueron los que se inclinaron por el chocolate cargado, por lo que la expresión las cosas claras y chocolate espeso se popularizó en el sentido de llamar a las cosas por su nombre. Entre nosotros, circulaba hace algunos años la variante las “cuentas” claras y el chocolate espeso, usada en relación con las deudas (sobre todo de dinero) que suelen mantener las personas.

(BELCA) LAS CUENTAS DEL GRAN CAPITÁN, Indudablemente, el rey Fernando, el Católico, fue un monarca que, junto con su esposa Isabel, sentó las bases de la grandeza de España. Cuentan los cronistas de la época que, además de sus dotes de político eminente, el rey tenía cierta recelosa inclinación por el control de los gastos. Así, una vez le pidió a don Gonzalo Fernández de Córdoba, llamado el Gran Capitán, las cuentas detalladas de los gastos durante las victoriosas campañas de Italia que culminaron con la conquista del reino de Nápoles. Don Gonzalo, dueño de un gran sentido del humor pero al mismo tiempo, molesto por lo que consideraba una mezquindad después de haber conquistado un reino para su soberano, respondió al rey con las famosas “cuentas”, exorbitantes e irónicas, que la leyenda se encargó de magnificar, en la que figuraban conceptos tan variados como extraños. De manera que, una vez llegado al país, don Gonzalo se encargó de confeccionar una lista semejante a esta: Por picos, palas y azadones, cien millones de ducados… por limosnas para que frailes y monjas rezasen por los españoles, ciento cincuenta mil ducados… por guantes perfumados para que los soldados no oliesen el hedor de la batalla, doscientos millones de ducados… por reponer las campanas averiadas a causa del continuo repicar a victoria, ciento setenta mil ducados… y, finalmente, por la paciencia de tener que descender a estas pequeñeces del rey a quien he regalado un reino, cien millones de ducados… Ciertas o no, estas cuentas del Gran Capitán corrieron de boca en boca y llegaron a nuestros días como expresión irónica de toda justificación de gastos desorbitados, incoherentes y arbitrarios. (BELCA) MANDAR A LA PORRA. Antiguamente, en el ámbito militar, el soldado que ejecutaba el tambor mayor del regimiento llevaba un largo bastón, con el puño de plata y mucha historia detrás, al que se llamaba “porra”. Por lo general, este bastón era clavado en un lugar alejado del campamento y señalaba el lugar al que debía acudir el soldado que era castigado con arresto: “Vaya usted a la porra”, le gritaba el oficial y el soldado, efectivamente, se dirigía a ese lugar y permanecía allí durante el tiempo que se mantenía el castigo. Posteriormente, fue cambiada la forma de castigo, pero la expresión mandar a la porra quedó en el uso del lenguaje del pueblo con un matiz netamente despectivo. (BELCA) METERSE EN CAMISA DE ONCE VARAS. La locución tuvo su origen en el ritual de adopción de un niño, en la Edad Media. El padre adoptante debía meter al niño adoptado dentro de una manga muy holgada de una camisa de gran tamaño tejida al efecto, sacando al pequeño por la cabeza o cuello de la prenda. Una vez recuperado el niño, el padre le daba un fuerte beso en la frente como prueba de su paternidad aceptada. La vara (835,9 mm) era una barra de madera o metal que servía para medir cualquier cosa y la alusión a las once varas es para exagerar la dimensión de la camisa que, si bien era grande, no podía medir tanto como once varas (serían más de nueve metros). La expresión “meterse en camisa de once varas” se aplica para advertir sobre la inconveniencia de complicarse innecesariamente la vida.

(BELCA) NI CHICHA NI LIMONÁ. Equivale a decir no valer para nada. Además, esta expresión se usa en el sentido de no ser una cosa ni la otra. La chicha, según el diccionario, es la voz que, desde antiguo se emplea en el lenguaje infantil para designar la carne comestible. Pero chicha también es una bebida alcohólica que resulta de la fermentación del maíz en agua azucarada. De éste licor, muy común en los países de centroamérica y sudamérica, nace el dicho “ni chicha ni limoná”, es decir, que no hay o no quedan ni bebidas alcohólicas ni refrescantes. (OmiWeb) NO HAY TU TÍA. Expresión que se emplea para recalcar que algo carece de solución. Tiene su origen en un ungüento medicinal que en épocas pasadas se aplicaba como remedio para todos los males: la “atutía” o “tuthía”. Mezcla de óxido de cinc y otras sales metálicas, la autía fue empezada a utilizar por los árabes con fines oftalmológicos. El dicho “no hay tu tía”, derivación de “no hay atutía”, se empleaba para indicar que una enfermedad no tenía remedio ni aplicando el citado preparado. (OmiWeb) PAGAR EL PATO. Este modismo fue dicho contra los judíos. En la Biblia Castellana (1569), se explica así su origen: “Como los vocablos Torah y Pacto, usados por los judíos españoles, el primero por la Ley y el segundo por el concierto de Dios, por los cuales los españoles les levantaban (les acusaban a los judíos) que tenían una Torah o becerra pintada en su sinagoga, que adoraban; y del Pacto sacaron por refrán “Aquí pagaréis el pato”. En cuanto a la palabra Torah, los cristianos dieron en decir que los judíos adoraban en sus sinagogas a una tora o novilla, y en algunas fiestas populares hacían mofa de ella.” (JMI) PASAR LA NOCHE EN BLANCO. Cuando una persona es incapaz de conciliar el sueño por algún motivo, se dice que “ha pasado la noche en blanco”. Antiguamente, los aspirantes a caballeros, tenían que hacer la velada de las armas que les honrarían como tales, llevando como atuendo una vestimenta blanca que simbolizara la pureza espiritual. El color de las ropas, y lo largo que se hacia la noche de espera, dieron lugar a este dicho. (OmiWeb) PONER EN TELA DE JUICIO. En el antiguo Derecho Procesal, poner en tela de juicios significaba que un caso estaba pendiente de averiguaciones previas para formar un asunto o resolverlo. En la expresión, la voz latina “tela” que significa empalizada, se usa con el significado de palestra, lugar cerrado para celebrar en él debates o discusiones. Dicho esto, la expresión “poner en tela de juicio”, de dice cuando tenemos dudas acerca de la certeza, legalidad o éxito de una cosa. (OmiWeb) PONER LA MANO EN EL FUEGO. La procedencia de este dicho, que se utiliza para manifestar el respaldo total a alguien o algo, se remonta a la época en la que se practicaba el llamado juicio de Dios. También conocida como Ordalía, ésta era una institución jurídica que dictaminaba, atendiendo a supuestos mandatos divinos, la inocencia o culpabilidad de una persona o una cosa, acusadas de quebrantar las normas establecidad o cometer un pecado. Esta costumbre pagana se ejecutaba de formas muy diversas. No obstante, casi todas consistían en pruebas de fuego (sujetar hierros candentes, introducir las manos en la lumbre); si la persona salía de la prueba con pocas quemaduras, significaba que Dios la consideraba inocente y, por lo tanto, no tenía que recibir ningún castigo. (OmiWeb) PONER PIES EN POLVOROSA. Utilizada para decir que alguien ha escapado con precipitación. Según algunos, la frase proviene de la nube de polvo que se formaba en los caminos antiguos cuando alguien pasaba por ellos muy rápidamente. Otros, sin embargo, fundan el dicho en el modo de hablar de los gitanos, en cuya jerga la palabra polvorosa significa calle. (OmiWeb) PONERSE LAS BOTAS. Se dice para manifestar lo excelente de un negocio o una comida. En la antigüedad los pobres iban descalzos o calzados con alpargatas, mientras que los ricos llevaban botas, entre otras razones para montar a caballo. De aquí que el hecho de” ponerse las botas” se relacione con algo bueno y provechoso. (BC) SER CHIVO EXPIATORIO. Este dicho proviene de una práctica ritual de los antiguos judíos, por la que el Gran Sacerdote, purificado y vestido de blanco para la celebración del Día de la Expiación (“purificación de las culpas por medio de un sacrificio”) elegía dos machos cabríos, echaba a suerte el sacrificio de uno, en nombre del pueblo de Israel y ponía las manos sobre la cabeza del animal elegido -llamado el Azazel- al que se le imputaban todos los pecados y abominaciones del pueblo israelita. Luego de esta ceremonia, el macho sobreviviente era devuelto al campo por un acólito y abandonado a su suerte, en el valle de Tofet, donde la gente lo perseguía entre gritos, insultos y pedradas. Por extensión, la expresión “ser el chivo expiatorio” adquirió entre nosotros el valor de hacer caer una culpa colectiva sobre alguien en particular, aun cuando no siempre éste haya sido el responsable de tal falta.

(BELCA) SER UN CAFRE. El apelativo cafre se aplica a toda persona o situación que encarna lo puesto a la civilización y la cultura. En realidad, se llaman cafres a los habitantes de Cafrería o País de los Cafres, grupo de pueblos bantúes que habitaban la región oriental de Africa del Sur, en El Cabo Natal. La cafrería es un nombre de origen árabe con el que los geógrafos de los siglos XVII y XVIII denominaban a la parte de Africa situada al sur del Ecuador poblada por infieles, es decir, no musulmanes. (OmiWeb) TENER MUCHAS ÍNFULAS. En la Antigüedad, se llamaban “ínfulas” a unas tiras o vendas de las que pendían dos cintas llamadas “vittae”, una a cada lado de la cabeza. Las “ínfulas” se usaban arrolladas en la cabeza a manera de diadema o corona, y solían lucirlas los príncipes y sacerdotes paganos, como señal distintiva de su dignidad. Con estas “ínfulas” se adornaban también los altares y -en algunas ocasiones- las víctimas que eran llevadas al sacrificio. Pero cuantas más eran las ínfulas y mejor la calidad de su confección, más importante era considerada la persona que las portaba, por lo que, era muy común escuchar hablar de víctima de muchas ínfulas. Con el tiempo, el dicho pasó a designar a todo aquel que actúa con habitual vanidad y orgullo desmedidos y, por lo general, despreciando al prójimo. (BELCA) TIRAR LA CASA POR LA VENTANA. Se dice cuando una persona comienza a tener grandes gastos, superiores a los que acostumbraba. El origen de esta frase se encuentra en la costumbre que existía en el siglo XIX de tirar, literalmente, por la ventana los enseres de una casa cuando a alguien le tocaba la lotería nacional. (BC) TOMAR LAS DE VILLADIEGO. Si existe un dicho popular de origen español cuyo origen es controvertido, sin duda es este que nos ocupa ahora. Sobre lo que no se tiene ninguna duda es respecto de su antigüedad, ya que se lo menciona por primera vez en La Celestina, la célebre tragicomedia de Calisto y Melibea escrita en parte por Fernando de Rojas, donde se hace referencia a las “calzas de Villadiego”. Pero los estudiosos no se ponen de acuerdo acerca de su procedencia: para algunos, alude a un determinado tipo de calzones -calzas- que se confeccionaban por entonces en el pueblo burgalés de Villadiego; para otros, evoca la figura del aventurero que llevaba ese apellido, quien por alguna razón que se desconoce, se vio obligado a escapar precipitadamente de determinado lugar. Existen otras versiones no menos contradictorias, una de las cuales sostiene que se refiere a las alforjas que se fabricaban en la ciudad de Villadiego, aludiendo a que éstas son lo primero que se toma cuando se huye de un lugar, pero en realidad, se trataría de las calzas, que sí son lo primero que uno toma en su huida. Pero sea como fuere, el significado de la frase tomarse las de Villadiego tiene en todos los casos el mismo sentido: huir, salir en estampida por efecto de una contingencia súbita e imprevista. (BELCA) TONTO DE CAPIROTE. Frase aplicada a la persona muy necia o incapaz. Según Unamuno, en un artículo publicado en 1923, decía que tonto de capirote “es el que con un capirote o bonete puntiagudo, hace de tonto en las fiestas. Es un tonto de alquiler y casi oficial”. (OmiWeb) VE A HACER PUÑETAS. La usamos cuando queremos despedir a alguien con desconsideración. Las puñetas son las bocamangas (la parte más cercana de la manga) realizadas con bordados y puntillas, que adornaban algunas togas. Estos adornos eran realizados a mano con hilo, formando un tejido calado con flores y figuras. Era una labor muy delicada que implicaba la inversión de mucha paciencia y dinero. (OmiWeb) VERDADES DE PEROGRULLO. ¿Quién no ha hablado alguna vez de las verdades de Perogrullo? Pero… ¿sabemos realmente quién fue este personaje, si es que alguna vez existió? No puede afirmarse con certeza quién fue Perogrullo. Para algunos, fue un personaje quimérico; para otros, una persona de carne y hueso, asturiano para más datos. Sea como fuere, lo que no puede cuestionarse es el caudal de ingenio y gracejo encerrado en las célebres “verdades” que se atribuyen a este personaje, que a la mano cerrada le llamaba puño. Estas “verdades” formaron parte de coplas, muy cuidadosamente recopiladas y un autor tan afamado como Francisco de Quevedo y Villegas las intercaló en sus prosas. La incorporación en el uso coloquial de la expresión verdades de Perogrullo (en realidad, una deformación del nombre Pedrogrullo) se debe a la necesidad de expresar aquello que por evidente y consabido se hace ocioso anunciar. (BELCA) (BC): Mario Santana, “BC” (1de3): Antonio de Haro, “1de3” (JMI): José María Iribarren, “El porqué de los dichos” (MPA): Miguel A. Pérez Abad (BELCA): Profesor Esteban Giménez (OmiWeb): OmiWeb

Los días de la semana y el sistema solar

Las diferentes unidades de medida del tiempo y los nombres por las que las conocemos no son cosa de ayer. Desde antiguo hemos dividido el tiempo en las mismas porciones y los nombres actuales provienen de los de antaño. Y no obedecen a decisiones arbitrarias sino que están basadas en los conocimientos astronómicos de los pueblos de la Edad Antigua que han llegado hasta nuestros días a través del filtro de la roma clásica.

La diferenciación entre el día y la noche es la más obvia de realizar, siendo el siguiente paso el agruparlos en una unidad de tiempo que abarca un ciclo de luz-oscuridad. Después se unen en grupos de siete días llamados semanas (de sept- siete en latín). Y son siete los días de la semana pues siete eran los astros móviles sobre el fondo fijo de un firmamento de estrellas que observaban los primitivos astrónomos. A saber: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Luna y Sol. Comoquiera que estos pueblos mantenían cultos politeístas, identificaron algunas de sus deidades con estos cuerpos que, majestuosamente, se desplazaban de constelación en constelación. Por ello dedicaron un día a la honra o adoración de cada uno de ellos y, una vez completado el ciclo de siete días, volvían a repetirlo. Diferentes han sido los nombres como diferentes han sido los pueblos pero, merced al poder integrador de la cultura romana, nos han llegado hasta la actualidad con un nombre único.

El orden viene dado por proximidad y por unos valores que la antigua astronomía calculaba a partir de su posición en la bóveda celeste. Comenzaron por el más próximo a la Tierra según la concepción Toloméica del Universo, la vigente en esos días.

Así consideraban que el astro más cercano era el Sol (sol, solis- en latín) al que dedicaron el primero de los días. Nótese a este respecto que la semana comienza en domingo y acaba en sábado, día que el pueblo judío dedicaba al descanso al final de la misma. Así se dice cap de setmana (cabeza de semana en catalán) al conjunto de días festivos del actual fin de semana. Algunos idiomas corroboran el origen del nombre, como es el caso del inglés sunday (dies solis- día del Sol en latín). Posteriormente, con la cristianización del Imperio Romano se dedicó el día al Señor y le llamamos domingo (de dies Dominica- día del Señor en latín). También se le colocó en último lugar de la semana como correspondía al día del descanso.

El siguiente astro fue el consagrado a Selene, diosa griega que simbolizaba la Luna. El lunes (dies Lunae, día de la Luna en latín) también muestra más clara su procedencia en el monday inglés o en el montag alemán.

El martes (dies Martis, día de Marte en latín) fue dedicado a Marte, dios romano de la guerra. El conocido por planeta rojo fue asimilado al dios guerrero precisamente por su color, el de la sangre y el fuego. El nombre de sus satélites Phobos y Deimos corresponden al de los hijos del dios, que conducían su carro de combate.

El miércoles (dies Mercurii, día de Mercurio en latín) fue asimilado a Mercurio, dios romano de la velocidad, precisamente por ser éste el planeta con el movimiento aparente más rápido de los siete. Otras lenguas mantienen la misma raíz latina, como el dimecres catalán o el mercoledì italiano.

El jueves (dies Jovis, día de Júpiter en latín) fue dedicado a Júpiter, el mayor de los dioses del panteón romano. El planeta que simbolizaba al dios por su tamaño y por su lento movimiento aparente, enseñoreándose del firmamento.

El viernes (dies Veneris, día de Venus en latín) fue consagrado a Venus, diosa de la belleza, precisamente por esta cualidad, la belleza del lucero del alba. Otras lenguas mantienen la misma raíz latina como el vendredi francés o el venerdì italiano.

Y finalmente, el sábado (dies Saturnus, día de Saturno en latín) fue asimilado a Saturno por la gran cantidad de satélites que posee, como la gran cantidad de hijos del dios de la agricultura. De nuevo podemos constatar la similitud con el saturday inglés, en donde no se cambió la denominación, como en otras lenguas, por la del sabbatum latino, que deriva a su vez del shabbath (descansar en hebreo) y que era el día de descanso antes de que el cristianismo lo cambiase por el domingo.

Si ya se han acabado los días de la semana no ha ocurrido así con los planetas del Sistema Solar. A los descubiertos en fechas mucho más recientes se le ha seguido nombrando siguiendo la tradición clásica. Urano fue llamado Georgium Sidus (estrella de Jorge, en latín) por su descubridor William Herschel en honor a su mecenas real Jorge III, pero posteriormente se le llamó con el nombre actual. Si tras Júpiter venía su padre Saturno, tras éste debía venir el propio: Urano, padre de los titanes y de entre ellos el más poderoso Cronos, dios griego asimilado al Saturno romano. Neptuno es el siguiente. Hermano de Júpiter y dios de los mares, asimilado al planeta de tonos verdeazulados. Y después Plutón, hermano de Júpiter y de Neptuno, dios de los muertos y del inframundo. Nombre adecuado para el planeta más alejado del Sol, el que vaga por las más inhóspitas regiones de nuestro sistema en compañía de Caronte, su satélite.

Y, para finalizar, una curiosidad. El género de todos los planetas y satélites es el masculino, incluso para Venus que simboliza a una diosa; lo que se podría explicar con el género de las palabras planeta y satélite, también masculino. Pero la regla se rompe con La Tierra y La Luna, de género femenino. ¿Por qué este uso del género? Quizá la explicación al primer caso sea la comparación con una madre. Es decir, la madre Tierra que, como la propia, nos provee de cobijo y alimento y pone a nuestra disposición lo necesario para cubrir nuestras necesidades. Y quizá la explicación del segundo esté en sus fases y su ciclo de 28 días, y la relación de éste con el ciclo femenino y con los aspectos de fertilidad que lleva asociados.

Tomado de http://personal5.iddeo.es/haro/1de3

Puedes comprar

Madre Teresa de Calcuta Continúa leyendo Puedes comprar

Palabras del latín que forman parte de palabras en castellano

Palabra / Significado / Ejemplos a-, ad- / proximidad / adrenalina ab-, abs- / separación / abusar ante- / delante / antenombre bis-, bi- / dos / bífucarción circun- / alrededor / circunvalación cuadr(i)- / cuatro / cuadruplicar ex- / que ha dejado de ser / exalumno extra- / demasiado / extrovertido i-, im- / privado de / imposibilitado infra- / debajo de / infrahumano inter- / en medio de / interacción intra- / adentro / intravenoso multi- / numeroso / multitud omni- / todo / omnipotente post- / después / posterior pre- / delante de / preoperatorio radi-o- / rayo / radiación retro- / atrás, hacia atrás / retropulsión sub- / bajo / subyugar super-, supra- / sobre / supradicho trans, tras- / a través / translúcido tri- / tres / trigésimo ulter- / más allá / ulterior ultra- / más allá / ultramoderno yuxta- / junto a / yuxtaposición

Los talibanes

En el Sur de Asia Central y sin acceso al mar se encuentra Afganistán, un país caracterizado por una dictadura fundamentalista donde la violencia no tiene límites y las violaciones de los derechos humanos son constantes.

Nota histórica. Históricamente el país, ha sido objeto de largas y sucesivas dominaciones extranjeras: persas, griegos, mongoles y turcos. No es hasta mediados del s. XVIII, con Ahmad Shah Durrani como soberano, que se constituye como una entidad política. En el s. XIX, fue escenario del enfrentamiento entre los imperios británicos y ruso, siendo amenazada su integridad territorial.

Es Abd al-Rahman, entronizado por los británicos, quien forja el moderno Estado unificado, independiente de Gran Bretaña. En 1973, protagoniza un golpe de Estado y proclama la República. En 1978 en un nuevo golpe de Estado este es derrocado por Muhammad Taraki, miembro del Partido Democrático Popular y, pro soviético. Taraki aumenta los lazos con la URSS, lo que comporta la aparición de unos grupos guerrilleros musulmanes anticomunistas, los mujaidins. En 1979, Hafizulla Amin derroca a Taraki y la acción de las guerrillas aumenta. Ese mismo año, la URSS invade Afganistán y proclama presidente de la República a Babrak Karmal. En 1989, en cumplimiento de los acuerdos de Ginebra, los soviéticos se retiran del país. A partir de ese momento, las diversas facciones musulmanas se enfrentan en una guerra civil para conseguir el predominio en la composición del gobierno del nuevo Estado islámico. En 1994 surgen los Talibán y se convierten en una de las más poderosas facciones contrarias al gobierno. La instrucción militar y el fanatismo religioso les lleva a iniciar una ofensiva armada consiguiendo diferentes victorias militares.

La sharia. En septiembre de 1996 los Talibán conquistan Kabúl. Una vez conquistada la capital, el gobiernos de los taliban se vuelca en reordenar el país según los preceptos religiosos, con el objetivo de establecer el Estado más puro del Islam. Imponen la aplicación de la sharia, rígida ley islámica que hace una severa interpretación del Corán: Las mujeres no tienen derecho a estudiar ni a trabajar, han de llevar el «chador».

Los hombres están obligados a llevar barba y turbante.

Los residentes están obligados a rezar.

Se prevé la lapidación para adúlteros, la amputación de manos y pies para ladrones y la muerte por operar a las mujeres.

Hombres y mujeres han de viajar por separado en el transporte público.

La prensa tiene prohibido fotografiar a las mujeres.

No se puede jugar a fútbol ni tampoco ver videos.

Los cines están cerrados por ser convertidos en mezquitas de oración.

Está prohibido el funcionamiento de las estaciones de televisión y prohibido que la población escuche música por la radio.

Situación actual. La expectativa de vida de vida de los hombres es de 44 años y de 43 años para las mujeres. La mortalidad infantil afecta a 1 de cada 8 niños. La tasa de alfabetización es del 30%, las mujeres apenas llegan al 13’5%. Como consecuencia de la guerra, en la capital no hay ni agua ni luz, así como la población sufre el problema de las minas terrestres, según la Cruz Roja, Afganistán es uno de los países del mundo más afectados por las minas. Actualmente la situación no deja de ser muy grave y preocupante. Es el país menos avanzado del mundo, fuera de África, que vive una guerra ininterrumpida desde 1.979. Es un claro ejemplo de estado desintegrado y frágil en el que no existen las instituciones. Es un país dominado por el fanatismo religioso fundamentalista, que se ha impuesto por la violencia y que impacta muy especialmente sobre las mujeres afganesas y los derechos humanos.

Tomado de www.inicia.es/de/buzoncatolico

¿Quién muere?

Pablo Neruda Continúa leyendo ¿Quién muere?

Palabras griegas que forman parte de palabras en castellano

Palabra / Significado / Ejemplos a-, an- / privación / afónico acro- / elevado / acrofobia adeno / glándula / adenoide aero- / aire / aerofagia agono / lucha / agonía agro- / campo / agronomía algia / dolor / cefalalgia, neuralgia alo- / otro / alópata ana- / contra, sobre, / anatema andro- / hombre / andrógeno anfi- / ambos,alrededor / anfibio anti- / contra / antinatural antrc / carbón / ántrax, antracita antropo- / hombre / antropológico apo- / de lejos, fuera / apostilla aritmo / número / aritmética arqueo- / antiguo / arqueológico artro / articulación / artritis atmo- / vapor / atmósfera atra / el que cura / pediatra, foniatra auto- / uno mismo / autosómico, autónomo, automóvil, autosuficiente baro / pesado / barómetro, baricentro biblio / libro / biblioteca, bibliografía, bibliófilo bio- / vida / biología bronco- / tráquea / bronquial bulo / lugar / patíbulo, vestíbulo, prostíbulo butiro- / manteca / butirina caco-, caq- / malo / cacofonia cardio / corazón / cardiopatía, cardiopatía caris / gracia / eucaristía, carisma, carismático cata- / hacia abajo, completamente / cataclismo cefalo / cabeza / cefalea céfalo / cabeza / braquicéfalo ciano / azul / cianótica ciclo- / círculo / ciclón cineto / movimiento / cinética cito- / célula / citoplasma clepto- / robar / cleptomanía cloro- / verde / clorofila cosmo- / mundo / cosmonauta cripto- / escondido / críptico crono- / tiempo / cronología, cronómetro dactilo- / dedo / dactilar demo- / pueblo / democracia, epidemia derma- / piel / dermatologia, paquidermo, epidermis dia- / a través de, / diámetro, diálogo, diatriba didact- / enseñar / didáctico dinamo- / fuerza / dinámico dis- / con dificultad / distancia doxo / doctrina / ortodoxo, heterodoxo, paradoja ectomia / cortar / apendicectomía emia / sangre / anemia endo / en el interior / endosatario, endodoncia entomo- / insecto / entomólogo epi- / sobre / epiteto, epitafio, epicentro, epidermis, epígrafe, epílogo, episcopal, epidemia, epíteto erot- / amor / erótico esfero- / globo / esférico esquizo- / hendir / esquizofrenia estat- / estable / estático esteto- / pecho / estetoscopio estoma- / boca / estómago, estomatología etimo- / origen / etimología etno- / pueblo, raza / étnico eu- / bien / eufórico, eucaristía, eucalipto, eufemismo, euforia, eutanasia, eugenesia, Eugenio exo- / fuera de / exorcismo, exonerar fago- / comer / antropófago farmaco- / medicamento / farmacopea filo- / amigo, amante / paidofilia filia / atracción / eosinofilia, pedofilia fisio- / naturaleza / fisiología fito- / vegetal / fitotecnia, fitófago, fitografía, fitopatología fleb- / vena / flebitis fobia / rechazo, temor / agorafobia, claustrofobia fono- / sonido, voz / fonoaudiología foto- / luz / fotofobia galact- / leche / galactosa genesis / origen / osteogénesis genus- / engendrar / genital, genitivo, congénito, progenitor, génesis, generatriz, primogénito, genética, epígono, indígena, endógeno geo- / tierra / geología, geodesia geronto- / viejo / gerontología, geriátrico gineco- / mujer / ginecología glos- / lengua / glosario gluc- / dulce / glucosa, glúcido, glucemia grafo / escribir / grafología, grafiosis grama / registro / electrocardiograma, pentagrama hecto- / ciento / hectolitro, hectómetro hemato- / sangre / hematoma, hematología hemi- / medio / hemisferio, hemiciclo hepato / hígado / hepático hetero- / otro / heterosexual, heterodoxo hidro / agua / hidrofobia, hidráulicoanhidro hiper- / exceso, superioridad / hiperactivo, hipermercado, hipérbole hipno- / sueño / hipnótico, hipnosis, hipnotizar hipo / debajo, inferioridad / hipocresia, hipotenso, hipodérmico, hipocondria, hipótesis, hipódromo, hipopótamo, hipoteca hipo / caballo / hipopótamo, hipódromo homo- / mismo / homólogo iasis / presencia / amibiasis icono- / imagen / iconografía icter- / amarillez / ictericia ideo- / idea / ideal, ideograma, ideología idio- / propio / idiosincrasia iso- / igual / isómero kilo- / mil / kilogramo lito- / piedra / litogravura, litotricia logo- / palabra, ciencia / logorrea logia / ciencia / psicología, antropología logo / que habla, que estudia / fisiólogo, prólogo macro- / grande / macrófago mania / afición / cleptomanía mega- / enorme / megalómano melano- / negro / melanoma, melanina meta- / más allá, cambio / metafísica metro / medida / termómetro micro- / pequeño / microscopio mio- / músculo / miocardio miso- / odiar / misógeno mito- / fábula, leyenda / mitología mnemo- / memoria / memotecnia mono- / único / monógamo morfo- / forma / morfología nau- / nave / náusea necro- / muerto / necropsia nefro- / riñón / nefrología neo- / nuevo / neologismo neumo- / pulmón / neumonía neuro- / nervio / neurología odonto- / diente / odontología oftalmo- / ojo / oftalmología oide / semejante / humanoide, carcinoide oligo / poco / oligarqia oma / tumor / linfoma oniro- / sueño / onírico osteo / hueso / osteología oto / oído / otorrino pan- / todo / panacea, panegírico paqui- / espeso / paquidermia para- / junto a, fuera de, aparte de / paramilitar, paradoja, paralelo, parábola, parafernalia pato- / enfermedad / patológico ped- / niño / pediatría peri- / alrededor / periferia piro / fuego / pirómano plast- / formar / plástica plastia / construcción / cirugía plástica pnea / aire / apnea podo- / pie / podología poli- / mucho / policromía pota / agua, bebida / hipopótamo, potable pro- / delante / prohombre, prólogo, propina, profeta proto- / primero / prototipo psico / alma / psicosocial quiro- / mano / quirúrgico, quiromancia rino- / nariz / rinorrea rragia / brotar / hemorragia sacar(o)- / azúcar / sacarosa sarco- / carne / sarcoma scopio / visión / microscopio, periscopio seudo- / FALSO / seudónimo sidero / hierro / siderurgia tafio / tumba / epitafio tanato / muerte / tanatorio, eutanasia taqui- / rápido / taquicardia tele- / lejos / televisión terapeut- / que cura / terapéutica terapia / curación / radioterapia, logoterapia termo- / calor / termómetro, termodinámica tomia / incisión / craneotomía, traqueotomía tomo- / parte / átomo topo- / lugar / tópico, topografía, topología toxico- / veneno / toxicología, toxicómano xeno- / extranjero / xenofobia zoo- / animal / zoología

Tradiciones del pueblo judío

El candelabro de siete brazos. El candelabro de siete brazos que vemos en casi todas las cosas que tiene relación con los judíos se llama Menorah. Ellos lo utilizan recordando una visión del profeta Zacarías donde vio un candelabro de oro, que según un ángel simbolizan ” los ojos de Yahvéh; ellos recorren toda la tierra ” ( Zac 4, 10 ). En la tradición judía los siete brazos representan la Semana de la Creación, con el Sábado en el centro. Se le considera un símbolo de la Luz divina y de la esperanza del pueblo hebreo, y como tal ha perdurado en las sinagogas. Cuando se creó el Estado de Israel, la menorá fue incorporada, junto con las dos ramas de olivo de la visión de Zacarías y la palabra “Israel” en hebreo, al escudo nacional.

Las tablas de la Ley. Las dos tablas de la Ley, con las diez Palabras (mandamientos) es otro símbolo religioso característico del pueblo judío, esculpido o representado con frecuencia en las sinagogas. Recuerda que Yahvéh les dio la Torá ( la Ley ) en el Monte Sinaí y también la llamada a la obediencia y a la fidelidad a Dios.

La estrella de David. Ellos la llaman “Maguen David” que literalmente significa “el escudo de David”. Es una estrella de seis puntas, formada por dos triángulos equiláteros superpuestos. A pesar de lo que la mayoría de las personas creen, este símbolo no es “judío”. Desde la antigüedad se usaba este símbolo como decoración. En la Edad Media lo emplearon también los cristianos e incluso musulmanes; estos últimos lo llamaban “Sello de Salomón” y lo emplearon como signo mágico. La tradición de esta estrella comenzó a formarse cuando se hablaba de un escudo mágico que tuvo David, que originalmente no se relacionaba con ninguna estrella de seis puntas. En el siglo XIX las familias judías de Europa central lo empezaron a utilizar para sentirse identificados como grupo y desde entonces es el símbolo más conocido del judaísmo. Los nazis lo utilizaron como una marca de vergüenza que habría de acompañar a millones de seres humanos en su camino hacia la muerte. También la bandera de Israel tiene la estrella de David como señal de su identidad.

El kipá y el talit. Kipá es el nombre del gorrito que llevan todos los varones judíos durante los servicios religiosos. La tradición judía enseña que cubrirse la cabeza ante Dios es un acto a la soberanía y de reconocer la santidad de Dios. Muchos judíos piadosos, y en particular los rabinos, lo llevan puesto todo el día. El Talit es el chal que se emplea durante la oración. Generalmente es de lana blanca. Tiene flecos o borlas, en sus cuatros esquinas (Núm 15,37-41). Se coloca de modo que cubra la espalda y caiga hacia adelante sobre los hombros. Todo varón judío debe vestir su talit durante la oración común. Es costumbre obsequiarle uno de estos mantos al joven judío en la ceremonia de iniciación a la vida adulta (la fiesta de bar mitzvah ). La bandera de Israel sigue el esquema básico de un talit: fondo blanco, con dos delgadas bandas celestes a lo largo de la misma, y el escudo de David en el centro.

El muro de las lamentaciones. Muchas veces vemos a los judíos rezando de frente a un viejo muro en la ciudad de Jerusalén. Es el que ellos llaman “Kotel maaraví” o “muro occidental”. Se trata de una pared de 18 metros de alto y varias decenas de largo, que según ellos es el único resto del templo de Jerusalén. En realidad, parece que era parte del muro exterior que rodeaba el templo en sí. Es un lugar de reunión de judíos piadosos de todo el mundo; allí se ora por la paz, por la reconstrucción del templo, por la venida del Mesías, y por cualquier otro motivo importante. También se reúnen en los días de fiesta y a la salida del culto del sábado. Con frecuencia es el escenario de la fiesta de iniciación de los judíos jóvenes ( ellos llaman a esta fiesta de iniciación”bar mitzvah” para los varones y “Bat mitzvah” para las niñas). Hasta los trece años el varón recibe los méritos o castigos que corresponden a su padre, pero desde entonces es responsable por sí mismo.

Costumbres alimentarias. Las leyes alimentarias de los judíos se conocen con el nombre de “Kashrut” y vienen de la Biblia: Levítico 11,1-29 y Deuteronomio 14,3-21, aunque la tradición judía ha ido añadiendo algunos más. Los alimentos aptos para el consumo según las normas bíblicas y de la tradición se denominan “kósher” o “kásher”. Las normas más elementales son las siguientes: 1. Se prohíbe totalmente ingerir grasa o sangre. 2. Se prohibe totalmente comer carne de animales inmundos, en especial cerdo. 3. Se prohibe cocinar la carne en leche (Dt 14,21), y, en general, de beber leche junto con carnes. Para que todas las normas alimentarias se cumplan, es preciso que la matanza de animales la haga un matarife que se asegura de producir mínimo sufrimiento y un desangramiento lo más completo posible. El judío realmente creyente debe adquirir todos sus alimentos en tiendas que aseguren su pureza. En los Estados Unidos, muchos alimentos envasados llevan un símbolo “K” o “U”, que asegura su carácter kósher según lo que mandan las tradiciones.

Lavarse las manos antes de comer: Los orientales piensan que nuestras costumbres a la hora de lavarnos las manos son cuanto menos antihigiénicas. Lavarse las manos antes de comer es para ellos un rito. La manera de comer sin cuchillos, tenedores y cucharas hace que sea muy necesario lavarse las manos. El lavatorio de manos viene desde tiempos muy antiguos y estuvo muy en boga durante la época de los profetas. (2 Reyes 3,11). Cuando los fariseos decían de los discípulos de Jesús, que éstos comían sin lavarse las manos (Mt 15, 1-2; Mc 7, 1-5), era por el largo ceremonial que tenían de lavarse las manos, y de ello hablaban,ya que parece ser que los discípulos no seguían al pie de la letra las largas prescripciones.

Posición a la hora de comer: La costumbre general era comer tumbados, acostados o reclinados como si estuvieran de rodillas. Pronto los judíos cogieron la costumbre romana de comer totalmente acostados.

Los elementos para servir la comida: No hay mesas, una estera en el suelo hace sus veces. En la antigüedad del pueblo judío se usaba una estera de piel o de cuero extendida sobre el suelo. En algunas ocasiones ponían un pequeño taburete y se sentaban alrededor. Normalmente no hay sillas salvo en banquetes donde se usaban una especie de banquillos. En la Biblia vemos varios casos donde se habla del rey o de personajes muy importantes, donde sí usaban estas especies de sillas. Usar sillas, sillones, etc. era señal de dignidad y distinción. En el mundo oriental los únicos platos que se utilizan son donde se pone la comida para luego ser servida. Frecuentemente había un solo plato donde todos metían la mano para comer, recuerda el texto de Jesús: ” Uno que moja el pan en el mismo plato que yo, va a traicionarme.” (Mt 26,23).

Las oraciones a la hora de la comida: Antes de empezar a comer los comensales expresan al dueño de la algunas palabras de agradecimiento: “Dios sea alabado”, “En el nombre de Dios”, etc. Los judíos acostumbraban a orar a la hora de la comida (Jn 6,11 Mt 15,36). Al terminar la comida hacían una segunda oración, para ella se basaban en el texto bíblico de Deuteronomio 8,10: “Pero después que hayan comido y se sientas satisfechos, alabarán al Señor su Dios por la buena tierra que les ha dado.” Al decir estas oraciones, era costumbre que los huéspedes lo hicieran en voz alta, y el resto decía: “Amén”, o repetían algunas palabras de la oración.

Otros utensilios: No usaban ni cuchillo ni tenedores, cucharas, platos ni servilletas. Ellos decían: “¿Para qué necesita el hombre una cuchara cuando Dios le ha dado tantos dedos?”. Unos panes gruesos como la franela lo utilizaban como cucharas,de esta manera lo usaban para sacar sopas, salsas o jugos. La carne se sirve en un plato y se come también con los dedos. El caldo se sirve en un plato por separado y se usa para humedecer el pan que se come a la vez con el alimento contenido.

Lavarse después de comer: Después de comer es necesario lavarse las manos. Si hay un sirviente, éste trae la jarra de agua y la jofaina, poniendo el agua sobre las manos de los que participaron en la comida. Sobre los hombros, el sirviente se pone una toalla para que se sequen las manos. En el caso de que no haya sirvientes esto lo hacen unos a otros.

Tomado de www.inicia.es/de/buzoncatolico

Secretos sencillos para conseguir la felicidad

Madre Teresa de Calcuta Continúa leyendo Secretos sencillos para conseguir la felicidad

Terminología ascética y espiritual

Abandono: Es la disposición virtuosa por la que el hombre hace entrega de sí mismo a Dios. Implica confiar en el cuidado amoroso de Dios. Por eso se habla de abandono en manos de la Providencia.

Abnegación: Es el sacrificio (entrega, dedicación) que alguien hace de su voluntad, de sus afectos o de sus intereses, por motivos religiosos. Es practicar la mortificación por el progreso del alma y por amor de Dios y a los demás. Ver “Sacrificio”.

Abstinencia: Virtud moral que inclina la voluntad al uso moderado de los alimentos, particularmente de la carne, según lo sugiera la recta razón o la fe, para el bien moral; en este sentido forma parte de la virtud cardinal de la templanza. Como mandamiento de la Iglesia, obliga a los mayores de 14 años a no tomar carne los viernes, aunque fuera de la Cuaresma se puede sustituir por un sacrificio, oración, limosna, etc.

Aburguesamiento: En la vida cristiana el aburguesamiento consiste en querer hacer compatible la entrega a Dios con un afán desordenado de bienestar material, que desemboca en la tibieza. Sus síntomas suelen ser: búsqueda de compensaciones, falta de vibración apostólica; dejadez para la vida de piedad; descuido de la sobriedad; búsqueda habitual de la comodidad en detrimento del espíritu de sacrificio; manías, que afloran cuando se dejan de cultivar las virtudes; etc.

Agnosticismo: Teoría y actitud de aquellos que afirman que la razón humana no puede llegar a conocer nada a acerca de Dios, su existencia y sus atributos.

Alma sacerdotal: Todos los cristianos, por el Bautismo, tenemos una participación en el sacerdocio de Cristo (distinta esencialmente de la que se recibe con el sacramento del Orden). Lleva a ser alma de oración, de sacrificio, de entrega generosa a los demás. Alienta el afán de dar doctrina y de dirigir almas, afán de corredención, de expiación por todos. Se manifiesta en alabar constantemente a Dios, en darle gracias, en ofrecerle el trabajo, los sacrificios y las pequeñas mortificaciones de la jornada con espíritu de reparación, en pedir su ayuda con celo por la salvación de todas las almas.

Ángeles: Son espíritus puros, esto es, sin cuerpo, que tienen entendimiento y voluntad. Los ángeles son seres personales y bienaventurados, que gozan de Dios en el Cielo. Los ángeles que al pecar fueron infieles a Dios son los demonios.

Apologética: Parte de la teología que se ocupa de dar a conocer y defender la vida y doctrina cristianas.

Apostolado: El apostolado es anunciar a Cristo con la palabra y con el testimonio de vida, ya a los no creyentes para llevarlos a la fe, ya a los fieles para instruirlos, confirmarlos y estimularlos a una vida más fervorosa. El apostolado —el anuncio del Evangelio— es acercar Cristo a los hombres y acercar a los hombres a Cristo: llevar a los demás hacia Dios.

Arrepentimiento: Es el dolor o pesar de haber cometido algún pecado o falta.

Atrición: La atrición (o contrición imperfecta) es un don de Dios, un impulso del Espíritu Santo. Nace de la consideración de la fealdad del pecado o del temor de la condenación eterna y de las demás penas con que es amenazado el pecador. Tal conmoción de la conciencia puede ser el comienzo de una evolución interior que culmina, bajo la acción de la gracia, en la absolución sacramental. Sin embargo, por sí misma la atrición no alcanza el perdón de los pecados mortales, pero dispone a obtenerlo en el sacramento de la Penitencia.

Avaricia: Es uno de los siete pecados capitales. Consiste en el deseo desordenado de los bienes materiales.

Basílica: Proviene del griego “(stoa) basilike” que significa “portal real”. Se da el nombre de basílicas a ciertas iglesias que reúnan algunas características concretas y que, además, la Iglesia les haya dado tal título. Hay dos tipos de basílicas: mayores (es el título dado a las cuatro iglesias principales de Roma: San Juan de Letrán, San Pedro del Vaticano, San Pablo Extramuros y Santa María la Mayor, así como la iglesia del convento de San Francisco de Asís; se les llama también “Archibasílicas”) y menores (es un título honorífico otorgado a numerosas iglesias del mundo entero).

Calumnia: Se hace culpable de calumnia el que, mediante palabras contrarias a la verdad, daña la reputación de otros y da ocasión a juicios falsos respecto a ellos. La maledicencia y la calumnia destruyen la “reputación” y el “honor del prójimo”, y lesionan las virtudes de la justicia y de la caridad.

Capilla: Proviene del latín “cappella” que significa “capa pequeña”. Se llama así porque el primer lugar de estas características estaba destinado a la conservación de los restos de la capa de San Martín. Hoy se llama “capilla” a una iglesia pequeña dedicada a la oración y al culto.

Caridad: La caridad es una virtud sobrenatural infundida por Dios en nuestra alma, con la que amamos a Dios por Sí mismo sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios.

Carisma: Don divino concedido gratuitamente a los hombres, en especial a los apóstoles, para la difusión del reino de Dios.

Castidad: La castidad pertenece al orden de la templanza y es virtud que modera la delectación sexual según el dictamen de la recta razón. Es una disposición del alma que se manifiesta por una voluntad inquebrantable de abstenerse de todos los placeres ilícitos de los sentidos y de la carne, es decir, de todos los pensamientos, delectaciones, deseos y acciones prohibidas por el sexto y noveno mandamientos de la Ley de Dios.

Catedral: Proviene del griego “Kathedra” y del latín “cathedra” y significa “silla”, “asiento”. Es la Iglesia principal de la diócesis, donde se encuentra la sede del obispo del lugar. La “cátedra” , la silla del obispo, se encuentra en el recinto de la catedral detrás o al lado del altar.

Cenobio: Proviene del griego “koinos” (que significa “común”) y “bios” (que significa “vida”). Los cenobios con monasterios. Cuando los eremitas (monjes que vivían en la más estricta soledad en el desierto) empezaron a reunirse para vivir juntos, aparecen los llamados cenobios.

Cientifismo: Tendencia a dar excesivo valor a las nociones científicas (o pretendidamente científicas). No admite como válidas otras formas de conocimiento que no sean las ciencias positivas, relegando el conocimiento teológico, el saber ético y estético, etc.

Colegiata: Proviene del latín “collegere”, que significa “recoger, reunir”. Una colegiata es un templo confiado a un grupo (colegio) de canónigos que forman un capítulo distinto del de la catedral.

Comunión de los santos: La Iglesia es “comunión de los santos”, y eso designa primariamente la comunión en las “cosas santas” y, ante todo, la Eucaristía. Esta expresión designa también la comunión entre las “personas santas” en Cristo, que ha muerto por todos, de modo que lo que cada uno hace o sufre en Cristo y por Cristo da fruto para todos. Creemos en la comunión de todos los fieles cristianos, es decir; de los que peregrinan en la tierra, de los que se purifican después de muertos y de los que gozan de la bienaventuranza celeste, y que todos se unen en una sola Iglesia; y creemos igualmente que en esa comunión está a nuestra disposición el amor misericordioso de Dios y de sus santos, que siempre ofrecen oídos atentos a nuestras oraciones.

Conciencia moral: Es el núcleo más secreto del hombre, en el que está solo con Dios, cuya voz resuena en lo más íntimo de ella. Es el juicio de la razón por el que la persona humana reconoce la calidad moral de sus actos concretos.

Concupiscencia: La inclinación al pecado que todo hombre tiene como consecuencia temporal del pecado es lo que la Tradición llama concupiscencia. O bien, concupiscencia es toda inclinación desordenada del apetito sensitivo que busca un bien sensible y deleitable. De suyo no es pecado, pero sí origen de pecados.

Contemplativos: El fin último del hombre es ver a Dios, viéndole directamente, sin mediación de nada creado, para amarle y gozarle eternamente. Todos estamos llamados a esta contemplación amorosa de Dios, que “será perfecta en la vida futura, cuando veamos a Dios ‘cara a cara y con esta visión nos haga perfectamente felices. Pero ahora, aunque de modo imperfecto —‘a través de espejo y en enigma’—, nos corresponde contemplar a la verdad divina, por lo que se nos da como un adelanto de la bienaventuranza, que se inicia aquí y alcanzará su perfección en la vida futura” (Santo Tomás de Aquino). Dios no niega esta gracia, que supone una preparación para la visión del Cielo, a quienes se esfuerzan por alcanzarla. Hay un doble aspecto de la contemplación: ver a Dios en todas las cosas y sucesos; ver todas las cosas y sucesos con los ojos de Dios. La contemplación es un continuo diálogo de amor con Dios.

Contrición: Es un dolor del alma y una detestación del pecado cometido con la resolución de no volver a pecar. Cuando brota del amor de Dios amado sobre todas las cosas, la contrición se llama contrición perfecta”. Semejante contrición perdona las faltas veniales; obtiene también el perdón de los pecados mortales si comprende la firme resolución de recurrir tan pronto como sea posible a la confesión sacramental.

Convento: Proviene del latín “conventus”, que significa “reunión”. Un convento es la casa donde vive una comunidad religiosa y que no son monjes ni monjas. Al convento se le llama también “claustro”.

Conversión: Un doble aspecto se puede considerar en la conversión: renuncia al pecado y vuelta a Dios. El primero, si bien más negativo, no es por eso menos necesario. Esta renuncia supone detestar el pecado pasado. No basta proponerse cambiar de vida, sino que requiere dolerse de la falta cometida. Convertirse es en primer lugar alejarse positivamente del pecado, de su servidumbre, romper con las ligaduras del pecado que son iniquidad, injusticia, oposición a la Ley de Dios. Pero lo principal de la conversión es el movimiento de vuelta a Dios, el reconocimiento de que el pecado es ante todo ofensa a Dios, alejamiento de Él. La conversión exige volver a ordenar la vida hacia Dios, de forma que nada en la existencia del hombre quede desvinculado de su Creador.

Cripta: Proviene del latín “crypta”, derivada del griego “krypte”, que significa “gruta”. En la antigüedad se utilizaba para acceder a la tumba de algún santo que estaba enterrado bajo el suelo del altar. Es una capilla normalmente subterránea.

Culpa: Falta más o menos grave, cometida a sabiendas y voluntariamente. Responsabilidad, de algún modo infinita, que contraemos ante Dios, al pecar, contradiciendo su Ley.

Culto divino: Se puede definir el culto religioso como el conjunto de actos por los cuales el hombre, tanto individual como colectivamente, intenta expresar las relaciones que debe tener para con Dios. O bien: “Culto divino es el homenaje o suma veneración, que el hombre, como ser inteligente, rinde a Dios”. El culto procede de un disposición permanente, llamada virtud de la religión, pero propiamente consiste en los actos que manifiestan tal disposición, de modo que es esencial al culto la manifestación exterior de los sentimientos de veneración, amor, respeto, desagravio, etc., que el hombre alimenta en relación con la Divinidad. El fin principal del culto es dar gloria a Dios por medio del reconocimiento de su grandeza y de la sumisión del hombre. Las principales manifestaciones exteriores del culto son la oración, los gestos y actitudes de adoración, las ofrendas y el sacrificio.

Derechos humanos: Son los derechos que tiene el hombre por su condición humana, y no por concesión del Estado. Son de derecho natural. El Estado se ha de limitar a reconocerlos y defenderlos. Al derecho del hombre a la existencia, corresponde el deber de conservarla; al derecho de buscar libremente la verdad, el deber de buscarla y abrazarla; etc.

Desagravio: Es la reparación de la ofensa cometida, dando al ofendido satisfacción cumplida.

Devoción: Es la prontitud y generosidad del alma ante todo lo referente al servicio de Dios.

Dirección espiritual: Es un aspecto de la formación que mira al perfeccionamiento ético y religioso de la persona mediante una labor de orientación y acompañamiento. Tiene como fin procurar que una persona se empeñe en vivir el Evangelio, buscando la plenitud de la vida cristiana, cada uno según la vocación que haya recibido. El Beato Josemaría insistía en que la labor de dirección espiritual era una tarea encaminada a situar a cada uno frente a las exigencias completas de su vida, ayudándole a descubrir lo que Dios, en concreto, le pide (Es Cristo que pasa, n. 99).

Dogma: Verdad revelada por Dios y propuesta por el Magisterio de la Iglesia, que obliga al pueblo cristiano a una adhesión de fe.

Ecumenismo: Actividades y obras encaminadas a favorecer la unidad de los cristianos, de acuerdo con las diversas necesidades de la Iglesia y las posibilidades de los tiempos.

Egoísmo: Inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio Interés, sin cuidarse del de los demás.

Envidia: Es un pecado capital. Es el disgusto o tristeza ante el bien del prójimo, y el deseo desordenado de poseerlo, aunque sea en forma indebida.

Ermita: Proviene del latín “eremus” que significa “desierto”. Una ermita es un santuario o capilla situada normalmente en un despoblado y con frecuencia lugar de peregrinación o romerías.

Escándalo: Es la actitud o el comportamiento que induce a otro a hacer el mal. El que escandaliza se convierte en tentador de su prójimo. Atenta contra la virtud y el derecho; puede ocasionar a su hermano la muerte espiritual. El escándalo constituye una falta grave, si por acción u omisión, arrastra deliberadamente a otro a una falta grave.

Escrúpulo: Temor habitual, infundado y aparentemente insuperable de ofender a Dios. El escrúpulo se caracteriza por un sentimiento desmedido de culpabilidad.

Esperanza: Virtud sobrenatural, infundida por Dios en nuestra alma, con la cual deseamos y esperamos la vida eterna que Dios ha prometido a los que le sirven y los medios necesarios para alcanzarla.

Espiritismo: Es la interpretación de algunos fenómenos metapsíquicos, que se tienen como producidos por almas de fallecidos. Es también la doctrina y la práctica acerca de la evocación de esas almas, para conocer por medio de ellas cosas ocultas.

Evolucionismo: Teoría que afirma e intenta explicar una evolución biológica, por la que de unas especies habrían surgido otras. Más en general, sostiene que la actual realidad múltiple de las cosas de este mundo es el resultado de un larguísimo proceso de diversificación, a partir de un estado primitivo mucho más simple e indiferenciado.

Existencialismo: Teoría filosófica que pone la libertad por encima de las normas universales: considera que “es bueno todo lo que yo decido por mí mismo, sin condicionamientos exteriores”. En estas ideas se fundamenta el “no me apetece”, “yo hago lo que quiero”, la rebeldía ante toda autoridad, etc.

Expiación: Purificación de las culpas por medio de algún sacrificio ofrecido a Dios, ya sea como purificación de las propias faltas, o en reparación por las que cometen los demás. Se trata de ofrecer, por amor, algo costoso con el deseo de identificarse con Cristo y seguirle en su afán de redimir nuestros pecados en la Cruz, donde se ofreció a Sí mismo en sacrificio al Padre.

Falso testimonio: Una afirmación contraria a la verdad que se hace públicamente ante un tribunal. Cuando es pronunciada bajo juramento se llama perjurio.

Fe: Virtud sobrenatural que Ilustra la inteligencia y auxilia a la voluntad del hombre, haciéndole capaz de asentir firmemente a todo lo que Dios ha revelado, no por la evidencia de esas verdades sino por la autoridad de Dios que revela.

Filiación divina: Todos los hombres son hijos de Dios. Al querernos como hijos, Dios ha hecho que vivamos en su casa, en medio de este mundo, que seamos de su familia, que lo suyo sea nuestro y lo nuestro suyo, que tengamos esa familiaridad y confianza con Él. La filiación divina es una verdad gozosa, un misterio consolador, que nos enseña a tratar, a conocer, a amar a Dios con la sencillez confiada de los hijos pequeños.

Flexibilidad: Adapta su comportamiento con agilidad a las circunstancias de cada persona o situación, sin abandonar por ello los principios y criterios de actuación personal.

Fortaleza: Virtud cardinal que da firmeza de ánimo en el ejercicio del bien, sin dejarse conmover por graves peligros o males, ni siquiera por la inminencia de la muerte. La fortaleza modera el temor que paraliza los esfuerzos para el bien y da audacia al afrontar las dificultades y peligros.

Generosidad: Actúa en favor de otras personas desinteresadamente, y con alegría, teniendo en cuenta la utilidad y la necesidad de la aportación para esas personas, aunque le cueste un esfuerzo.

Gracia: Beneficio recibido sin merecerlo. Don gratuito. La gracia santificante es un don sobrenatural que, gratuitamente, de balde, infunde Dios en el alma de modo permanente, como fruto de la Redención de Cristo. Se adquiere y crece por la recepción de los sacramentos y las buenas obras, y se pierde por el pecado mortal.

Gula: Es pecado capital, consistente en un apetito desordenado de comer y beber. También se puede decir que es el exceso en la comida y en la bebida, por el mero gusto de comer y beber.

Hedonismo: Doctrina moral errónea que identifica el bien con el placer, y el mal con el dolor. Por eso, asume como principio único de moral la búsqueda de la mayor intensidad de placer posible. Ofrece diversas corrientes: expansión espontánea del sexo; abuso de bebidas y drogas; máximo bienestar y comodidad; etc. Reduce al hombre a mero instinto.

Hipocresía: Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan.

Humildad: Virtud que consiste en el conocimiento de nuestras limitaciones y debilidades, y en obrar de acuerdo con este conocimiento. La humildad nos dispone a actuar sobre la base de una verdadera valoración de nosotros mismos, sin engaños, a la luz de Dios. La humildad se alimenta de la conciencia de nuestra dependencia de Dios.

Idolatría: Tributar a una criatura el culto que sólo es debido a Dios.

Indiferentismo religioso: Actitud teórica o práctica de quienes sostienen que todas las religiones son iguales, o viven completamente al margen de Dios.

Indulgencias: Remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel bien dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de los frutos de la Redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo, de la Santísima Virgen y de los santos.

Industrias humanas: “A la hora de trabajar, emplead industrias humanas, medios que os sirvan de despertadores de la presencia de Dios” (Beato Josemaría). Son “trucos” que nos recuerdan que estamos siempre delante de Dios, que nos facilitan el pensar en Dios, o el ofrecerle algo, o el rezar alguna jaculatoria.

Infancia espiritual: Es la actitud interior que corresponde a la enseñanza evangélica: “si no os hacéis como niños… ” (Mt 18, 3). Lleva consigo el seguir un camino de infancia, es decir, desarrollar las actitudes evangélicas de humildad, de abandono, de confianza en Dios, de dependencia, de docilidad para acoger su palabra.

Jaculatorias: Oraciones breves y piadosas.

Jerarquía: En sentido general, jerarquía es el reparto de poderes con subordinación de grados para un fin determinado. La jerarquía de la Iglesia son los fieles cristianos que han recibido el poder —que Cristo ha conferido a su Iglesia— de santificar, enseñar y regir a los demás fieles. La forman el Papa y el colegio episcopal en comunión con él. En sentido estricto y más restringido, el episcopado de un país o de una región.

Juicio temerario: Se hace culpable de juicio temerario el que, incluso tácitamente, admite como verdadero, sin tener para ellos fundamento suficiente, un defecto moral en el prójimo.

Justicia: Virtud cardinal que inclina a la voluntad de modo estable a dar a cada uno lo suyo (lo que le corresponde como derecho propio).

Justificación: Acción por la que Dios aplica su amor al hombre pecador por la gracia santificante. Es el paso, bajo la acción de la gracia divina, del estado de injusticia o aversión a Dios al estado de justicia (santidad).

Laicismo: Teoría que defiende la independencia del hombre, la sociedad y el Estado de toda influencia religiosa o eclesiástica. Estima erróneamente que la moral es ajena a la religión y a las exigencias de la naturaleza humana. El bien moral sería fruto de las decisiones del hombre que sean absolutamente libres, autosuficientes y emancipadas de todo credo religioso. Supone un claro subjetivismo moral, que puede llevar al totalitarismo político en el plano social, y al nihilismo en el orden personal.

Latría: Culto debido exclusivamente a Dios.

Laxismo: Sistema o teoría que defiende la moral relajada.

Lealtad: Cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad, las del honor y la hombría de bien.

Legalismo: Deformación religiosa y moral que tiende a reducir la religión y la moral a la mera observancia externa de los preceptos. Se limita a la literalidad de la ley, como aparece, por ejemplo, en los fariseos del evangelio.

Ley: La ley es una regla de conducta proclamada por la autoridad competente para el bien común.

Ley civil: Es la ley que promulga la legítima autoridad pública, para promover el bien común. La legislación humana sólo posee carácter de ley cuando se conforma a la justa razón; lo cual significa que su obligatoriedad procede de la ley eterna. En la medida en que ella se apartase de la razón, sería preciso declararla injusta, pues no verificaría la noción de ley; sería más bien una forma de violencia.

Ley divino-positiva: Es la ley dictada por Dios en la Revelación: los Diez Mandamientos en el Antiguo Testamento y la Ley de Cristo en el Nuevo Testamento.

Ley eclesiástica: Es la dictada por la legítima autoridad de la Iglesia, en orden a la santificación y el apostolado de los fieles.

Ley eterna: Fuente en Dios de todas las leyes. Es norma suprema, objetiva y universal de la vida humana. Por ella Dios ordena, dirige y gobierna el mundo y los caminos de la comunidad humana, según el designio de su sabiduría y su amor.

Ley moral: Se puede definir, en el sentido bíblico, como una instrucción paternal, una pedagogía de Dios. Prescribe al hombre los caminos, las reglas de conducta que llevan a la bienaventuranza prometida; proscribe los caminos del mal que apartan de Dios y de su amor. Es a la vez firme en sus preceptos y amable en sus promesas. La ley moral tiene en Cristo su plenitud y su unidad.

Ley natural: Es la participación de la ley eterna en la criatura racional. El hombre es el único entre todos los seres animados que puede gloriarse de haber sido digno de recibir de Dios una ley. Es capaz de comprender y de discernir, regular su conducta disponiendo de su libertad y de su razón. Dios le ha conferido el dominio de sus actos y la capacidad de gobernarse con miras a la verdad y al bien. La ley natural expresa el sentido moral original que permite al hombre discernir mediante la razón lo que son el bien y el mal, la verdad y la mentira. La ley natural está inscrita y grabada en el alma de todos y cada uno de los hombres porque es la razón humana que ordena hacer el bien y prohíbe pecar.

Libertad: Dios ha creado al hombre racional, dándole la dignidad de una persona dotada de iniciativa y del dominio de sus actos, de modo que busque al Creador sin coacciones, y uniéndose a Dios llegue a la plena y feliz perfección. También se entiende por libertad la capacidad que Dios otorgó al hombre de querer o no querer una cosa, de ejecutarla o no ejecutarla, de elegirla con preferencia a otra. La libertad es en el hombre una fuerza de crecimiento y de maduración en la verdad y en la bondad. La libertad alcanza su perfección cuando está ordenada a Dios, nuestra bienaventuranza.

Libertad religiosa: Derecho de la persona humana a buscar la verdad religiosa, sin impedimentos, libre de coacciones tanto por parte de los Individuos como de cualquier potestad humana. El derecho a la libertad religiosa no es un supuesto derecho al error, sino un derecho natural de la persona humana a la libertad civil, es decir, a la inmunidad de coacción exterior, en los justos límites, en materia religiosa por parte del poder político. Este derecho natural debe ser reconocido en el ordenamiento jurídico de la sociedad de manera que constituya un derecho civil.

Libertad de enseñanza: Derecho de toda persona a recibir una educación apropiada, para el pleno desarrollo de su personalidad humana. Los padres tienen pleno derecho a elegir el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos, y, especialmente, a elegir la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. También se entiende como el derecho a promover centros educativos en los que se impartan enseñanzas en las que sean competentes.

Liturgia: Designa en general el culto divino y el anuncio del Evangelio. Se considera la liturgia como el ejercicio de la función sacerdotal de Jesucristo en la que, mediante signos sensibles, se significa y se realiza, según el modo propio de cada uno, la santificación del hombre. Por ello, toda celebración litúrgica, como obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es acción sagrada por excelencia, cuya eficacia no la iguala ninguna otra acción de la Iglesia.

Lucha ascética: En sentido cristiano, el ascetismo es el esfuerzo metódico, el ejercicio perseverante de la voluntad libre sostenida por la gracia, que tiene por fin rechazar las tendencias malas o peligrosas y el desarrollo de las actividades virtuosas a fin de hacer al hombre agradable a Dios. Es esa pelea contra las malas inclinaciones y todo lo que se oponga a vivir de forma virtuosa.

Magisterio de la Iglesia: Es una de las tres grandes tareas —junto con la de santificar y regir a los fieles—, confiada por Cristo a los Apóstoles y a los Obispos, su Sucesores, para que con la autoridad de Cristo y en su Nombre, guarden, defiendan y enseñen el depósito de la Revelación divina.

Magnanimidad: Es una virtud que inclina a acometer obras grandes, espléndidas y dignas de honor en todo género de virtudes. Es incompatible con la mediocridad.

Maledicencia: Se hace culpable de maledicencia el que, sin razón objetivamente válida, manifiesta los defectos y las faltas de otros a personas que los ignoran. La maledicencia y la calumnia destruyen la “reputación” y el “honor del prójimo”, y por eso lesionan las virtudes de la justicia y de la caridad.

Mansedumbre: Es una virtud especial que tiene por objeto moderar la ira.

Materialismo: Planteamiento que reduce toda la realidad, incluido el hombre, a la materia y a la energía material. Niega la espiritualidad y la inmortalidad del alma humana, la existencia de los ángeles y la existencia de Dios.

Mentalidad laical: Se llama laico a todos los fieles cristianos a excepción de los miembros del orden sagrado y los del estado religioso sancionado por la Iglesia. El Beato Josemaría usaba la expresión “mentalidad laical” para designar el estilo secular con que han de vivir las virtudes cristianas los cristianos, laicos y sacerdotes: “…ser lo suficientemente honrados, para pechar con la propia responsabilidad personal; a ser lo suficientemente cristianos, para respetar a los hermanos en la fe, que proponen —en materias opinables— soluciones diversas a la que cada uno de nosotros sostiene; y a ser lo suficientemente católicos, para no servirse de nuestra Madre la Iglesia, mezclándola en banderías humanas”.

Mentira: Decir algo falso con intención de engañar al prójimo que tiene derecho a la verdad.

Mística: Es la parte de la teología que trata de la vida contemplativa. La mística es experiencia de Dios a través del misterio que nos revela, o los misterios (o signos) que se nos dan de Él. Por extensión y corrientemente, es toda experiencia íntima de Dios y toda doctrina relativa a esta experiencia.

Mística ojalatera: Expresión empleada por el Beato Josemaría: “Dejaos, pues, de falsos idealismos, de fantasías, de eso que suelo llamar mística ojalatera. —¡ojalá no me hubiera casado, ojalá no tuviera esta profesión, ojalá tuviera más salud, ojalá fuera joven, ojalá fuera viejo!…—, y ateneos, en cambio, sobriamente , a la realidad más material e inmediata, que es donde está el Señor”.

Modestia: Muy relacionada con el pudor. Mantiene silencio o reserva donde se adivina el riesgo de una curiosidad malsana. Inclina a guardar el debido decoro en los gestos y movimientos corporales. Inspira la forma de vestir. Rechaza los exhibicionismos o las incitaciones a hacer pública toda confidencia íntima.

Monasterio: Proviene del griego “monastérion”, que significa “celda del eremita”. Un monasterio es el lugar donde vive una comunidad de monjes o monjas. El primer monasterio fue fundado en el año 320 de nuestra era por San Pacomio. Si el monasterio está regido por un abad se llama “abadía”, y si está regido por un prior se llama “priorato”.

Moral cristiana: Es la parte de la teología que —a la luz de la fe y de la razón— estudia el conjunto de principios, leyes y reglas a las que se han de ajustar las acciones humanas para alcanzar el fin sobrenatural a que el hombre está destinado. También se puede definir como la ciencia que trata de los actos humanos y juzga de su bondad o malicia, en orden a la santificación de la persona. O aquella parte de la religión que enseña al hombre a hacer el bien y a evitar el mal. Busca el seguimiento de Cristo en el obrar humano.

Moral permisiva: Desprecio de las leyes divina y humanas sobre el bien y el mal en la conducta humana. Es la actitud de aquellos que dicen que “todo vale”.

Mortificación: Significa literalmente “dar muerte”. Sin embargo, con la mortificación cristiana lo que se pretende y alcanza es vivir, tener vida. Cuando se toma una medicina para matar un virus, se busca recuperar la salud; del mismo modo, la mortificación da muerte a los gérmenes que causan enfermedades en el alma. Consiste en abstenerse de cosas agradables o imponerse cosas desagradables, para “dar muerte” a nuestra inclinación al mal: para morir a nosotros mismos y dejar que Cristo viva en nosotros. No es, por tanto, un fin en sí misma, sino un medio, absolutamente necesario, para el desarrollo de la vida sobrenatural.

Mundo: Tiende dos significados fundamentales y contrapuestos. En primer lugar, toda la realidad visible creada por Dios, que abarca el cielo, el mar, la tierra, las plantas, los animales, y en la cima los hombres. Por cuanto procede de Dios, que lo conserva en el ser, el mundo es bueno. El otro significado, muy distinto, es el “mundo” como uno de los “tres enemigos del hombre”, junto con el demonio y la carne. En este caso significa “mundanidad”, aquello que se opone a Dios: los hombres, cegados por el pecado no reconocen en el mundo la obra del Creador y quedan apegados y desean sólo las cosas de esta tierra. En este sentido, el mundo es, por ejemplo, el mal ambiente en que viven algunas personas que se apartan por el pecado de Dios.

Murmuración: ver “Maledicencia”.

Novísimos: Son los últimos sucesos que acaecen al finalizar la vida temporal: muerte, juicio, infierno, purgatorio y cielo.

Obispo: Por institución divina, los obispos son los Sucesores de los Apóstoles como Pastores de la Iglesia, para ser maestros de la doctrina, sacerdotes del culto sagrado y ministros para el gobierno.

Orden (sacramento): El ministerio eclesiástico, instituido por Dios, está ejercido en diversos órdenes que ya desde antiguo reciben los nombres de obispos, presbíteros y diáconos. La doctrina católica reconocen que existen dos grados de participación ministerial en el sacerdocio de Cristo: el episcopado y el presbiterado. El diaconado está destinado a ayudarles y a servirles. Tanto el episcopado y el presbiterado como el diaconado son conferidos por un acto sacramental llamado ordenación, es decir, por el sacramento del Orden.

Optimismo: Confía, razonablemente, en sus propias posibilidades, y en la ayuda que le pueden prestar los demás, de tal modo que, en cualquier situación, distingue —en primer lugar— lo que es positivo en sí y las posibilidades de mejora que existen y, a continuación, las dificultades que se oponen a esa mejora, aprovechando lo que se puede y afrontando lo demás con deportividad y alegría.

Padres de la Iglesia: Autores eclesiásticos que tienen doctrina eminente, santidad de vida, antigüedad y reconocimiento explícito o tácito de la Iglesia.

Parroquia: Proviene del griego “paroikia”, que significa “vecindario”, “reunión de viviendas”. La parroquia es un territorio donde reside una determinada comunidad de fieles. “Iglesia parroquial” es donde reside el párroco. Suele tener un nombre, que es la advocación de la parroquia.

Pasiones: El término ‘pasiones’ pertenece al patrimonio del pensamiento cristiano. Los sentimientos o pasiones designan las emociones o impulsos de la sensibilidad que inclinan a obrar o a no obrar, en razón de lo que es sentido o imaginado como bueno o como malo. Son componentes naturales de la psicología humana. Las pasiones son en sí mismas indiferentes, pero se convierten en buenas o malas según estén o no ordenadas por la razón y según el objeto al que tiendan. El que somete su propio cuerpo y domina su alma, sin dejarse llevar por las pasiones es dueño de sí mismo: es libre e independiente, capaz de gobernar su propia persona.

Pecado: Palabra, acto o deseo contrarios a la ley eterna. Transgresión de la ley de Dios. Ofensa a Dios. El pecado es un acto contrario a la razón, y al amor que debemos a Dios. Lesiona la naturaleza del hombre y atenta contra la solidaridad humana. La raíz de todos los pecados está en el corazón del hombre.

Penitencia: Es una virtud sobrenatural por la que nos dolemos de los pecados pasados con intención de removerlos del alma. Lleva, pues implícito el deseo de expiarlos.

Perjurio: Falso testimonio es una afirmación contraria a la verdad que se hace públicamente ante un tribunal. Cuando es pronunciada bajo juramento se llama perjurio.

Perseverancia: Una vez tomada una decisión moralmente correcta, lleva a cabo las actividades necesarias para alcanzar lo decidido, aunque surjan dificultades internas o externas, o pese a que disminuya la motivación personal a través del tiempo transcurrido.

Piedad: Virtud que regula las relaciones de los hombres con Dios, de los hijos con los padres y de los ciudadanos con su patria. Es también uno de los siete dones del Espíritu Santo. Nos dispone a amar, respetar y realizar los deberes propios de la religión. La piedad, reflejo de la filiación divina en el cristiano, se mejora con la caridad, que hace realizar con gusto y solicitud los deberes para con Dios y los ejercicios que disponen el corazón para un amor más profundo.

Positivismo jurídico: Doctrina jurídica que no reconoce otra ley que la positiva, es decir, la que está en las leyes y códigos. Niega la ley natural. El bien moral sería aquello a lo que obligan las leyes humanas, y mal moral lo que prohiban. Supone un relativismo moral y somete la conciencia moral a las corrientes ideológicas que controlan el poder de legislar.

Postrimerías: Es lo mismo que los novísimos (muerte, juicio, infierno, purgatorio y cielo).

Prelaturas personales: Son instituciones pertenecientes a la estructura pastoral de la Iglesia. Se componen de sacerdotes y diáconos del clero secular, y de fieles laicos que por medio de un convenio se pueden incorporar a la Prelatura. Al frente de la Prelatura está el prelado, que gobierna con potestad eclesiástica de régimen o jurisdicción.

Proselitismo: La tradición cristiana utiliza desde muy antiguo este término para designar el celo apostólico por anunciar la fe e incorporar nuevos fieles a la Iglesia o a alguna de sus instituciones. En los últimos decenios ha comenzado a difundirse otra acepción de esa palabra, que suele asociarse a actuaciones en las que, para atraer hacia el propio grupo, se usa de violencia o de coerción, o de algún modo se pretende forzar la conciencia o manipular la libertad. Esos modos de actuar, como es obvio, resultan ajenos por completo al espíritu cristiano y son totalmente reprobables. Pero el proselitismo, en su sentido clásico y despojado de esas connotaciones negativas que hemos señalado, es algo totalmente legítimo: si se negara a las personas su libertad de ayudar a otras a encaminarse hacia lo que se considera la verdad, se caería en una peligrosa forma de intolerancia.

Providencia: La creación tiene su bondad y su perfección propias, pero no salió plenamente acabada de las manos del Creador. Camina hacia una perfección última, todavía por alcanzar, a la que Dios la destinó. Llamamos divina providencia a las disposiciones por las que Dios conduce la obra de su creación hacia esta perfección. La solicitud de la divina providencia es “concreta” e “inmediata”; tiene cuidado de todo, de las cosas más pequeñas hasta los grandes acontecimientos del mundo y de la historia. Hay una soberanía absoluta de Dios en el curso de los acontecimientos.

Pudor: Forma parte de la virtud de la templanza. Designa el rechazo a mostrar lo que debe permanecer velado, en relación con el cuerpo humano y, en general, con la intimidad de la persona. Ordena las miradas, los gestos y el habla en conformidad con la dignidad de la persona humana. Las formas que reviste el pudor varían de una cultura a otra; sin embargo, en todas partes constituye la intuición de una dignidad espiritual propia al hombre. Nace con el despertar de la conciencia personal. Educar en el pudor es despertar en las personas el respeto de la persona humana.

Purgatorio: Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del Cielo. Se puede decir que el Purgatorio es el lugar de las almas que han de satisfacer aún por la pena temporal debida por sus pecados antes de entrar en el Cielo.

Rectitud de intención: La rectitud de intención es hacer el bien por amor a Dios, evitando que se meta la vanidad o el deseo de quedar bien delante de los demás.

Reliquias: En sentido estricto, se entiende por reliquias los restos mortales de los santos (cuerpo, huesos, cenizas, etc. ); y en un sentido más amplio, los objetos que estuvieron en contacto con ellos o con el sepulcro (instrumentos de penitencia o de martirio, libros, vestidos, trozos de tela, etc.).

Respetos humanos: Miedo al que dirán, temor a ser ridiculizado por obrar bien.

Responsabilidad: Es la otra cara de la libertad. Asume las consecuencias de los actos, resultado de las decisiones que se toman o aceptan.

Restituir: Muchos pecados causan daño al prójimo. Es preciso hacer lo posible para repararlo (por ejemplo, restituir las cosas robadas, restablecer la reputación del que ha sido calumniado, etc.). En virtud de la justicia conmutativa, la “reparación de la injusticia” cometida exige la restitución del bien robado a su propietario. Los que se han apoderado de un bien ajeno, están obligados a restituirlo o a devolver lo equivalente.

Revelación: Manifestación, en hechos y en palabras, que Dios hace de sí mismo y de su voluntad de salvación de los hombres. Es el acto por el que Dios se manifiesta a los hombres y les descubre su voluntad de salvarlos.

Sacrificio: Acto religioso por el que se ofrece y dedica un bien a la divinidad para rendirle homenaje y adoración. En el culto, es la ofrenda que se hace a Dios de un don visible. También, sacrificio es la inmolación de una víctima ofrecida a Dios en reconocimiento de su soberano dominio sobre todas las cosas. La Pasión y Muerte de Cristo en la Cruz es el sacrificio perfecto, porque Él mismo es el Sacerdote y la Hostia, que se inmoló por la salvación de todos los hombres: se renueva cada vez que se celebra la Santa Misa.

Santuario: Proviene del latín “sanctuarium” de “sanctus” que significa “santo”. En un templo en el que se venera de manera especial algún misterio de Jesucristo, de la Virgen o de un santo. Se llama santuario a la iglesia que conserva imágenes sagradas o reliquias milagrosas o que han surgido en un lugar digno de veneración, bien porque ha habido un milagro, una aparición o ha tenido lugar el nacimiento de un santo.

Secularidad: Esta palabra viene de “siglo” (saecula), y significa lo que es temporal, no del cielo o de la futura vida eterna. Por eso se emplea esta palabra para designar la condición los laicos en la Iglesia, que —a diferencia de los frailes, las monjas, etc.— viven en las circunstancias ordinarias y corrientes de la vida: con un trabajo profesional, en familia, dedicados a los negocios, a trabajar en el campo, etc., como un ciudadano más. También se llama seculares los sacerdotes de las diócesis, de las Prelaturas, los capellanes de los militares, a diferencia de los monjes, frailes y religiosos.

Secularismo: Concepción del mundo según la cual éste se explica por sí mismos en clave meramente terrena, excluyendo su referencia esencial a Dios, por considerarlo erróneamente como algo superfluo, e incluso un obstáculo para la vida de los hombres.

Sigilo sacramental: Todo sacerdote que oye confesiones está obligado a guardar un secreto absoluto sobre los pecados que sus penitentes le han confesado, bajo penas muy severas. Tampoco puede hacer uso de los conocimientos que la confesión le da sobre la vida de los penitentes. Este secreto no admite excepción, porque lo que el penitente le ha manifestado queda ‘sellado’ por el sacramento.

Sinceridad: Manifiesta con claridad, si es conveniente, a la persona idónea y en el momento adecuado, lo que ha hecho o visto, lo que piensa, siente, etc. Ver “Veracidad”.

Sobriedad: En sentido amplio, es conservar la justa medida en cualquier cosa deleitable. EN sentido estricto, es la moderación en el uso de alimentos y bebidas. Distingue entre lo que es razonable y lo que es inmoderado, y utiliza razonablemente el tiempo, dinero, esfuerzos, etc., de acuerdo con criterios rectos y verdaderos.

Sociologismo: Según esta doctrina, el bien moral es lo que vive la mayor parte de la gente. Por consiguiente, sí la mayoría aprueba determinada conducta, sería buena.

Sufragio: Toda oración o buena obra ofrecida a Dios en favor de las almas del purgatorio.

Temor de Dios: Don del Espíritu Santo. Es venerarle, respetarle, adorarle con este matiz que la teología expresa por el temor filial. En hebreo la palabra equivalente representa los deberes religiosos de obediencia y respeto.

Templanza: Virtud sobrenatural que modera la inclinación a los placeres sensibles, conteniéndola dentro de los límites de la razón iluminada por la fe. Nos hace refrenar los deseos desordenados de los placeres sensibles y usamos con moderación de los bienes temporales. Uno de sus aspectos es la sobriedad.

Tentaciones: En sentido genérico, toda solicitación de la voluntad para que realice un acto contrario a la virtud. Si una persona no presta su consentimiento a las tentaciones no comete pecado, pero si las admite o las provoca, incurre en pecado grave o leve según sea su objeto.

Tibieza: Una cierta tristeza, por la que el hombre se vuelve tardo para realizar actos espirituales a causa del esfuerzo que comportan. Esa falta de prontitud en el amor sobreviene cuando el alma quiere acercarse a Dios con poco esfuerzo, rehuyendo la necesaria renuncia, e intentando hacer compatible el amor a Dios con cosas que no son gratas a Él.

Tradición: Es la transmisión de las enseñanzas de Cristo (doctrina, sacramentos, instituciones fundamentales) por la predicación oral de los Apóstoles y sus sucesores, y, en general, a través de cualquier medio que no sea la Sagrada Escritura.

Tristeza: Es una reacción de la sensibilidad —pasión— en presencia de un mal que no puede esquivar o en ausencia de un bien del que se siente privada.

Unidad de vida: Expresión empleada por el Beato Josemaría para referirse a la unidad entre los diversos aspectos de la vida cristiana: “Cumplir la voluntad de Dios en el trabajo, contemplar a Dios en el trabajo, trabajar por amor de Dios y al prójimo, convertir el trabajo en medio de apostolado, dar a lo humano valor divino: ésta es la unidad de vida, sencilla y fuerte, que hemos de tener y enseñar”.

Veracidad: Es la conformidad de la palabra con la idea del que habla, o sea, la expresión sincera de lo que uno siente en su interior. Virtud que inclina a decir siempre la verdad y a manifestarnos tal como somos interiormente.

Virtud: Disposición estable para obrar bien, según lo que constituye al hombre.

Visión beatífica: Es la contemplación cara a cara de Dios en el Cielo, que hace al hombre eternamente feliz.

Visión sobrenatural: Vivir con los ojos puestos en la eternidad a la que nos encaminamos, sin dejarnos deslumbrar por los espejuelos de los temporal. Procura ver con los ojos de Cristo todas las situaciones.

Veracidad: Es la virtud que consiste en mostrarse veraz en los propios actos y en decir verdad en sus palabras, evitando la duplicidad, la simulación y la hipocresía. La verdad como rectitud de la acción y de la palabra humana, tiene por nombre veracidad, sinceridad o franqueza.

Vocación: Llamamiento de Dios. Invitación dirigida al hombre a seguir a Jesús y oír el Evangelio. La vocación a la santidad es universal. Pero también hay llamamientos o vocaciones particulares que Dios dirige a algunos hombres para que vivan una entrega más específica.

Plantas medicinales

Plantas medicinales Antiheméticas: Plantas que sirven para calmar los vómitos: Albahaca, Angélica, Hinojo, Menta, Milenrama, Muérdago.

Antiespasmódicas: Plantas que sirven para calmar los espasmos o los desórdenes nerviosos: Manzanilla, Menta, Milenrama.

Astrigentes: Plantas que contraen o estrechan los tejidos orgánicos: Bolsa de pastor, Eucalipto, Gayuba.

Béquicas: Plantas que son eficaces para curar la tos: Milenrama, Tomillo, Violeta, Malva.

Calmantes: Plantas que atenúan el dolor o lo vuelven insensible: Árnica, Malva, Tilo, Valeriana.

Carminativas: Plantas que favorecen la expulsión de gases producidos en el tubo digestivo: Albahaca, Angélica, Boldo, Comino, Hinojo, Menta, Toronjil.

Cicatrizantes: Plantas que sirven para completar la curación de llagas o heridas: Berro, Bolsa de pastor, Llantén.

Depurativas: Plantas que sirven para limpiar o depurar la sangre: Abedul. Abeto, Agracejo, Angélica, Bardana, Grama, Guayaco, Siete sangrías, Zarzaparrilla.

Desinfectantes: Eucalipto, Limón.

Disolventes: Plantas que disuelven el moco, las flemas y otras anormalidades similares: Grama, Orégano, Tilo.

Drásticas: Plantas que operan como purgantes eficaces: Aloe, Lino.

Emenagogas: Las plantas que provocan las reglas menstruales: Ajenjo, Angélica, Comino, Enula, Hinojo, Ruda.

Emolientes: Todo lo que sirve para ablandar una dureza o tumores. Pueden ser cataplasmas de linaza, o las siguientes plantas: Aloe, Árnica, Malva, Orégano, Regaliz, Saúco, Violeta.

Estimulantes: Plantas que sirven para avivar (estimular) la actividad vital del organismo: Albahaca, Angélica, Berro, Menta, Tilo.

Expectorantes: Plantas que sirven para arrancar y arrojar por la boca las flemas y secreciones que se depositan en los órganos respiratorios: Abeto.

Febrífugas: Plantas que calman la fiebre: Acebo, Agracejo, Eucalipto.

Hemostáticas: Plantas que se emplean para contener las hemorragias: Bolsa de pastor, Cola de Caballo, Muérdago.

Insecticidas: Plantas que matan insectos: Acebo, Ajenjo, Eucalipto, Artemisa.

Laxantes: Plantas que hacen mover el vientre: Sen (hojas), Lino.

Resolotivas: Plantas que hacen cesar una inflamación insensiblemente y sin supuración: Aloe saponaria.

Sedativas: Plantas que tienen la virtud de calmar o sosegar: Espliego, Ortiga, Valeriana.

Sudoríficas: Plantas que provocan la transpiración del cuerpo a través de la piel: Acebo, Albahaca, Borraja, Manzanilla, Saúco, Tilo, Violeta, Zarzaparrilla.

Tónicas: Que vigorizan: Berro, Cálamo, Enula, Eucalipto, Genciana, Grama, Menta, Orégano, Tilo.

Vulnerarias: Plantas que curan llagas o heridas: Aloe saponaria, Llantén.

Tomado de www.inicia.es/de/buzoncatolico

Ernestina de Champourcín

ALMAS QUE yo sepa anularme cuando las tenga cerca. Que te escuchen a Ti en mi palabra lenta, y que logren captarte en mis torpes ideas.

Que yo sepa borrarme.

Dame una transparencia impregnada de Ti, donde lo mío sea reflejo de lo tuyo; y donde sólo sientan Tu voz y Tu llamada.

Haz que mi yo se muera para que nazcas Tú… cuando las tengo cerca.

PORQUE lo quiero todo ya apenas quiero nada. Voluntad de no ir donde lo fácil llama, de evitar la ribera donde el sentido basta. ¡Qué hondo no querer, qué absoluta desgana, qué desviar lo inútil arrancándole al alma el último asidero y hasta esa luz prestada que le roba a lo oscuro su claridad intacta! Porque lo quiero todo ya apenas quiero nada.

Terminología económica

INFLACIÓN Se llama “inflación” al aumento notable y persistente de los precios. La inflación se suele medir, por lo general, por un baremo del Estado que es el “Indice de Precios al Consumo” (IPC) y que se da a conocer cada mes. En este índice es donde se ve el coste de la vida.

LIQUIDACIÓN Es vender todas las existencias , por distintas razones, de un producto determinado.La duración máxima de este tipo de ventas es de tres meses, salvo en el caso de cese total de la actividad, en que se permite prolongar su duración durante un año.

MIBOR Este término viene del inglés (Madrid Interbanking Offered Rate), para definir el tipo medio de las operaciones que se realizan en el mercado interbancario, es decir, el tipo a que se prestan el dinero entre sí algunos bancos y cajas, cooperativas de crédito, crédito oficial y algunas otras entidades.

En Francia se llama PIBOR y en el Reino Unido LIBOR.

OPA Muchas veces oímos que tal entidad ha sacado una OPA, incluso hablan en algunas ocasiones de “OPA hostil”.

OPA significa “Oferta Pública de Acciones”. Esta oferta la hace algún inversor interesado en adquirir la totalidad de las acciones de una sociedad o un paquete importante de estas acciones.

Las OPA´s proliferan en mercados bajistas ya que el precio de la acción resulta barato para un posible comprador que quiere hacerse con el control o que quiere aumentar su participación en una sociedad.

PROMOCIONES Las ventas en promoción u oferta son las que se realizan a precios inferiores o condiciones más favorables a las habituales a fin de potenciar la venta de ciertos productos, los cuales no deben estar deteriorados.

REBAJAS La venta de artículos que se venden en el mismo establecimiento con la misma calidad pero a menor precio. Duran como mínimo una semana y como máximo dos meses, de acuerdo con lo que decida cada empresa según las fechas indicadas por cada comunidad. Los productos que se ofrezcan como rebajas tienen que haber estado expuestos al público, como mínimo un mes antes del comienzo de las rebajas.

RENTIG, LEASING “Renting” es un alquiler a largo plazo. También le llamamos “Leasing” (se pronuncia “lísin”). Con el leasing puedes disfrutar de electrodomésticos, coches, material de oficina, ordenadores, televisores, videos, lavadoras, etc. etc. Con este sistema pagas una cuota al mes durante un número determinado de meses o años sin pagar reparaciones y sin obligación de comprar el aparato. Cuando termina el contrato de alquiler (normalmente a los cuatro años), el usuario se puede quedar con el aparato en propiedad por muy poco dinero más. En el caso de que no le interese, lo puede devolver a la empresa sin pagar nada. Ventajas del leasing: dispones a aparatos nuevos por una pequeña cantidad mensual. no te tienes que preocupar del mantenimiento ni reparaciones. interesante para personas que no pueden hacer un gran gasto en un momento determinado. A tener en cuenta en el leasing: A largo plazo, si te decides por comprar el aparato, te puede salir hasta un 50% más caro.

SALDOS Los productos que están deteriorados, en desuso o que ha pasado su tiempo, y que se ponen a la venta a menor precio. Estos productos deben haber pertenecido al comerciante como mínimo desde seis meses antes de que se ofrezcan como saldo.

TAE Cuando vemos algún anuncio de un producto bancario, sea un préstamo, una cuenta o depósito bancario, etc. frecuentemente nos aparece estas letras “TAE” y le sigue una cantidad determinada.¿Qué es esto del TAE? La palabra TAE significa “Tipo Anual Efectivo” que es lo que realmente acaba pagando una persona que solicite, por ejemplo, un préstamo. Los bancos tienen varios tipos de interés que ofrece a sus clientes, pero quizá el más certero sea el TAE.

Antes el TAE se reservaba para los créditos, actualmente se aplica también el TAE a las cuentas y depósitos. Cuando se aplica el TAE a estos productos de pasivo, significa lo que efectivamente cobraremos nosotros por nuestro dinero.

Especialidades médicas

– Anestesistas: Eligen y administran la anestesia durante la cirugía y te controlan durante la operación. – Cardiólogos: Diagnostican y tratan problemas cardiacos y de los vasos sanguíneos. – Cirujanos: Diagnostican y operan muchas partes del cuerpo y normalmente se especializan en una: por ejemplo, neurocirugía, cirugía del ojo o cirugía gastrointestinal. – Dermatólogos: Diagnostican y tratan problemas de la piel. – Endocrinólogos: Se especializan en las enfermedades de las glándulas productoras de hormonas, como la diabetes, y también tratan trastornos de la tiroides y las glándulas suprarrenales. – Fisioterapeutas: Coordinan muchos aspectos de la rehabilitación física después de una enfermedad o lesión. – Gastroenterólogos: Diagnostican y tratan trastornos del aparato digestivo (esófago, estómago, intestinos, vesícula biliar, páncreas). – Geriatras: Médicos internistas especializados en pacientes de más de 65 años. – Ginecólogos: Diagnostican y tratan trastornos del sistema reproductor femenino. – Hematólogos: Diagnostican y tratan trastornos de la sangre. – Internistas: Diagnostican y tratan (aunque no quirúrgicamente) los trastornos internos. – Nefrólogos: Diagnostican y tratan trastornos no quirúrgicos de los riñones. – Neumólogos: o médicos del tórax se especializan en enfermedades de la tráquea, de los bronquios y de los pulmones. – Neurólogos: Diagnostican y tratan los trastornos del cerebro y el sistema nervioso, incluida la médula espinal y los nervios. – Oncólogos: Diagnostican el cáncer y recomiendan el tratamiento apropiado. Los oncólogos radiológos se especializan en el uso de radiación para controlar el cáncer. – Oftalmólogos: Diagnostican y tratan trastornos de los ojos. – Otorrinolaringólogos: (también conocidos como médicos de oído, nariz y garganta) tratan estas zonas. – Psiquiatras: Diagnostican y tratan las enfermedades mentales, de comportamiento y emocionales. – Radiólogos: Realizan e interpretan radiografías, tomografías y ecografías para así diagnosticar posibles problemas médicos. – Urólogos: Diagnostican y tratan las enfermedades del aparato urinario que tienen un tratamiento quirúrgico y, en los hombres, problemas de los órganos reproductores. Los uroginecólogos se especializan en problemas urinarios que afectan a las mujeres.

Tomado de www.inicia.es/de/buzoncatolico

José Luis Martín Descalzo, “Glosa sobre los 10 Mandamientos”

1. Amarás a Dios. Lo amarás sin retóricas, como a tu padre, como a tu amigo. No tengas nunca una fe que no se traduzca en amor. Recuerda siempre que tu Dios no es una entelequia, un abstracto, la conclusión de un silogismo, sino Alguien que te ama y a quien tienes que amar. Sabe que un Dios a quien no se puede amar no merece existir. Lo amarás como tú sabes: pobremente. Y te sentirás feliz de tener un solo corazón y de amar con el mismo a Dios, a tus hermanos, a Mozart y a tu gata. Y, al mismo tiempo que amas a Dios, huye de todos esos ídolos de nuestro mundo, esos ídolos que nunca te amarán pero podrán dominarte: el poder, el confort, el dinero, el sentimentalismo, la violencia. 2. No usarás en vano las grandes palabras: Dios, Patria, Amor. Tocarás esas grandes realidades de año en año y con respeto, como la campana gorda de una catedral. No la uses jamás contra nadie, jamás para sacar jugo de ellas, jamás para tu propia conveniencia. Piensa que utilizarlas como escudo para defenderte o como jabalina para atacar es una de las formas más crueles de la blasfemia. 3. Piensa siempre que el domingo está muy bien inventado, que tú no eres un animal de carga creado para sudar y morir. Impón a ese maldito exceso de trabajo que te acosa y te asedia algunas pausas de silencio para encontrarte con la soledad, con la música, con la Naturaleza, con tu propia alma, con Dios en definitiva. Ya sabes que en tu alma hay flores que sólo crecen con el trabajo. Pero sabes también que hay otras que sólo viven en el ocio fecundo. 4. Recuerda siempre que lo mejor de ti lo heredaste de tu padre y de tu madre. Y, puesto que no tienes ya la dicha de poder demostrarles tu amor en este mundo, déjales que sigan engendrándote a través del recuerdo. Tú sabes muy bien, que todos tus esfuerzos personales jamás serán capaces de construir el amor y la ternura que te regaló tu madre y la honradez y el amor al trabajo que te enseñó tu padre. 5. No olvides que naciste carnívoro y agresivo y que, por tanto, te es más fácil matar que amar. Vive despierto para no hacer daño a nadie, ni a las personas, ni animal, ni a cosa alguna. Sabes que se puede matar hasta con negar una sonrisa y que tendrás que dedicarte apasionadamente a ayudar a los demás para estar seguro de no haber matado a nadie. 6. No aceptes nunca esa idea de que la vida es una película del Oeste en la que el alma sería el bueno y el cuerpo el malo. Tu cuerpo es tan limpio como tu alma y necesita tanta limpieza como ella. No temas, pues, a la amistad, ni tampoco al amor: ríndeles culto precisamente porque les valoras. Pero no caigas nunca en esa gran trampa de creer que el amor es recolectar placer para ti mismo, cuando es transmitir alegría a los demás. 7. No robarás a nadie su derecho a ser libre. Tampoco permitirás que nadie te robe a ti la libertad y la alegría. Recuerda que te dieron el alma para repartirla y que roba todo aquel que no la reparte, lo mismo que se estancan y se pudren los ríos que no corren. 8. Recuerda que, de todas tus armas, la más peligrosa es la lengua. Rinde culto a la verdad, pero no olvides dos cosas: que jamás acabarás de econtrarla completa y que en ningún caso debes imponerla a los demás. 9. No desearás la mujer de tu prójimo, ni su casa, ni su coche, ni su vídeo, ni su sueldo. No dejes nunca que tu corazón se convierta en un cementerio de chatarra, en un cementerio de deseos estúpidos. 10. No codiciarás los bienes ajenos ni tampoco los propios. Sólo de una cosa puedes ser avaro: de tu tiempo, de llenar de vida los años poco o muchos que te fueran concedidos. Recuerda que sólo quienes no desean nada lo poseen todo. Y sábete que, ocurra lo que ocurra, nunca te faltarán los bienes fundamentales: al amor de tu Padre, que está en los cielos, y la fraternidad de tus hermanos, que están en la tierra. Tomado de "Razones para la esperanza", Ed. Atenas.

Terminología jurídica

Terminología jurídica Documentos administrativos Acta (notarial): Es la constancia escrita de lo tratado en una reunión. Si esa acta se hace ante notario, sería un «acta notarial».

Autorización: Es la delegación que se hace por escrito a otra persona para que te represente.

Bando: Es una exhortación del alcalde sus vecinos.

Cédula: Permiso para utilizar una vivienda.

Certificado: Comprobación de hechos por una institución.

Contrato: Acuerdo entre dos partes sobre compra, venta, etc.

Currículum: Exposición sobre la vida, preparación y profesión.

Declaración: Testimonio jurado o prometido ante instituciones.

Denuncia: Es una notificación de haberse infringido alguna norma.

Escritura: Es un contrato público en el que consta la fe notarial.

Informe: Sobre la situación de personas, situaciones o hechos.

Instancia: Solicitud de algo a alguna institución pública.

Memorando: Es un comunicado interno para recordar algo.

Oficio: Es un escrito para notificar, citar o denegar algo.

Recibo: Es una acreditación de un pago, una entrega o una tasa.

Recurso: Es un escrito contra una sentencia o resolución.

Testamento: Es una declaración notarial de la última voluntad.

Documentos procesales Una apelación: Es una alegación contra una sentencia a un superior.

Un auto: Es una resolución judicial de asuntos secundarios.

Una citación: Es un escrito corto que comienza con: ” se hace saber…” Una demanda: Petición hecha en un juicio por un litigante.

Una diligencia: Notas en documentos para tramitar.

Un edicto: Aviso de un tribunal u organismo público.

Un exhorto: Es un escrito de un juez a otro para que actúe.

Un requerimiento: Es un aviso bajo fe notarial.

Una sentencia: Es un escrito procesal resuelto por tribunales de justicia.

Un suplicatorio: Es un oficio de un juez al Parlamento.

Documentos legales Ley: Es una disposición de máximo rango, votada por el Parlamento y sancionada por el Rey.

Real Decreto: Similar a la ley, pero resuelta por el Consejo de Ministros.

Decreto-Ley: Es el Gobierno quien la realiza y la propone para su aprobación en el Parlamento.

Orden Ministerial: Son las órdenes emanadas de los distintos ministerios.

Resolución: Son las dictaminadas por los directores generales, subsecretarios y alcaldes.

Circular: Son los escritos realizados por los directores generales a sus subordinados.

Reglamento: Son el conjunto de reglas que se hacen para aplicar una ley.

Instrucción: Son las normas para el funcionamiento de departamentos.

Algunos datos inútiles

El 16% de las mujeres nacen rubias, y 33% de las mujeres son rubias.

El sol libera mas energía en un segundo que toda la energía consumida por la humanidad desde su inicio.

Napoleón Bonaparte calculo que las piedras utilizadas en la construcción de las pirámides de Egipto, serían suficientes para construir un enorme muro alrededor de Francia.

La letra “J”, es la única letra que no aparece en la tabla periódica.

La manera mas fácil de diferenciar un animal carnívoro de un herbívoro es por sus ojos. Los carnívoros (perros, leones) los tienen al frente de la cabeza, lo que les facilita localizar su alimento. Los herbívoros los tienen a los lados de la misma (aves, conejos), lo que les ayuda a detectar la aproximación de un posible depredador.

Una persona parpadea aproximadamente 25 mil veces por semana.

Los CDs fueron diseñados para recibir 72 minutos de música porque esa es la duración de la Novena Sinfonía de Beethoven. Está probado que el cigarro es la mayor fuente de investigaciones y estadísticas.

Los relámpagos matan más que las erupciones volcánicas y los terremotos.

El material más resistente creado por la naturaleza es la tela de Araña.

El nombre HAL, del computador de la película “2001, una Odisea en el Espacio” no fue escogido por casualidad. Esta formado por las letras inmediatamente anteriores a las que forman la palabra IBM.

El horno de micro-ondas surgió cuando un investigador estudiaba las micro-ondas y noto que éstas habían derretido el chocolate que tenía en la bolsa.

Los rusos atienden el teléfono diciendo “Estoy oyendo” 15% de las mujeres americanas se mandan flores a si mismas en el día de los enamorados.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, en el directorio telefónico de New York había 22 Hitlers. Para el final de la guerra no había ninguno.

Si se erradicaran las enfermedades cardíacas, el cáncer y la diabetes, la expectativa de vida del hombre sería de 99.2 años.

La hija de Shakespeare era analfabeta.

Antes del 1800, los zapatos para el pie izquierdo y derecho eran iguales.

Einstein nunca fue un buen alumno, y ni siquiera hablaba bien a los 9 años, sus padres creían que era retrasado mental.

El océano Atlántico es más salado que el Pacífico.

El elefante es el único animal con 4 rodillas.

Una gota de petróleo es capaz de convertir 25 litros de agua potable en NO potable.

Cada año, el 98% de los átomos del cuerpo humano son sustituidos.

Las ovejas no beben agua en movimiento.

Su cabello crece mas rápido durante la noche, y usted pierde en promedio 100 pelos por día.

Las hormigas no duermen.

Los ratones no vomitan Las caricaturas del Pato Donald fueron vetadas en Finlandia porque éste no usaba pantalón.

Un estornudo viaja en tu boca a 965 Km/hr.

Solo existen tres animales con lengua azul: el perro Chow Chow, el lagarto lengua-azul y el oso negro.

100 tazas de café tomadas en un lapso de cuatro horas, técnicamente pueden causar la muerte.

Un kilo de papas fritas cuesta 200 veces lo que vale un kilo de patatas.

La gente rubia tiene más pelo que la gente de pelo oscuro.

En la ciudad de Los Ángeles hay más automóviles que gente.

Investigaciones dan como resultados, que los insectos son atraídos por personas que acababan de comer plátano.

Cuando Bugs Bunny apareció por primera vez en 1935, este se llamaba Happy Rabbit.

El estado norteamericano con mas parques nacionales es Alaska, con 8.

Todas las góndolas en Venecia, Italia, deben pintarse en color negro, excepto las que pertenecen a altos oficiales.

La primera película en tener una segunda parte fue King Kong, de 1933. La secuela se llamaba El hijo de Kong y salió en el mismo año El pez del Capitán Jean-Luc Picard de Star Trek se llama Livingston.

Se puede descubrir el sexo de una tortuga, sólo por el sonido que hace: El macho gruñe, la hembra sisea.

El nombre más común del mundo es Mohammed.

Napoleón Bonaparte nació solo con 26 dientes.

El número de placa de Harry El Sucio ( Dirty Harry) es 2211.

El 16 de diciembre de 1811 un terremoto hizo que las aguas del río Mississippi se corrieran en sentido contrario.

En Estados Unidos hay más flamingos de plástico que de carne y hueso.

El alimento favorito de las cucarachas es el pegamento que se utiliza en el reverso de las estampillas.

La ciudad de Estambul es la única en el mundo cuyo territorio se encuentra en dos continentes distintos a la vez: Europa y Asia.

El peso promedio de un iceberg es de 20.000.000 de toneladas.

El nombre original de Luke Skywalker era Starkiller (Asesino de estrellas), pero para que sonara menos violento se lo cambiaron. El escudo de Colombia tiene incluido el mapa de Panamá La velocidad de escape de la gravedad de la tierra es de 11.7 Km. por segundo Los gatos y los perros, al igual que los humanos, pueden ser zurdos o derechos.

Los hombres utilizan un promedio de 15,000 palabras por día, las mujeres 30,000.

Los meses que empiezan en lunes siempre tendrán un Viernes 13.

Los pingüinos no vuelan … por que tienen frío.

Las olimpiadas pasadas fueron en Atlanta.

El collar de la rana René tiene 9 picos En Fantasía la película de Disney, el hechicero se llama Yensid. O sea Disney deletreado al revés.

La botella de Coca Cola era originalmente verde.

Es posible hacer que una vaca suba escaleras pero no que las baje..

El alfabeto hawaiano tiene 12 letras.

American Airlines se ahorro $40,000 en 1987 eliminando una aceituna de cada ensalada que sirvió.

La ciudad con mas Rolls Royce per capita es Hong Kong.

El estado americano con el mas alto porcentaje de gente que camina es Alaska.

El porcentaje de África que es salvaje: 28%. El porcentaje de Norteamérica que es salvaje: 38%.

Porcentaje de hombres norteamericanos que dicen que se casarían con la misma mujer si lo tuvieran que hacer otra vez: 80%.

Porcentaje de mujeres norteamericanas que dicen que se casarían con el mismo hombre si lo tuvieran que hacer otra vez: 50%.

Numero de personalidades que se encuentra en aviones a cualquier hora del dia: 61.000.

Costo de mantener a un perro hasta la edad de 11 anos: $6.400 Porcentaje de norteamericanos que han visitando Disneylandia o Disney World: 70%.

Vida promedio de una pelota de béisbol en un partido profesional: 7 lanzamientos.

La gente inteligente tiene mas zinc y cobre en su cabello.

Los padres mas jóvenes tenían 8 y 9 años y vivieron en China en1910.

Islandia consume mas Coca Cola per capita que ningún otro país en el mundo.

Elche consume mas Coca Cola per capita que ninguna otra ciudad en el mundo.

La primera novela que se escribió en una maquina de escribir: “Tom Sawyer”.

El graznido de un pato (cuac, cuac) no hace eco y nadie sabe porque.

Los tranvías de San Francisco son el único monumento nacional móvil de USA.

La razón por la que las escaleras en las estaciones de bomberos son circulares es por los años en los que los caballos tiraban de las máquinas estaban en el establo, en el piso inferior, y aprendían a subir las escaleras rectas.

Cada rey de las cartas representa a un gran rey de la historia. Picas: Rey David, Tréboles: Alejandro Magno. Corazones: Carlomagno, Diamantes: Julio Cesar.

111.111,111 x 111.111,111 = 12.345.678.987,654321 En las estatuas de una persona a caballo, si el animal tiene las dos patas al aire, la persona murió en combate. Si tiene una de las patas delanteras elevadas, la persona murió de heridas recibidas en combate. Si el caballo tiene las cuatro patas en el suelo, la persona murió de causas naturales.

Los clanes de hace muchos anos se deshacían de los indeseables quemándoles la casa. Por ello en ingles se le dice al despedir a una persona de su empleo “you”re fired”.

El ojo del avestruz es mas grande que su cerebro.

El vuelo mas largo registrado de un pollo duro 13 segundos.

Según la ley, las carreteras interestatales en Estados Unidos requieren que una milla de cada cinco sea recta. Estas secciones son útiles como pistas de aterrizaje en casos de emergencia y de guerra.

El nombre “jeep” viene de la abreviación que le dio el ejercito americano a “General Purpose vehicle”, G. P. Al pronunciar estas dos letras seguidas en ingles, suena “jeep”.

El Pentágono tiene el doble de baños de los necesarios. Cuando se construyo, la ley requería de un baño para negros y otro para blancos.

Solo una persona entre 2.000 millones vive 116 años o mas.

El nombre Wendy se inventó en el libro “Peter Pan.”.

El corazón humano genera suficiente presión cuando bombea la sangre que podría esparcirla fuera del cuerpo hasta 10 metros de distancia.

Es imposible estornudar con los ojos abiertos.

No te puedes matar conteniendo el aliento por ti mismo.

Es mas probable que una persona muera por un golpe de un corcho de Champagne que por una picadura de una arana venenosa.

Los diestros viven en promedio 9 anos mas que los zurdos.

En el antiguo Egipto, los sacerdotes se arrancaban cada cabello y vello de su cuerpo, incluyendo cejas y pestañas.

Un cocodrilo no puede sacar la lengua.

Lope de Vega

¿Qué tengo yo que mi amistad procuras? ¿Qué tengo yo que mi amistad procuras? ¿Qué interés se te sigue, Jesús mío, que a mi puerta cubierto de rocío pasas las noches del invierno escuras? ¡Oh cuánto fueron mis entrañas duras, pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío, si de mi ingratitud el hielo frío secó las llagas de tus plantas puras! ¡Cuántas veces el Ángel me decía: “Alma, asómate agora a la ventana, verás con cuánto amor llamar porfía”! ¡Y cuántas, hermosura soberana, “Mañana le abriremos”, respondía, para lo mismo responder mañana! Lope de Vega

Felicitar la Navidad en 20 idiomas

1. En árabe: I´D Miilad Said ous Sana Saida. 2. En alemán: Froehliche Weihnachten und ein gluckliches Neues Jahr ! 3. En búlgaro: Vasel Koleda; Tchesti nova godina. 4. En catalán: Bon nadal i felic any nou. 5. En chino: Kung His Hsin Nien Bing Chue Shen Ta. 6. En checo: Prejeme Vam Vesele Vanoce a stastny Novy Rok. 7. En inglés: Merry Christmas & Happy New Year. 8. En euskera: Zorionak eta Urte Berri On. 9. En finlandés: Hyvää Joulua or Hauskaa Joulua. 10. En francés: Joyeus Noël et Bonne Anneé ! 11. En gallego: Bon Nadal e Ano Novo. 12. En griego: Kala Christougenna Kieftihismenos O Kenourios Chronos. 13. En hebreo: Mo´adim Lesimkha. Shana Tova. 14. En irlandés: Nollaig Shona Dhuit. 15. En italiano: Buon Natale e Felice Anno Nuovo. 16. En japonés: Shinnen omedeto. Kurisumasu Omedeto. 17. En coreano: Sung Tan Chuk Ha. 18. En portugués: Boas Festas e um Feliz Ano Novo. 19. En ruso: Pozdrevlyayu s prazdnikom Rozhdestva is Novim Godom. 20. En sueco: God Jul och Gott Nytt Ar Tomado de www.inicia.es/de/buzoncatolico

Otras curiosidades diversas

¿Cuántas personas sacrificó el rey AHUIZOTL en México para la inauguración de un nuevo templo? 80.400 personas. (BC) ¿Por qué es AZUL el cielo? Las partícuas y moléculas que se encuentran en suspensión en la atmósfera actúan de filtro de las radiaciones solares. Los rayos ultravioletas son absorbidos en las capas altas de la atmósfera, que sólo dejan pasar las radiaciones que se encuentran por encima de su longitud de onda; azules y algún violeta tenue, los colores con que usualmente vemos el cielo. Los cambios meteorológicos influyen sobre las radiaciones solares y, por tanto, también en la coloración celeste. Los cielos rojos al atardecer obedecen al mismo fenómeno. (BC) ¿Por qué BOSTEZAMOS? El bostezo es un mecanismo natural de aviso: el organismo necesita reposo o un cambio de actividad. Se produce de modo involuntario, tanto en las personas como en los animales, para indicar que hay necesidad de reponerse mediante el sueño. El sistema nervioso recibe información de cansancio o el aburrimiento que está provocando una disminución de la atención, pérdida de concentración, laxitud muscular… Es entonces cuando entra en juego el sistema nervioso autónomo, responsable de que, de pronto, los ojos se cierren y la boca se abra al máximo, al tiempo que inspira profundamente. Después se produce una pausa en el proceso respiratorio, conocida como apnea, a la que sigue una expiración del aire. Ésta puede ir acompañada de un ruido característico que, en ocasiones, resulta incontrolable. (BC) ¿Por qué nos salen CANAS? La intensidad del color del cabello depende de la presencia de melanina, un pigmento oscuro proudcido por células específicas situadas bajo la epidermis, denominadas melanocitos. Así, las perosnas de piel, ojos y cabellos oscuros producen este pigento natural en mayor cantidad que las de piel blanca, ojos azules y pelo rubio. La capacidad de producir melanina viene determinada genéticamente. Esta es la causa de que a unas personas les aparezcan canas antes que a otras, hecho que puede ir ligado a alteraciones hormonales provocadas por determinados estados emocionales. Sin embargo, es el proceso de envejecimiento es el principal causante de la decoloración del cabello, ya que con la edad los melanocitos pierden la capacidad de seguir produciendo melanina. (BC) ¿Sabías que Charles DARWIN en raras ocasiones utilizó el término “evolución”? Fue popularizado por el sociólogo inglés Herbert Spencer, quien también popularizó la frase “supervivencia del más apto”. (BC) ¿Sabías a qué se debe la denominación de DERECHA E IZQUIERDA de las tendencias políticas? En la Asamblea francesa de 1789, los conservadores se sentaron a la derecha del presidente de ésta y los más radicales lo hicieron a la izquierda. (1de3) ¿Sabías por qué tenemos DÍAS DE 24 HORAS? Los antiguos egipcios tenían un calendario basado en 36 estrellas que aparecían en el firmamento tras la puesta del Sol según iba transcurriendo el año. A lo largo de una noche aparecían doce de estas estrellas y por ello dividieron la noche en doce intervalos. Por similitud hicieron lo mismo con el periodo diurno. (1de3) ¿Por qué recibió Albert EINSTEIN el Premio Nobel de Física en 1921? No fue premiado por su famosa teoría de la relatividad, publicada 16 años antes, sino por su obra, menos conocida, sobre el efecto fotoeléctrico. (BC) ¿Sabías por qué tenemos HORAS DE 60 MINUTOS y minutos de 60 segundos? Los babilonios usaban la base sexagesimal para sus complejos cálculos astronómicos. Cuando el imperio persa ocupó los territorios que habían sido de Alejandro Magno, su uso fue adoptado por los griegos y transmitido al mundo occidental. (1de3) ¿Cuánto duran las HUELLAS DACTILARES? Nos acompañan desde 6 meses antes de nacer hasta 3 meses después de muertos. (BC) ¿Por qué cuando alguien estornuda hay gente que dice “JESÚS”? Se dice que durante la epidemia de peste que hubo en Roma en al año 591, bajo el pontificado de Gregorio I, los afectados morían estornudando, y que de tal circunstancia procede el ¡Dios te bendiga!, que más tarde se simplificaría diciendo ¡Salud!, ¡Jesús! o expresiones semejantes. Avicena, médico y filósofo persa (980-1037), al describir la sintomatología de una epidemia de viruela, decía que un estornudo continuado anuncia por lo general el principio de la enfermedad y, por lo tanto, cuando se oye estornudar a alguien se pide a Dios que aparte el peligro. Para el erudito guipuzcoano Justo Gárate, la salutación tras el estornudo comenzó a utilizarse en África, en el siglo VI, con motivo de la aparición de una epidemia, y fueron los árabes los que propagaron por el mundo la costumbre de invocar a la divinidad. (BC) ¿Sabías que el descubrimiento de Gregorio MENDEL sobre la genética estuvo escrito sin nadie darle importancia durante 33 años? En 1900, tres hombres de ciencia, el Holandés Hugo de Vries, el alemán Karl Correns y el austriaco Erich von Tschermak, “descubrieron”, independientemente, las leyes de la genética. Cada uno al estudiar el trabajo previo sobre el tema, descubrió que Gregorio Mendel había hecho el descubrimiento 33 años antes, y publicaron en revistas científicas, a la vez y por separado, el descubrimiento y quién realmente había sido su descubridor: Gregorio Mendel. (BC) ¿Por qué al dormir, los PÁJAROS no se caen de las ramas? Una especie de sujeción automática permite dormir posados en las ramas sin riesgo de caer al suelo. Mientras el ave mantiene sus patas extendidas, los dedos se encuentran en posición normal. Sin embargo, al detenerse sobre una rama y flexionar el calcaño -zona posterior de la planta del pie-, el tendón que transcurre por la parte trasera de la pata hace que los dedos se replieguen y se aferren a la superficie. Cuando desea abandonar su lugar de descanso, el pájaro salta de la rama, tras liberar el mecanismo de sujeción.

¿Cuál era el verdadero nombre de Pablo PICASSO (1881-1973) según el registro civil? Era Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno Crispín Crispiano de la Santísima Trinidad Ruiz y Picasso. (BC) ¿Por qué los rientales tienen los OJOS RASGADOS? Esta distinción facial propia de los orientales obedece a una necesidad adaptativa para proteger el sistema visual del exceso de luz y de los fuertes destellos – por ejemplo del hielo y de la arena del desierto- que pueden dañar estructuras tan delicadas como la retina. Es por ello que la abertura entre párpado superior y el inferior se hace más estrecha. Popularmente se piensa que el ojo achinado o mongólico, como es conocido, se debe a que el globo ocular posee forma de almendra, algo que es totalmente falso. La fisonomía del ojo mongoloide viene en realidad determinada, además de por la estructura ósea facial, por lo que los antropólogos llaman la brida mongoloide y el repliegue palpebral superior. Este último, que se monta en el párpado superior, está constituido en su parte interna por una bolsita de grasa que hace que el párpado aparezca hinchado y las pestañas más cortas, aunque la longitud de éstas es idéntica a la de las otras razas. La brida mongoloide acentúa aún más la anatomía rasgada del ojo. Se trata de una doblez cutánea que prolonga hacia dentro el repliegue palpebral para cubrir la carúncula lacrimal -pequeña prominencia en el lado interior del ojo-, y desaparece confundiéndose con la piel del rostro. (BC) ¿Por qué se SECA LA BOCA en los momentos de tensión? A todos nos ha sucedido que al someternos a una entrevista o al tener que hacer una exposición en público, de repente, la boca se nos seca. Esta reacción es una respuesta de nuestro organismo ante una situación de peligro. El sistema nervioso autónomo que controla nuestras acciones inconscientes está constituido por el sistema simpático y el parasimpático, que funciona en direcciones opuestas. El último controla la digestión y, por tanto, la secreción de las glándulas salivares. En una situación tensa o de peligro, esta rama nerviosa, por decirlo de alguna manera, se desactiva, y entra en juego el simpático, que prepara el cuerpo para la lucha o la huida. (BC) ¿Sabías el origen del SIGNO @ de los e-mail? Es la abreviación de la preposición latina “ad” (a, hacia, en) realizada por los copistas de la Edad media en un intento de aligerar su tedioso trabajo. En los inicios de Arpanet se recuperó el signo para hacer de enlace natural entre el nombre del usuario y su localización. (1de3) ¿Sabías por qué tomamos las UVAS DE LA SUERTE en Nochevieja? Es una costumbre esclusivamente española y fue ideada en 1909 por los cosecheros para desembarazarse del excedente de aquel año. (1de3) ¿Sabías cómo murió el pintor holandés Vincent VAN GOGH? Murió el 29 de julio de 1890. Sólo tenía 37 años de edad, era muy pobre y desconocido para todo el mundo. Pintó más de 1.700 cuadros en menos de diez años; pero sólo consiguió vender uno de ellos, al precio de 85 dólares. Murió creyendo que era un fracasado. Sin embargo, a pesar de las fluctuaciones de su salud física y mental, su trabajo fue el inicio de una tendencia pictórica que ha ejercido la máxima influencia en el arte moderno. No hace mucho tiempo todavía, uno de sus cuadros se vendió en cincuenta millones de dólares en una sala de subastas. (BC) ¿Por qué los cirujanos visten de VERDE? Las enfermeras siempre han llevado uniforme blanco. Este color es símbolo de pureza y, además, práctico para todo lo referente a la sanidad, ya que delata rápidamente cualquier tipo de suciedad. Los cirujanos también adoptaron el color blanco en la práctica médica, hasta 1941, cuando un médico decidió que el contraste de la sangre con el blanco del uniforme era bastante repulsivo y demasiado gráfico, sin que existiera un motivo que lo justificara. Para reemplazar el color de su ropa de trabajo eligió un verde espinaca que neutralizaba el brillo y el contraste de la sangre roja. Al final de la Segunda Guerra Mundial cambió la iluminación de las salas de operaciones, y la mayoría de los cirujanos optaron por un verde más difuso. En la actualidad, se utiliza un tipo azul con gran contenido de gris. La razón reside en que este nuevo color resalta mejor en los monitores de video, con los que los estudiantes siguen intervenciones para aprender las distintas técnicas de cirugía. (BC) ¿Por qué algunos niños del Tercer Mundo tienen el VIENTRE hinchado? El vientre inflamado que presentan muchos niños del Tercer Mundo es uno de los síntomas de una terrible enfermedad que aparece en los infantes que ingieren una dieta desiquilibrada, carente de proteínas y vitaminas, y que mata a la mitad de los niños que la padecen. Nos referimos al kwashiorkor, un mal que se ceba principalmente en los pequeños que viven en áreas en las que hay hambre, sequía o guerras. El kwashiorkor aparece generalmente cuando la madre desteta muy pronto a su hijo y la leche materna, rica en aminoácidos, grasas e hidratos de carbono necesarios para el desarrollo, se sustituye por una dieta a base exclusivamente de cereales, como arroz o tapioca. Estos alimentos son ricos en almidón, pero carecen de las vitales proteínas y vitaminas. En un plazo que no pasa de medio año, empiezan a aparecer en el niño los primeros signos de la enfermedad. Falta de vitalidad, apatía, indiferencia, delgadez, extrañas erupciones en la piel y enrojecimiento del cabello son los más característicos. El vientre abombado es una evidencia de la debilidad de la musculatura del abdomen, la presencia de un higado inflamado y el exceso de agua corporal ocasionado por la deficiencia de proteínas. (BC) (BC): Tomado de www.inicia.es/de/buzoncatolico (1de3): Tomado de http://personal5.iddeo.es/haro/1de3

Madre Teresa de Calcuta

Haznos dignos

Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que tenga necesidad de alimento. Cuando tenga sed, mándame a alguien que necesite de bebida. Cuando tenga frío, mándame a alguien para que lo abrigue. Cuando tenga un disgusto, ofréceme alguien para que lo consuele. Cuando mi cruz se vuelva pesada, hazme compartir la cruz de otro. Cuando me sienta pobre, condúceme hasta alguien que esté necesitado. Cuando tenga tiempo, dame alguien a quien pueda ayudar unos momentos. Cuando me sienta humillado, haz que tenga a alguien a quien alabar. Cuando esté desanimado, mándame a alguien a quien dar ánimos. Cuando sienta necesidad de comprensión de otros, mándame a alguien que necesite de la mía. Cuando necesite que se ocupen de mí, mándame a alguien de quien tenga que ocuparme. Cuando pienso sólo en mí mismo, atrae mi atención sobre otra persona. Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos que, en todo el mundo, viven y mueren pobres y hambrientos.

Enseñarás a volar

Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo. Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño. Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida. Sin embargo, en cada vuelo, en cada vida, en cada sueño, perdurara siempre la huella del camino enseñado.

Mujer

Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años… Pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tienen edad. Tu espíritu es el plumero de cualquier telaraña. Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida. Detrás de cada logro, hay otro desafío. Mientras estés viva, siéntete viva. Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo. No vivas de fotos amarillas… Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el acero que hay en ti. Haz que, en vez de lástima, te tengan respeto. Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. ¡Pero nunca te detengas!

Consejos de la Madre Teresa de Calcuta

Duele amar a alguien y no ser correspondido, pero lo mas doloroso es amar a alguien, y nunca encontrar el valor para decirle a esa persona lo que sientes, tal vez Dios quiere que conozcamos a unas cuantas personas equivocadas antes de conocer a la persona correcta, para que al fin, cuando la conozcamos, sepamos ser agradecidos por ese maravilloso regalo. Una de las cosas mas tristes de la vida es cuando conoces a alguien que significa todo y solo por darte cuenta que al fin no es para ti y lo tienes que dejar ir. Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra puerta que no vemos se ha abierto frente a nosotros. Es cierto que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, pero tambien es cierto que, no sabemos lo que hemos estado perdiendo hasta que lo encontramos. Darle a alguien todo tu amor nunca es seguro de que amarán de regreso, pero no esperes que te amen de regreso, solo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona, pero si no crece, sé feliz porque creció en el tuyo. Hay cosas que te encantaría oír, y que nunca escucharás de la persona que te gustaría que te las dijera, pero no seas tan sordo para no oír las de aquel que las dice desde su corazón. Nunca digas adiós si todavía quieres tratar, nunca te des por vencido si sientes que puedes seguir luchando. Nunca le digas a una persona que ya no la amas si no puedes dejarla ir. El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado, a aquel que aun cree, aunque antes haya sido traicionado, aquel que todavía necesite amar, aunque haya sido lastimado y aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo. El principio del amor es dejar que aquellos que conocemos sean ellos mismos y no tratarlos de voltear con nuestra propia imagen, porque entonces solo amaremos el reflejo de nosotros mismos en ellos. No vayas por el exterior, este te puede engañar. No te vayas por las riquezas porque aun eso se pierde, ve por alguien que te haga sonreir, porque toma tan sólo una sonrisa para hacer que un dia oscuro brille. Espero encuentres a aquella persona que te haga sonreir… Hay momentos en los que extrañas a una persona tanto en sueños, que quieres sacarlos de tus sueños y abrazar con todas tus fuerzas. Espero que sueñes con ese alguien especial y que ese alguien especial sueñe lo que quieres soñar. Ve por donde quieres ir. Se lo que quieres ser, porque tienes tan sólo una vida y una oportunidad para hacer todo lo que quieras hacer. Espero que tengas suficiente felicidad para hacerte dulce, suficientes pruebas para hacerte fuerte, suficiente dolor para mantenerte humano, suficiente esperanza para ser feliz, las personas más felices no siempre tienen lo mejor de todo. La felicidad espera aquellos que lloran, aquellos que han sido lastimados, aquellos que buscan, aquellos que tratan, porque sólo ellos pueden apreciar la importancia de las personas que han tocado sus vidas. No puedes ir feliz por la vida hasta que dejes ir tus fracasos pasados y los dolores de tu corazón.

De todos modos

Si las personas son irrazonables, inconsecuentes y egoístas, ámalas de todos modos. Si haces el bien, te acusaran de tener oscuros motivos egoístas, haz el bien de todos modos. Si tienes éxito y te ganas falsos amigos y enemigos verdaderos, lucha de todos modos. El bien que hagas hoy será olvidado mañana, haz el bien de todos modos. La sinceridad y la franqueza te hacen vulnerables, se sincero y franco de todos modos. Lo que has tardado años en construir puede ser destruido en una noche, vuélvelo a construir de todos modos. Alguien que necesita ayuda de verdad puede atrasarte si le ayudas, ayúdale de todos modos. Da al mundo lo mejor que tienes y te golpearan a pesar de ello, da al mundo lo mejor que tienes de todos modos, Dios conoce nuestras debilidades y nos ama de todos modos. El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.  

Siempre ten presente que…

La piel se arruga, El pelo se vuelve blanco, Los días se convierten en años… Pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tienen edad. Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña. Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida Detrás de cada logro, hay otro desafío. Mientras estés vivo, siéntete vivo. Si extrañas lo que hacías vuelve a hacerlo. No vivas de fotos amarillas… Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti. Haz que en vez de lástima, te tengan respeto. Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. Pero nunca te detengas!!!

Alegría: corazón que arde

Un corazón lleno de alegría es resultado de un corazón que arde de amor. La alegría no es solo cuestión de temperamento, siempre resulta difícil conservar la alegría, y eso es motivo mayor para tratar de adquirirla y de hacerla crecer en nuestros corazones. La alegría es oración; la alegría es fuerza; la alegría es amor. Da más quien da con alegría. A los niños y a los pobres, a todos los que sufren y están solos, bríndales siempre una sonrisa alegre; no solo les brindes tus cuidados sino también tu corazón. Tal vez no podamos dar mucho, pero siempre podemos brindar la alegría que brota de un corazón lleno de amor. Si tienes dificultades en tu trabajo y si las aceptas con alegría, con una gran sonrisa, en este caso, como en muchas otras cosas, verás que tu bien si funciona. Además, la mejor manera de mostrar tu gratitud está en aceptar todo con alegría. Si tienes alegría, esta brillara en tus ojos y en tu aspecto, en tu conversación y en tu contento. No podrás ocultarla por que la alegría se desborda. La alegría es muy contagiosa. Trata, por tanto, de estar siempre desbordando de alegría donde quiera que vayas. La alegría, ha sido dada al hombre para que se regocije en Dios por la esperanza del bien eterno y de todos los beneficios que recibe de Dios. Por tanto, sabrá como regocijarse ante la prosperidad de su vecino, como sentirse descontento ante las cosas huecas. La alegría debe ser uno de los pivotes de nuestra existencia. es el distintivo de una personalidad generosa. en ocasiones, también es el manto que cubre una vida de sacrificio y entrega propia. La persona que tiene este don muchas veces alcanza cimas elevadas. El o ella es como el sol en una comunidad. Deberíamos preguntarnos: "¿En verdad he experimentado la alegría de amar?" el amor verdadero es un amor que nos produce dolor, que lastima y, sin embargo, nos produce alegría. Por ello debemos orar y pedir valor para amar. Quien Dios te devuelva en amor todo el amor que hayas dado y toda la alegría y la paz que hayas sembrado a tu alrededor, en todo el mundo.

Cuestionario a la Madre Teresa

¿Cuál es el día más bello? Hoy. ¿Cuál es la cosa más fácil? Equivocarse. ¿Cuál es el obstáculo más grande? El Miedo. ¿Cuál es el mayor error? Abandonarse. ¿Cuál es la raíz de todos los males? El egoísmo. ¿Cuál es la distracción más bella? El trabajo. ¿Cuál es la peor derrota? El desaliento. ¿Quiénes son los mejores profesores? Los niños. ¿Cuál es la primera necesidad? Comunicarse. ¿Qué es lo que hace más feliz? Ser útil a los demás. ¿Cuál es el misterio más grande? La muerte. ¿Cuál es el peor defecto? El mal humor. ¿Cuál es la persona más peligrosa? La mentirosa/o. ¿Cuál es el sentimiento más ruin? El rencor. ¿Cuál es el regalo más bello? El perdón. ¿Qué es lo más imprescindible? El hogar. ¿Cuál es la ruta más rápida? El camino r.ecto ¿Cuál es la sensación más grata? La paz interior. ¿Cuál es el resguardo más eficaz? El optimismo. ¿Cuál es el mayor satisfacción? El deber cumplido. ¿Cuál es la fuerza más potente del mundo? La fe. ¿Quiénes son las personas más necesarias? Los padres. ¿Cuál es la cosa más bella de todas? El amor.

Irradiar a Cristo

¡Oh Jesús!, Ayúdame a esparcir tu fragancia donde quiera que vaya. Inunda mi alma de tu espíritu y vida. Aduéñate tan por completo de mí, que toda mi vida sea una irradiación de la tuya. Ilumina por mi medio y de tal manera toma posesión de mí, que cada alma con la que yo entre en contacto pueda sentir tu presencia en mi alma. Que al verme no me vea a mí sino a Ti en mí. Permanece en mí. Así resplandeceré con tu mismo resplandor, y que mi resplandor sirva de luz para los demás, Mi luz toda de Ti vendrá, Jesús; ni el más leve rayo será mío. Serás Tú el que iluminarás a otros por mi medio. Sugiéreme la alabanza que más te agradara, iluminando a otros a mi alrededor. Que no lo pregone con palabras sino con mi ejemplo, con el influjo de lo que yo lleve a cabo, con el destello visible del amor que mi corazón saca de Ti. Amén.

Pensamientos de la Madre Teresa de Calcuta

1.- Nadie mejor que María aprendió la lección de la humildad. Ella era la esclava del Señor y por haberse vaciado totalmente de sí misma, Dios la colmó de su gracia. "Llena de gracia" quiere decir llena de Dios. Una esclava se pone a disposición de alguien, en plena fidelidad y con total alegría y se siente perteneciente a ese alguien sin reserva de ninguna naturaleza. Es este precisamente uno de los objetivos que animan el espíritu de nuestra Congregación. Un completo abandono: estar a disposición incondicional de Dios, para que podamos ser empleadas por Él como bien le plazca, para ser sus esclavas, sintiendo que le pertenecemos por entero. 2.- Nunca debemos creernos indispensables. Dios tiene sus caminos y sus maneras… El puede permitir que todo marche al revés aun en manos de la hermana más bien dotada. Dios no mira más que su amor. Bien ustedes pueden trabajar hasta el agotamiento, incluso matarse trabajando pero si su trabajo no está tejido por el amor, resulta inútil. ¡Dios no tiene ninguna necesidad de sus obras! 3.- Si no se aman unos a otros, ¿cómo entonces, podrán amar a Jesucristo? ¿Cómo podrán los demás ver en ustedes a Jesús? He aquí el motivo por el cual, para poder ver a Jesús, se necesita un corazón puro. Amarse unos a otros. Esto es todo lo que Jesús vino a enseñarnos. Todo el Evangelio es muy sencillo. ¿Me aman? ¡Obedezcan mis mandamientos! Jesús da vueltas y vueltas al mismo tema para llegar a decir sólo una cosa; Aménse unos a otros. El quiere que todos seamos muy amorosos. Por eso, hemos de darnos con todo el corazón. 4.- Sean sinceros en sus relaciones mutuas y tengan el valor de aceptarse recíprocamente tal como son ustedes. No se escandalicen ni preocupen por las faltas y fallos del otro; procuren más bien descubrir aquello que hay de bueno en cada uno, pues todos nosotros hemos sido hechos a imagen de Dios. Muy bien dijo Jesús: "Yo soy la vid y ustedes los sarmientos". Esforcémonos por ver y por aceptar a cada hermano o hermana como un sarmiento de Cristo, que es la vid. Aquella savia vital que corre por la vid a través de cada uno de los sarmientos es siempre la misma. 5.- Hemos sido llamados a amar al mundo. Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su propio Hijo. Hoy sigue amándolo de tal manera que se nos entrega a ti y a mi para que seamos su amor, su compasión, su presencia, su vida de oración y sacrificio, de total abandono en Él. Y particularmente, hermanos, la respuesta que Dios nos pide es que seamos contemplativos. En la práctica, cada cristiano, en particular, cada católico que vive una vida estrechamente unida a la Eucaristía, es un contemplativo. 6.- Tienen que ejercitarse en el sufrimiento, porque cuando fijen su mirada en la cruz verán que Él tiene inclinada la cabeza, porque quiere besarlos, y tiene los brazos abiertos porque quiere abarcarlos en un fuerte abrazo. Tiene su corazón destrozado para acogerlos. Cuando se sientan interiormente miserables fijen su mirada en la Cruz y comprenderán que Él se les acerca. El sufrimiento, el dolor, el disgusto, la humillación, la experiencia de desolación, no son más que un beso de Jesús, un signo claro de que están sumamente cerca de Él, que ha podido besarlos. 7.- Ustedes mantengan siempre vivo el amor por los más pobres de entre los pobres. Jamás se les ocurra ni siquiera pensar que sea una pérdida de tiempo el alimentar al hambriento, visitar y proporcionar los necesarios cuidados a los enfermos y agonizantes, abrir la puerta y acoger al marginado y rechazado, a quien no tiene casa. En esto se materializa nuestro amor por Cristo traducidos en acciones.

Fundamentalismo islámico

En árabe ellos lo llaman al-usulïyya al-islämiyya. Muchas veces en los medios de comunicación occidentales se nos presenta el mundo islámico como un atajo de salvajes, violentos y fanáticos… Esta imagen distorsionada no se ajusta a la realidad… Por supuesto que hay determinados grupos y sectas islámicas que se pueden acercar a esos calificativos, pero no conviene generalizar. Para entender un poco mejor que es lo que rechazamos (muchos islámicos también lo rechazan como nosotros) hagamos un breve recorrido por este tema.

¿A qué podemos llamar fundamentalismo islámico? Como casi todos los fundamentalismos, lo que desean es «volver a las fuentes». Lo que buscan los fundamentalistas islámicos y lo que tratan de instaurar es la vuelta al Corán y a la tradición, sin ningún tipo de intromisión doctrinal, intrusión intelectual o injerencia institucional.

¿Cómo es ese fundamentalismo? Presenta distintas facetas que van desde la intelectual a la social, pasando por la política. Hay que tener en cuenta que dentro del fundamentalismo islámico hay a su vez distintas corrientes, que en muchas ocasiones están enfrentadas entre sí. Los partidarios del fundamentalismo radical piensan que el Islam lleva en sí todas las soluciones, tanto para las cuestiones de tipo económico como para los demás aspectos de la vida social o individual. Lo esencial es volver a las fuentes de la fe, depurar de todas las escorias y deformaciones provenientes y resultantes de siglos de decadencia (entienden que la pobreza, el atraso económico, la dominación extranjera, etc. se deberían al abandono del Islam). El fundamentalismo invita a los hombres a participar en el quehacer común (en contra de lo que sucede actualmente en muchos países árabes que los habitantes son meros espectadores de las actuaciones de sus gobernantes), si bien, prescinde de la democracia ya que para ellos sólo Dios que es el único legislador que reveló su voluntad en el Corán. El fundamentalismo rechaza hacer concesiones y luchan por imponer la “saria”, (la ley religiosa en su integridad). Mientras los integristas cristianos hacen hincapié en la teología, los musulmanes lo hacen sobre todo en las leyes. La principal preocupación de los fundamentalistas se halla en aplicar la “saria”, cuyo resultado ha de ser un Islam integral.

¿Todos los islámicos son fundamentalistas? Lógicamente no. Hay islámicos a los que se les denomina «fundamentalistas» (usüliyyún) o «islamistas» (islämiyyún), pero hay otras personas a los que podemos llamar «neotradicionalistas» que buscan, sobre todo, frenar el cambio social en nombre de una concepción legalista y puritana del islam. No hay que confundir fundamentalistas con neotradicionalistas. Los primeros intentan imponer el volver a las fuentes y el cumplimiento rigorista de las leyes coránicas. Los segundos se aferran a sus tradiciones y rechazan muchas cosas: nuevas tecnologías, etc.

¿Cuál es la diferencia entre Fundamentalistas y Neotradicionalistas? Los fundamentalistas no rechazan las nuevas tecnologías para imponer la ley islámica. Quieren crear un gran Estado Islámico. El fundamentalismo se desarrolla preferentemente en medios urbanos y universitarios. El neotradicionalismo no tienen un proyecto político, se aferran a las normas del pasado, rechazan cualquier innovación tecnológica, científica, etc. Se da preferentemente en zonas rurales.

¿El fenómeno fundamentalista es nuevo en el Islam? No. A lo largo de los siglos hemos tenido distintos momentos que hemos vivido el fundamentalismo islámico con mucha fuerza: el movimiento almohade (siglos VI/XII), durante el medievo en el Magreb, y el Wahhbismo (XII/XVIII), en la modernidad en Arabia.

¿Por qué da la impresión que los musulmanes apoyan el Fundamentalismo? Hay que entender el gran choque cultural que están viviendo estos países. Ven como sus tradiciones ancestrales están sufriendo cambios llenos de todo tipo de inmoralidades; de estas situaciones culpan al mundo no islámico. Para ellos retornar a sus fuentes es recobrar el prestigio, el poder y la serenidad en la que han vivido estos países durante siglos. Muchos problemas del mundo árabe lo achacan al abandono de la fe islámica, por ejemplo: el 60 por 100 de la población musulmana, compuesta de menores de veinte años, está en el paro abocada a un porvenir incierto, además de infinidad de problemas de todo tipo. Todo esta ensalada mezclada con el desencanto y el subdesarrollo de estos países, hacen ciertamente creer a muchos musulmanes que la única oportunidad que les queda es volver al ayer y a las leyes primeras para recobrar la orientación y la dignidad perdidas. Comprensible o no para nosotros los occidentales, sin duda el mundo musulmán tiene que reencontrarse con el pasado para actualizarlo y hacerlo presente con dignidad y autenticidad, pero para todos..

Mario Santana Bueno Tomado de www.inicia.es/de/buzoncatolico

Cuando callas

George Eliot (1819-1880) Continúa leyendo Cuando callas

J. R. R. Tolkien

Las mejores frases de “El Señor de los Anillos” Muchos de los que viven merecen morir, y muchos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos. (SA I, 2) Gandalf.

No te entrometas en asuntos de magos, pues son astutos y de cólera fácil. (SA I, 3) Gildor.

No pidas consejo a los elfos, pues te dirán al mismo tiempo que sí y que no. (SA I, 3) Frodo.

Raras veces los Elfos dan consejos indiscretos, pues un consejo es un regalo muy peligroso, aun del sabio al sabio, ya que todos los rumbos pueden terminar mal. (SA I, 3) Gildor.

El coraje se encuentra en sitios insólitos. (SA I, 3) Gildor.

Los atajos cortos traen retrasos largos. (SA I, 4) Pippin.

Los atajos cortos traen retrasos largos, pero las posadas los alargan todavía más. (SA I, 4) Frodo.

Aquel que quiebra algo para averiguar que es ha abandonado el camino de la sabiduría. (SA II, 2) Gandalf.

Aun las arañas más hábiles pueden dejar un hilo flojo. (SA II, 2) Gandalf.

El valor necesita fuerza ante todo, y luego una ama. (SA II, 2) Boromir.

Sólo desesperan aquellos que ven el fin mas allá de toda duda. (SA II, 2) Gandalf.

Es sabiduría reconocer la necesidad, cuando todos los otros cursos ya han sido considerados aunque pueda parecer locura a aquellos que se atan a falsas esperanzas. (SA II, 2) Gandalf.

Los débiles pueden intentar esta tarea con tantas esperanzas como los fuertes. Sin embargo, así son a menudo los trabajos que mueven las ruedas del mundo. Las manos pequeñas hacen esos trabajos porque es menester haceros, mientras los ojos de los grandes se vuelven a otra parte. (SA II, 2) Elrond.

Desleal es aquel que se despide cuando el camino se oscurece. (SA II, 3) Gimli.

No jure que caminara en las tinieblas quien no ha visto la caída de la noche. (SA II, 3) Elrond.

Un juramento puede dar fuerzas a un corazón desfalleciente. (SA II, 3) Gimli.

Cuando las cabezas no saben qué hacer hay que recurrir a los cuerpos. (SA II, 3) Boromir.

Que el labrador empuje el arado, pero elige una nutria para nadar, y para correr levemente sobre la hierba y las hojas, o sobre la nieve… un Elfo. (SA II, 3) Légolas.

El trabajo que nunca se empieza es el que más tarda en terminarse. (SA II, 7) Sam.

Ocurre a menudo que las viejas guardan en la memoria cosas que los sabios de otros tiempos necesitaban saber. (SA II, 8) Celeborn.

Donde la vista falla la tierra puede traernos algún rumor. (SA III, 2) Aragorn.

La solución se encuentra a menudo a la salida del sol. (SA III, 2) Légolas.

Cuando los grandes caen, los pequeños ocupan sus puestos. (SA III, 2) Aragorn.

Las ovejas terminan por parecerse a los pastores y los pastores a las ovejas. (SA III, 4) Bárbol.

Quien primero golpea, si golpea con bastante fuerza, quizá no tenga que golpear de nuevo. (SA III, 5) Gandalf.

Un arma traidora es siempre un peligro para la mano. (SA III, 5) Gandalf.

La esperanza no es la victoria. (SA III, 5) Gandalf.

En la duda, un hombre de bien ha de confiar en su propio juicio. (SA III, 6) Háma.

Las noticias que llegan de lejos rara vez son ciertas. (SA II, 6) Théoden.

Hay dos formas en las que un hombre puede traer malas nuevas. Puede ser un espíritu maligno, o bien uno de esos que prefiere la soledad y sólo vuelven para traer ayuda en tiempos de necesidad. (SA III, 6) Gandalf.

Un corazón leal puede tener una lengua insolente. (SA III, 6) Théoden.

Para ojos aviesos la verdad puede ocultarse detrás de una mueca. (SA III, 6) Gandalf.

Más de una vez, el huésped a quien nadie ha invitado resulta ser la mejor compañía. (SA II, 7) Éomer.

El amanecer es siempre una esperanza para el hombre. (SA III, 7) Aragorn.

Quien no es capaz de desprenderse de un tesoro en un momento de necesidad es como un esclavo encadenado. (SA III, 9) Aragorn.

El visitante que escapó por el techo lo pensará dos veces antes de volver a entrar por la puerta. (SA III, 10) Gandalf.

Los traidores siempre son desconfiados. (SA III, 10) Gandalf.

No puede ser al mismo tiempo tirano y consejero. (SA III, 10) Gandalf.

Cuando la conspiración está madura, el secreto ya no es posible. (SA III, 10) Gandalf.

A menudo el odio se vuelve contra sí mismo. (SA III, 10) Gandalf.

No te entrometas en asuntos de magos, que son gente astuta e irascible. (SA III, 11) Merry.

El peligro llega por la noche cuando menos se lo espera. (SA III, 11) Gandalf.

El daño del mal recae a menudo sobre el propio mal. (SA III, 11) Théoden.

Los artilugios creados por un arte superior al que nosotros poseemos son siempre peligrosos. (SA III, 11) Gandalf.

El que mordía fue mordido, el halcón dominado por el águila, la araña aprisionada en una tela de acero. (SA III, 11) Gandalf.

Una mano quemada es el mejor maestro. Luego cualquier advertencia sobre el fuego llega derecha al corazón. (SA III, 11) Gandalf.

Solo atravesando la noche se llega a la mañana. (SA IV, 2) J.R.R. Tolkien.

A menudo la noche trae las nuevas a los parientes cercanos. (SA IV, 5) Faramir.

Tarde o temprano el crimen siempre sale a la luz. (SA IV, 5) Faramir.

Los ojos parpadean si los pies tropiezan. (SA IV, 5) Faramir.

Al caer la noche las cosas parecen a veces más grandes de lo que son. (SA IV, 5) Anborn.

El alabar lo que es digno de alabanza no necesita recompensa. (SA IV, 5) Faramir.

Parece menos grave aconsejar a alguien que falte a una promesa que hacerlo uno mismo, sobre todo si se trata de un amigo atado involuntariamente por un juramento nefasto. (SA IV, 6) Faramir.

Donde hay vida hay esperanza y necesidad de vituallas. (SA IV, 7) Sam.

Los actos generosos no han de ser reprimidos por fríos consejos. (SA V, 1) Gandalf.

Es en la mesa donde los hombres pequeños realizan las mayores proezas. (SA V, 1) Beregond.

Un golpe apresurado suele no dar en el blanco. (SA V, 2) Aragorn.

Donde no falta voluntad siempre hay un camino. (SA V, 3) Dernhelm (Éowyn).

No siempre los consejos han de encontrarse en los artilugios de los magos o en la precipitación de los locos. (SA V, 4) Denethor.

Un traidor puede traicionarse a sí mismo y hacer involuntariamente un bien. (SA V, 4) Gandalf.

La necesidad no tolera tardanzas, pero más vale tarde que nunca. (SA V, 5) Éomer.

Cuando todo está perdido llega a menudo la esperanza. (SA V, 9) Légolas.

El valor de las grandes hazañas no merma nunca. (SA V, 9) Légolas.

Donde hay un látigo hay una voluntad. (SA VI, 2) Uruk Hai.

Aun aquellos que no tienen espada pueden morir bajo una espada. (SA VI, 5) Éowyn.

No siempre lo bueno es estar curado del cuerpo. (SA VI, 5) Éowyn.

A mucha gente le gusta saber de antemano qué se va a servir en la mesa; pero los que han trabajado en la preparación del festín prefieren mantener el secreto; pues la sorpresa hace más sonoras las palabras de elogio. (SA VI, 5) Gandalf.

No dejéis que vuestras cabezas se vuelvan más grandes que vuestros sombreros. (SA VI, 6) Bilbo.

Ciertas heridas nunca curan del todo. (SA VI, 7) Gandalf.

Es viento malo aquel que no trae bien a nadie. (SA VI, 9) Tío Gamyi.

Cuando las cosas están en peligro alguien tiene que renunciar a ellas, perderlas, para que otros las conserven. (SA VI, 9) Frodo.

Suele ocurrir que en tiempos de peligro los hombres oculten el tesoro más preciado. (SA VI, Ap.) Aragorn.

Las mejores frases de “Cuentos inconclusos” A través de la oscuridad es posible llegar a la luz. (CI 1, I) Gelmir.

No en todas las tierras es posible cazar sin riesgo, por abundantes que sean las bestias. Y los cazadores se demoran en los caminos. (CI 1, I) Túor.

Da con prodigalidad, pero da sólo lo tuyo. (CI 1, II) Sador.

Un hombre que huye de lo que teme a menudo comprueba que sólo ha tomado un atajo para salirle al encuentro. (CI 1, II) Sador.

El dolor es una piedra de afilar para un temple duro. (1, II)Sador.

La vida de los hombres es corta, y en ella suele haber múltiples infortunios, aun en tiempos de paz. (CI 1, II) Tomado de http://www.geocities.com/aragorn_y_gandalf/frases.html

Madre sólo hay una

Cuando viniste a este mundo, Ella te sostuvo en sus brazos. Tú se lo agradeciste gritando.

Cuando tenías 1 año, Ella te alimentaba y te bañaba.

Tú se lo agradeciste llorando la noche entera.

Cuando tenías 2 años, Ella te enseñó a caminar.

Tú se lo agradeciste huyendo de Ella cuando te llamaba.

Cuando tenías 3 años, Ella te hacía todas las comidas con amor. Tú se lo agradeciste tirando el plato al suelo.

Cuando tenías 4 años, Ella te dio unos lápices de colores. Tú se lo agradeciste pintando todas las paredes del comedor.

Cuando tenías 5 años, Ella te vestía para las ocasiones especiales. Tú se lo agradeciste rebozándote en los charcos.

Cuando tenías 6 años, Ella te llevaba a la escuela. Tú se lo agradeciste gritándole: ¡NO VOY A IR! Cuando tenías 7 años, Ella te regaló una pelota. Tú se lo agradeciste arrojándola contra la ventana del vecino.

Cuando tenías 8 años, Ella te trajo un helado. Tú se lo agradeciste derramándoselo sobre su falda.

Cuando tenías 9 años, Ella te pagó unas clases de piano. Tú se lo agradeciste no practicando nunca.

Cuando tenías 10 años, Ella te llevaba con el coche al partido de fútbol y fiestas de cumpleaños.

Tú se lo agradeciste saliendo del coche sin nunca mirar atrás.

Cuando tenías 11 años, Ella te llevo a ti y a tus amigos a ver una película. Tú se lo agradeciste diciéndole que se sentara en otra fila.

Cuando tenías 12 años, Ella te aconsejó que no vieras ciertos programas. Tú se lo agradeciste esperando que ella se fuera de la casa.

Cuando tenías 13 años, Ella te sugirió un corte de pelo que estaba de moda. Tú se lo agradeciste diciéndole que ella no tenía gusto.

Cuando tenías 14 años, Ella te pagó un mes de vacaciones en el campamento de verano. Tú se lo agradeciste olvidándote de escribirle una carta.

Cuando tenías 15 años, Ella venía de trabajar y quería darte un abrazo. Tú se lo agradeciste encerrándote en tu habitación.

Cuando tenías 16 años, Ella te enseñó a conducir su coche. Tú se lo agradeciste usándoselo todas las veces que podías.

Cuando tenías 17 años, Ella esperaba una llamada importante. Tú se lo agradeciste hablando por teléfono toda la noche.

Cuando tenías 18 años, Ella lloró en la fiesta de tu graduación de la escuela. Tú se lo agradeciste estando de fiesta hasta el amanecer.

Cuando tenías 19 años, Ella te pagó la matrícula de la universidad, te llevó en coche hasta el campus y cargó tus maletas. Tú se lo agradeciste diciéndole adiós desde fuera del dormitorio, así no te sentirías avergonzado ante tus amigos.

Cuando tenías 20 años, Ella te preguntó si estabas saliendo con alguien. Tú se lo agradeciste diciéndole: “A ti qué te importa”.

Cuando tenías 21 años, Ella te sugirió algunas carreras para tu futuro. Tú se lo agradeciste diciéndole: “No quiero ser como tú”.

Cuando tenías 22 años, Ella te abrazó en la fiesta de graduación de la universidad. Tú se lo agradeciste diciéndole si te podía pagar un viaje a otro país.

Cuando tenías 23 años, Ella te dio algunos muebles para tu primer piso. Tú se lo agradeciste diciéndoles a tus amigos que los muebles eran feos.

Cuando tenías 24 años, Ella conoció a tu futura esposa y le preguntó sus planes para el futuro. Tú se lo agradeciste con una mirada feroz y le gritaste “¡Cállate!”.

Cuando tenías 27 años, Ella te ayudó a pagar los gastos de tu boda y llorando te dijo que te quería muchísimo. Tú se lo agradeciste alejándote a otro país.

Cuando tenías 30 años, Ella te dio algunos consejos para cuidar al bebé.

Tú se lo agradeciste diciéndole que las cosas son diferentes ahora.

Cuando tenías 40 años, Ella te llamó para recordarte el cumpleaños de tu papá. Tú se lo agradeciste diciéndole que estabas muy ocupado.

Cuando tenías 50 años, Ella se enfermó y necesitó que la cuidaras. Tú se lo agradeciste leyendo sobre la carga que representan los padres hacia los hijos.

De repente, un día, ella silenciosamente murió.

Y todas las cosas que nunca hiciste cayeron sobre ti como un trueno.

Tomémonos un momento para rendir honor y tributo a la persona que llamamos mamá. No hay sustituto para Ella. Alegra cada momento. Aunque a veces, no parezca la mejor de las amigas, o quizá no concuerde con tu forma de pensar, pero aun así, es tu madre. Ella estará allí para ayudarte con tus dolores, tus penas, tus frustraciones.

Pregúntate a ti mismo: ¿Has buscado tiempo para estar con ella, para escuchar sus quejas sobre su trabajo y su cansancio? Sé prudente, generoso y muéstrale el debido respeto, aunque tú pienses diferente. Una vez que se vaya de este mundo, solamente los recuerdos cariñosos del quien llamamos mamá, sólo eso nos queda.

Autor desconocido Tomado de http://espanol.geocities.com/zcoronado/

Santa Teresa de Ávila

Obrar con decisión Digo que importa mucho, y el todo, una grande y muy determinada determinación de no parar hasta llegar, venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabájese lo que se trabajare, murmure quien murmurare, siquiera llegue allá, siquiera se muera en el camino o no tenga corazón para los trabajos que hay en él, siquiera se hunda el mundo, como muchas veces parece cuando decimos: «hay peligros», «fulana por aquí se perdió», «el otro se engañó», «el otro, que rezaba mucho, cayó», «hacen daño a la virtud», «no es para mujeres, que les podrán venir ilusiones», «mejor será que hilen», «no han menester esas delicadeces»… (Camino de perfección, cap. 21, 2).

El demonio teme a las almas decididas El demonio ha gran miedo a ánimas determinadas, que tiene ya experiencia le hacen gran daño, y cuanto él ordena para dañarlas, viene en provecho de esas almas y él sale con pérdida. Y ya que no hemos nosotros de estar descuidados, porque nos habemos con gente traidora, y a los apercibidos no osa tanto acometer, porque es muy cobarde; mas si viese descuido, haría gran daño. Y si conoce a uno por mudable y que no está firme en el bien y con gran determinación de perseverar, no le dejará a sol ni a sombra. Miedos le pondrá e inconvenientes que nunca acabe. Yo lo sé esto muy bien por experiencia (…) y por eso hay que pelear con más ánimo. Ya se sabe que, venga lo que viniere, no ha de tornar atrás. Es como uno que está en una batalla, que sabe, si le vencen, no le perdonarán la vida, y que ya que no muere en la batalla ha de morir después; pelea con más determinación y quiere vender bien su vida -como dicen- y no teme tanto los golpes, porque lleva adelante lo que le importa la victoria y que le va la vida en vencer. (Camino de perfección, cap. 23, 4-5).

Aborrecer el pecado Tened esta cuenta y aviso -que importa mucho- que no os descuidéis hasta que os veáis con tan gran determinación de no ofender al Señor, que perderíais mil vidas antes que hacer un pecado mortal, y de los veniales estéis con mucho cuidado de no hacerlos; esto de advertencia, que de otra suerte, ¿quién estará sin hacer muchos? Mas hay una advertencia muy pensada; otra tan de presto, que casi haciéndose el pecado venial y advirtiendo, es todo uno, que no nos pudimos entender. Mas pecado muy de advertencia, por chico que sea, Dios nos libre de él. (Camino de perfección, cap. 41, 3).

Excusas …dejamos de ir al coro, un día porque nos dolió la cabeza, otro porque nos ha dolido, y otros tres porque no nos duela… (Camino de perfección, cap. 10, 7).

Dios exige una vida sacrificada Y está claro que, pues lo es que a los que Dios mucho quiere lleva por camino de trabajos, y mientras más los ama, mayores (…). Pues creer que admite a su amistad estrecha gente regalada y sin trabajos, es disparate. (Camino de perfección, cap. 18, 2).

Despues de comulgar Esto pasa ahora y es entera verdad, y no hay para qué le ir a buscar en otra parte mas lejos; sino que, pues sabemos que mientras no consume el calor natural los accidentes del pan, que está con nosotros el buen Jesús, que nos lleguemos a El. Pues, si cuando andaba en el mundo, de sólo tocar sus ropas sanaba los enfermos, ¿qué hay que dudar que hará milagros estando tan dentro de mí, si tenemos fe, y nos dará lo que le pidiéremos, pues está en nuestra casa? Y no suele Su Majestad pagar mal la posada, si le hacen buen hospedaje. (Camino de perfección, cap. 34, 8).

Una mala noche una mala posada ¿Qué será de la pobre alma que, acabada de salir de tales dolores y trabajos como son los de la muerte, cae luego en ellas? ¡Qué mal descanso le viene!; ¡qué despedazada irá al infierno!; ¡qué multitud de serpientes de diferentes maneras!; ¡qué temeroso lugar!; ¡qué desventurado hospedaje! Pues para una noche una mala posada se sufre mal, si es persona regalada (que son los que más deben de ir allá), pues posada de para siempre, para sin fin, ¿qué pensais sentirá aquella triste alma? Que no queramos regalos, hijas; bien estamos aquí; todo es una noche la mala posada. Alabemos a Dios. Esforcémonos a hacer penitencia en esta vida. Mas ¡qué dulce será la muerte de quien de todos sus pecados la tiene hecha y no ha de ir al purgatorio! ¡Cómo desde acá aun podrá ser comience a gozar de la gloria! No verá en sí temor sino toda paz. (Camino de perfección, cap. 40, 9).

Ayuda de los padres en la virtud de los hijos El tener padres virtuosos y temerosos de Dios me bastara, si yo no fuera tan ruin, con lo que el Señor me favorecía, para ser buena. Era mi padre aficionado a leer buenos libros y así los tenía de romance para que leyesen sus hijos. Esto, con el cuidado que mi madre tenía de hacernos rezar y ponernos en ser devotos de nuestra Señora y de algunos santos, comenzó a despertarme de edad, a mi parecer, de seis o siete años. Ayudábame no ver en mis padres favor sino para la virtud. Tenían muchas. Era mi padre hombre de mucha caridad con los pobres y piedad con los enfermos y aun con los criados; tanta, que jamás se pudo acabar con él tuviese esclavos, porque los había gran piedad, y estando una vez en casa una de un su hermano, la regalaba como a sus hijos. Decía que, de que no era libre, no lo podía sufrir de piedad. Era de gran verdad. Jamás nadie le vio jurar ni murmurar. Muy honesto en gran manera. Mi madre también tenía muchas virtudes y pasó la vida con grandes enfermedades. Grandísima honestidad. Con ser de harta hermosura, jamás se entendió que diese ocasión a que ella hacía caso de ella, porque con morir de treinta y tres años, ya su traje era como de persona de mucha edad. Muy apacible y de harto entendimiento. Fueron grandes los trabajos que pasaron el tiempo que vivió. Murió muy cristianamente. Eramos tres hermanas y nueve hermanos. Todos parecieron a sus padres, por la bondad de Dios, en ser virtuosos, si no fui yo, aunque era la más querida de mi padre. (Libro de la Vida, cap. 1).

Para siempre…

Pues mis hermanos ninguna cosa me desayudaban a servir a Dios. Tenía uno casi de mi edad, juntábamonos entrambos a leer vidas de Santos (…). Espantábanos mucho el decir que pena y gloria era para siempre, en lo que leíamos. Acaecíanos estar muchos ratos tratando de esto y gustábamos de decir muchas veces: ¡para siempre, siempre, siempre! En pronunciar esto mucho rato era el Señor servido me quedase en esta niñez imprimido el camino de la verdad. (Libro de la Vida, cap. 1, 4).

Lo que importa en la niñez tratar con personas virtuosas Paréceme que comenzó a hacerme mucho daño lo que ahora diré. Considero algunas veces cuán mal lo hacen los padres que no procuran que vean sus hijos siempre cosas de virtud de todas maneras; porque, con serlo tanto mi madre como he dicho, de lo bueno no tomé tanto en llegando a uso de razón, ni casi nada, y lo malo me dañó mucho. Era aficionada a libros de caballerías y no tan mal tomaba este pasatiempo como yo le tomé para mí (…). Yo comencé a quedarme en costumbre de leerlos; y aquella pequeña falta que en ella vi, me comenzó a enfriar los deseos y comenzar a faltar en lo demás; y parecíame no era malo, con gastar muchas horas del día y de la noche en tan vano ejercicio, aunque escondida de mi padre. Era tan en extremo lo que en esto me embebía que, si no tenía libro nuevo, no me parece tenía contento. Comencé a traer galas y a desear contentar en parecer bien, con mucho cuidado de manos y cabello y olores y todas las vanidades que en esto podía tener, que eran hartas, por ser muy curiosa. No tenía mala intención, porque no quisiera yo que nadie ofendiera a Dios por mí. Duróme mucha curiosidad de limpieza demasiada y cosas que me parecía a mí no eran ningún pecado, muchos años. Ahora veo cuán malo debía ser. Tenía primos hermanos algunos (…). Teníanme gran amor, y en todas las cosas que les daba contento los sustentaba plática y oía sucesos de sus aficiones y niñerías nonada buenas; y lo que peor fue, mostrarse el alma a lo que fue causa de todo su mal. Si yo hubiera de aconsejar, dijera a los padres que en esta edad tuviesen gran cuenta con las personas que tratan sus hijos, porque aquí está mucho mal, que se va nuestro natural antes a lo peor que a lo mejor. Así me acaeció a mí, que tenía una hermana de mucha más edad que yo, de cuya honestidad y bondad -que tenía mucha- de ésta no tomaba nada, y tomé todo el daño de una parienta que trataba mucho en casa. Era de tan livianos tratos, que mi madre la había mucho procurado desviar que tratase en casa; parece adivinaba el mal que por ella me había de venir, y era tanta la ocasión que había para entrar, que no había podido. A ésta que digo, me aficioné a tratar. Con ella era mi conversación y pláticas, porque me ayudaba a todas las cosas de pasatiempos que yo quería, y aun me ponía en ellas y daba parte de sus conversaciones y vanidades (…). Mi padre y hermana sentían mucho esta amistad. Reprendíanmela muchas veces. Como no podían quitar la ocasión de entrar ella en casa, no les aprovechaban sus diligencias, porque mi sagacidad para cualquier cosa mala era mucha. Espántame algunas veces el daño que hace una mala compañía, y si no hubiera pasado por ello, no lo pudiera creer. En especial en tiempo de mocedad debe ser mayor el mal que hace. Querría escarmentasen en mí los padres para mirar mucho en esto (…). Por aquí entiendo el gran provecho que hace la buena compañía, y tengo por cierto que, si tratara en aquella edad con personas virtuosas, que estuviera entera en la virtud. (Libro de la Vida, cap. 2, 1-5).

Sobre la buena compañía de personas santas Dormía una monja con las que estábamos seglares, que por medio suyo parece quiso el Señor comenzar a darme luz. Pues comenzando a gustar de la buena y santa conversación de esta monja, holgábame de oírla cuán bien hablaba de Dios, porque era muy discreta y santa. Esto, a mi parecer, en ningún tiempo dejé de holgarme de oírlo. Comenzóme a contar cómo ella había venido a ser monja por sólo leer lo que dice el evangelio: Muchos son los llamados y pocos los escogidos. Decíame el premio que daba el Señor a los que todo lo dejan por El. Comenzó esta buena compañía a desterrar las costumbres que había hecho la mala y a tornar a poner en mi pensamiento deseos de las cosas eternas y a quitar algo la gran enemistad que tenía con ser monja, que se me había puesto grandísima. (Libro de la Vida, cap. 3, 1).

Estaba en el camino un hermano de mi padre, muy avisado y de grandes virtudes (…). Quiso que me estuviese con él unos días. Su ejercicio era buenos libros de romance, y su hablar era -lo más ordinario- de Dios y de la vanidad del mundo. Hacíame le leyese y, aunque no era amiga de ellos, mostraba que sí. Porque en esto de dar contento a otros he tenido extremo, aunque a mí me hiciese pesar; tanto, que en otras fuera virtud y en mí ha sido gran falta, porque iba muchas veces muy sin discreción. ¡Oh, válgame Dios, por qué términos me andaba Su Majestad disponiendo para el estado en que se quiso servir de mí, que, sin quererlo yo, me forzó a que me hiciese fuerza! Sea bendito por siempre, amén. Aunque fueron los días que estuve pocos, con la fuerza que hacían en mi corazón las palabras de Dios, así leídas como oídas, y la buena compañía, vine a ir entendiendo la verdad de cuando niña, de que no era todo nada, y la vanidad del mundo, y cómo acababa en breve, y a temer, si me hubiera muerto, cómo me iba al infierno. (Libro de la Vida, cap. 3, 4-5).

Del sufrimiento al dejar la casa de sus padres Acuérdaseme, a todo mi parecer y con verdad, que cuando salí de casa de mi padre no creo será más el sentimiento cuando me muera. Porque me parece cada hueso se me apartaba por sí, que, como no había amor de Dios que quitase el amor del padre y parientes, era todo haciéndome una fuerza tan grande que, si el Señor no me ayudara, no bastaran mis consideraciones para ir adelante. Aquí me dio ánimo contra mí, de manera que lo puse por obra. En tomando el hábito, luego me dio el Señor a entender cómo favorece a los que se hacen fuerza para servirle, la cual nadie no entendía de mí, sino grandísima voluntad. A la hora me dio un tan gran contento de tener aquel estado, que nunca jamás me faltó hasta hoy, y mudó Dios la sequedad que tenía mi alma en grandísima ternura. Dábanme deleite todas las cosas de la religión, y es verdad que andaba algunas veces barriendo en horas que yo solía ocupar en mi regalo y gala, y acordándoseme que estaba libre de aquello, me daba un nuevo gozo, que yo me espantaba y no podía entender por dónde venía. (Libro de la Vida, cap. 4, 1-2).

Seguir las inspiraciones de Dios Esto tengo por experiencia, como he dicho, en muchas cosas harto graves. Y así jamás aconsejaría -si fuera persona que hubiera de dar parecer- que, cuando una buena inspiración acomete muchas veces, se deje, por miedo, de poner por obra; que si va desnudamente por solo Dios, no hay que temer sucederá mal, que poderoso es para todo. Sea bendito por siempre, amén. (Libro de la Vida, cap. 4, 2).

Usar un libro para la oración Ahora me parece que proveyó el Señor que yo no hallase quien me enseñase, porque fuera imposible, -me parece-, perseverar dieciocho años que pasé este trabajo, y en éstos grandes sequedades, por no poder, como digo, discurrir. En todos éstos, si no era acabando de comulgar, jamás osaba comenzar a tener oración sin un libro; que tanto temía mi alma estar sin él en oración, como si con mucha gente fuera a pelear. Con este remedio, que era como una compañía o escudo en que había de recibir los golpes de los muchos pensamientos, andaba consolada. Porque la sequedad no era lo ordinario, mas era siempre cuando me faltaba libro, que era luego desbaratada el alma, y los pensamientos perdidos; con esto los comenzaba a recoger y como por halago llevaba el alma. Y muchas veces, en abriendo el libro, no era menester más. Otras leía poco, otras mucho, conforme a la merced que el Señor me hacía. (Libro de la Vida, cap. 4 ,9).

Yo estuve más de catorce que nunca podía tener aun meditación sino junto con lectura. Habrá muchas personas de este arte, y otras que, aunque sea con la lectura, no puedan tener meditación, sino rezar vocalmente, y aquí se detienen más. Hay pensamientos tan ligeros que no pueden estar en una cosa, sino siempre desasosegados, y en tanto extremo que, si quieren detenerle a pensar en Dios, se les va a mil disparates y escrúpulos y dudas. (Camino de perfección, cap. 17, 3).

El fraile que le declara su perdición Pues comenzándome a confesar con este que digo, él se aficionó en extremo a mí (…). No fue la afición de éste mala; mas de demasiada afición venía a no ser buena. Tenía entendido de mí que no me determinaría a hacer cosa contra Dios que fuese grave por ninguna cosa, y él también me aseguraba lo mismo, y así era mucha la conversación. Mas mis tratos entonces, con el embebecimiento de Dios que traía, lo que más gusto me daba era tratar cosas de El; y como era tan niña, hacíale confusión ver esto, y con la gran voluntad que me tenía, comenzó a declararme su perdición. Y no era poca, porque había casi siete años que estaba en muy peligroso estado, con afición y trato con una mujer del mismo lugar, y con esto decía misa. Era cosa tan pública, que tenía perdida la honra y la fama, y nadie le osaba hablar contra esto. A mí hízoseme gran lástima, porque le quería mucho (…). Procuré saber e informarme más de personas de su casa. Supe más la perdición, y vi que el pobre no tenía tanta culpa; porque la desventurada de la mujer le tenía puestos hechizos en un idolillo de cobre que le había rogado le trajese por amor de ella al cuello, y éste nadie había sido poderoso de podérsele quitar. Yo no creo es verdad esto de hechizos determinadamente; mas diré esto que yo vi, para aviso de que se guarden los hombres de mujeres que este trato quieren tener (…). Pues como supe esto, comencé a mostrarle más amor. Mi intención buena era, la obra mala, pues por hacer bien, por grande que sea, no había de hacer un pequeño mal. Tratábale muy ordinario de Dios. Esto debía aprovecharle, aunque más creo le hizo al caso el quererme mucho; porque, por hacerme placer, me vino a dar el idolillo, el cual hice echar luego en un río. Quitado éste, comenzó -como quien despierta de un gran sueño- a irse acordando de todo lo que había hecho aquellos años; y espantándose de sí, doliéndose de su perdición, vino a comenzar a aborrecerla. Nuestra Señora le debía ayudar mucho, que era muy devoto de su Concepción, y en aquel día hacía gran fiesta. En fin, dejó del todo de verla y no se hartaba de dar gracias a Dios por haberle dado luz. A cabo de un año en punto desde el primer día que yo le vi, murió. Y había estado muy en servicio de Dios (…). Tengo por cierto está en carrera de salvación. Murió muy bien y muy quitado de aquella ocasión. Parece quiso el Señor que por estos medios se salvase. (Libro de la Vida, cap. 5, 4-6).

Abandono de la oración Pues así comencé, de pasatiempo en pasatiempo, de vanidad en vanidad, de ocasión en ocasión, a meterme tanto en muy grandes ocasiones y andar tan estragada mi alma en muchas vanidades (…). Y ayudóme a esto que, como crecieron los pecados, comenzóme a faltar el gusto y regalo en las cosas de virtud. Veía yo muy claro, Señor mío, que me faltaba esto a mí por faltaros yo a Vos. Este fue el más terrible engaño que el demonio me podía hacer debajo de parecer humildad, que comencé a temer de tener oración, de verme tan perdida; y parecíame era mejor andar como los muchos, pues en ser ruin era de los peores… (Libro de la Vida, cap. 7, 1).

El Señor le hace ver que no le convienen unas amistades Pues comenzando yo a tratar estas conversaciones (…), estando con una persona, bien al principio del conocerla, quiso el Señor darme a entender que no me convenían aquellas amistades, y avisarme y darme luz en tan gran ceguedad: representóseme Cristo delante con mucho rigor, dándome a entender lo que de aquello le pesaba. Vile con los ojos del alma más claramente que le pudiera ver con los del cuerpo, y quedóme tan imprimido, que ha esto más de veinte y seis años y me parece lo tengo presente. Yo quedé muy espantada y turbada, y no quería ver más a con quien estaba. Hízome mucho daño no saber yo que era posible ver nada si no era con los ojos del cuerpo, y el demonio que me ayudó a que lo creyese así y hacerme entender era imposible y que se me había antojado y que podía ser el demonio y otras cosas de esta suerte, puesto que siempre me quedaba un parecerme era Dios y que no era antojo. Mas, como no era a mi gusto, yo me hacía a mí misma desmentir; y yo como no lo osé tratar con nadie y tornó después a haber gran importunación asegurándome que no era mal ver persona semejante ni perdía honra, antes que la ganaba, torné a la misma conversación y aun en otros tiempos a otras, porque fue muchos años los que tomaba esta recreación pestilencial; que no me parecía a mí -como estaba en ello- tan malo como era, aunque a veces claro veía no era bueno; mas ninguna no me hizo el distraimiento que ésta que digo, porque la tuve mucha afición.

Estando otra vez con la misma persona, vimos venir hacia nosotros -y otras personas que estaban allí también lo vieron- una cosa a manera de sapo grande, con mucha más ligereza que ellos suelen andar. De la parte que él vino no puedo yo entender pudiese haber semejante sabandija en mitad del día ni nunca la habido, y la operación que hizo en mí me parece no era sin misterio. Y tampoco esto se me olvidó jamás. ¡Oh grandeza de Dios, y con cuánto cuidado y piedad me estábais avisando de todas maneras, y qué poco me aprovechó a mí! Tenía allí una monja que era mi parienta, antigua y gran sierva de Dios y de mucha religión. Esta también me avisaba algunas veces, y no sólo no la creía, mas disgustábame con ella y parecíame se escandalizaba sin tener por qué. He dicho esto para que se entienda mi maldad y la gran bondad de Dios y cuán merecido tenía el infierno por tan grande ingratitud; y también porque si el Señor ordenare y fuere servido en algún tiempo lea esto alguna monja, escarmienten en mí; y les pido yo por amor de nuestro Señor huyan de semejantes recreaciones. (Libro de la Vida, cap. 7).

La llamada de Dios y y la llamada de lo mundano Pasaba una vida trabajosísima (…). Por una parte me llamaba Dios; por otra yo seguía lo mundano. Dábame gran contento las cosas de Dios; teníanme atada las mundanas. Paréceme que quería concertar estos dos contrarios, tan enemigos uno de otro, como es vida espiritual y contentos y gustos y pasatiempos sensuales. (…). Pasé así muchos años, que ahora me espanto qué hizo que no dejase lo uno o lo otro. (…) ¡Oh, válgame Dios, si hubiera de decir las ocasiones que en estos años Dios me quitaba, y cómo me tornaba yo a meter en ellas (…). Pasé en este mar tempestuoso casi veinte años (…). Sé decir que es una de las vidas más penosas que me parece se puede imaginar: porque ni yo gozaba de Dios, ni traía contento con lo mundano. Cuando estaba en los contentos mundanos, en acordarme de lo que debía a Dios, era con pena; cuando estaba con Dios, las afecciones mundanas me desasosegaban. Ello es una guerra tan penosa, que no sé cómo un mes la pude sufrir, cuanto más tantos años. (Libro de la Vida, cap. 7-8).

Tener amistad con personas que también buscan la santidad Por eso, aconsejaría yo a los que tienen oración, en especial al principio, procuren amistad y trato con otras personas que traten de lo mismo. Es cosa importantísima (…). Pues es tan importantísimo esto para almas que no están fortalecidas en virtud -como tienen tantos contrarios, y amigos para incitar al mal- que no sé cómo lo encarecer. Paréceme que el demonio ha usado de este ardid como cosa que muy mucho le importa: que se escondan tanto de que se entienda que de veras quieren procurar amar y contentar a Dios, como ha incitado se descubran otras voluntades malhonestas, con ser tan usadas, que ya parece se toma por gala y se publican las ofensas que en este caso se hacen a Dios. (…) Porque andan ya las cosas del servicio de Dios tan flacas, que es menester hacerse espaldas unos a otros los que le sirven para ir adelante, según se tiene por bueno andar en las vanidades y contentos del mundo. Y para estos hay pocos ojos; y si uno comienza a darse a Dios, hay tantos que murmuren, que es menester buscar compañía para defenderse, hasta que ya estén fuertes en no les pesar de padecer; y si no, veránse en mucho aprieto (…). De mí sé decir que, si el Señor no me descubriera esta verdad y diera medios para que yo muy ordinario tratara con personas que tienen oración, que cayendo y levantando iba a dar de ojos en el infierno. Porque para caer había muchos amigos que me ayudasen; para levantarme hallábame tan sola, que ahora me espanto cómo no me estaba siempre caída, y alabo la misericordia de Dios, que era sólo el que me daba la mano. Sea bendito por siempre jamás, amén. (Libro de la Vida, cap. 7).

El gran bien de la oración Pues para lo que he tanto contado esto es (…) para que se entienda el gran bien que hace Dios a un alma que la dispone para tener oración con voluntad, aunque no esté tan dispuesta como es menester, y cómo si en ella persevera, por pecados y tentaciones y caídas de mil manera que ponga el demonio, en fin tengo por cierto la saca el Señor a puerto de salvación, como -a lo que ahora parece- me ha sacado a mí. Plega a Su Majestad no me torne yo a perder. De lo que yo tengo experiencia puedo decir, y es que por males que haga quien la ha comenzado, no la deje, pues es el medio por donde puede tornarse a remediar, y sin ella será muy más dificultoso. Y no le tiente el demonio por la manera que a mí, a dejarla (…). Y quien no la ha comenzado, por amor del Señor le ruego yo no carezca de tanto bien (…) Y si persevera, espero yo en la misericordia de Dios, que nadie le tomó por amigo que no se lo pagase; que no es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama. (Libro de la Vida, cap. 8, 4-5).

Aridez en la oración Y muy muchas veces, algunos años, tenía más cuenta con desear se acabase la hora que tenía por mí de estar en oración, y escuchar cuándo daba el reloj, que no en otras cosas buenas; y hartas veces no sé qué penitencia grave se me pusiera delante que no la acometiera de mejor gana que recogerme a tener oración. Y es cierto que era tan incomportable la fuerza que el demonio me hacía o mi ruin costumbre que no fuese a la oración, y la tristeza que me daba en entrando en el oratorio, que era menester ayudarme de todo mi ánimo (que dicen no le tengo pequeño y se ha visto me le dio Dios harto más que de mujer, sino que le he empleado mal) para forzarme, y en fin me ayudaba el Señor. Y después que me había hecho esta fuerza, me hallaba con más quietud y regalo que algunas veces que tenía deseo de rezar. (Libro de la Vida, cap. 8, 7).

Frutos de la oración Porque de estos gustos que el Señor da a los que perseveran en la oración se tratará mucho, no digo aquí nada. Sólo digo que para estas mercedes tan grandes que me ha hecho a mí, es la puerta la oración. Cerrada ésta, no sé cómo las hará; porque, aunque quiera entrar a regalarse con un alma y regalarla, no hay por dónde, que la quiere sola y limpia y con gana de recibirlos. Si le ponemos muchos tropiezos y no ponemos nada en quitarlos, ¿cómo ha de venir a nosotros? ¡Y queremos nos haga Dios grandes mercedes! Para que vean su misericordia y el gran bien que fue para mí no haber dejada la oración y lección, diré aquí -pues va tanto en entender- la batería que da el demonio a un alma para ganarla, y el artificio y misericordia con que el Señor procura tornarla a Sí, y se guarden de los peligros que yo no me guardé. (Libro de la Vida, cap. 8, 9).

Guardarse de las ocasiones Y sobre todo, por amor de nuestro Señor y por el grande amor con que anda granjeando tornarnos a Sí, pido yo se guarden de las ocasiones; porque, puestos en ellas, no hay que fiar donde tantos enemigos nos combaten y tantas flaquezas hay en nosotros para defendernos. (Libro de la Vida, cap. 8, 10).

Se conmueve ante un cuadro de la Pasión Pues ya andaba mi alma cansada y, aunque quería, no le dejaban descansar las ruines costumbres que tenía. Acaecióme que, entrando un día en el oratorio, vi una imagen que habían traído allá a guardar, que se había buscado para cierta fiesta que se hacía en casa. Era de Cristo muy llagado y tan devota que, en mirándola, toda me turbó de verle tal, porque representaba bien lo que pasó por nosotros. Fue tanto lo que sentí de lo mal que había agradecido aquellas llagas, que el corazón me parece se me partía, y arrojéme junto a Él con grandísimo derramamiento de lágrimas, suplicándole me fortaleciese ya de una vez para no ofenderle (…) Esta vez me parece me aprovechó más, porque estaba ya muy desconfiada de mí y ponía toda mi confianza en Dios. Paréceme le dije entonces que no me había de levantar de allí hasta que hiciese lo que le suplicaba. Creo cierto me aprovechó, porque fui mejorando mucho desde entonces. (Libro de la Vida, cap. 9, 1-3).

Oración representándose a Cristo Tenía este modo de oración: que, como no podía discurrir con el entendimiento, procuraba representar a Cristo dentro de mí, y hallábame mejor -a mi parecer- de las partes adonde le veía más solo. Parecíame a mí que, estando solo y afligido, como persona necesitada me había de admitir a mí. De estas simplicidades tenía muchas. En especial me hallaba muy bien en la oración del Huerto. Allí era mi acompañarle. Pensaba en aquel sudor y aflicción que allí había tenido, si podía. Deseaba limpiarle aquel tan penoso sudor. Mas acuérdome que jamás osaba determinarme a hacerlo, como se me representaban mis pecados tan graves. Estábame allí lo más que me dejaban mis pensamientos con El, porque eran muchos los que me atormentaban. Muchos años, las más noches antes que me durmiese, cuando para dormir me encomendaba a Dios, siempre pensaba un poco en este paso de la oración del Huerto, aun desde que no era monja, porque me dijeron se ganaban muchos perdones. Y tengo para mí que por aquí ganó muy mucho mi alma, porque comencé a tener oración sin saber qué era, y ya la costumbre tan ordinaria me hacía no dejar esto, como el no dejar de santiguarme para dormir. (Libro de la Vida, cap. 9, 4).

Oración ante las maravillas de la naturaleza Aprovechábame a mí también ver campo o agua, flores. En estas cosas hallaba yo memoria del Criador, digo que me despertaban y recogían y servían de libro; y en mi ingratitud y pecados. En cosas del cielo ni en cosas subidas, era mi entendimiento tan grosero que jamás por jamás las pude imaginar, hasta que por otro modo el Señor me las representó. (Libro de la Vida, cap. 9, 5).

Lee “Las Confesiones” de San Agustín En este tiempo me dieron las Confesiones de San Agustín, que parece el Señor lo ordenó, porque yo no las procuré ni nunca las había visto. Yo soy muy aficionada a San Agustín, porque el monasterio adonde estuve seglar era de su Orden y también por haber sido pecador, que en los santos que después de serlo el Señor tornó a Sí hallaba yo mucho consuelo, pareciéndome en ellos había de hallar ayuda y que como los había el Señor perdonado, podía hacer a mí; salvo que una cosa me desconsolaba, como he dicho, que a ellos sola una vez los había el Señor llamado y no tornaban a caer, y a mí eran ya tantas, que esto me fatigaba. Mas considerando en el amor que me tenía, tornaba a animarme, que de su misericordia jamás desconfié. De mí muchas veces. (Libro de la Vida, cap. 9, 7).

Comprender que gozamos del favor de Dios Pues ¿cómo aprovechará y gastará con largueza el que no entiende que está rico? Es imposible conforme a nuestra naturaleza -a mi parecer- tener ánimo para cosas grandes quien no entiende está favorecido de Dios. (Libro de la Vida, cap. 10, 6).

Dios le concedió gran experiencia en la oración, pero ella se sentía un muladar En solos veinte y siete años que ha que tengo oración, me ha dado Su Majestad la experiencia -con andar en tantos tropiezos y tan mal este camino- que a otros en cuarenta y siete y en treinta y siete, que con penitencia y siempre virtud han caminado por él. Sea bendito por todo y sírvase de mí, por quien Su Majestad es, que bien sabe mi Señor que no pretendo otra cosa en esto, sino que sea alabado y engrandecido un poquito de ver que en un muladar tan sucio y de mal olor hiciese huerto de tan suaves flores. Plega a Su Majestad que por mi culpa no las torne yo a arrancar y se torne a ser lo que era. Esto pido yo por amor del Señor le pida vuestra merced, pues sabe la que soy con más claridad que aquí me lo ha dejado decir. (Libro de la Vida, cap. 10, 9).

Nadie va solo al Cielo …son muchas las cosas que el demonio pone delante a los principios para que no comiencen este camino de hecho, como quien sabe el daño que de aquí le viene, no sólo en perder aquel alma sino muchas. Si el que comienza se esfuerza con el fervor de Dios a llegar a la cumbre de la perfección, creo jamás va solo al cielo; siempre lleva mucha gente tras sí. Como a buen capitán, le da Dios quien vaya en su compañía. (Libro de la Vida, cap. 11, 4).

Los comienzos en la oración Ha de hacerse cuenta el que comienza la oración, que comienza a hacer un huerto en tierra muy infructuosa que lleva muy malas hierbas, para que se deleite el Señor. Su Majestad arranca las malas hierbas y ha de plantar las buenas. Pues hagamos cuenta que está ya hecho esto cuando se determina a tener oración un alma y lo ha comenzado a usar. Y con ayuda de Dios hemos de procurar, como buenos hortelanos, que crezcan estas plantas y tener cuidado de regarlas para que no se pierdan, sino que vengan a echar flores que den de sí gran olor para dar recreación a este Señor nuestro, y así se venga a deleitar muchas veces a esta huerta y a holgarse entre estas virtudes. (Libro de la Vida, cap. 11, 6).

Cuatro maneras de hacer oración Paréceme a mí que se puede regar de cuatro maneras: o con sacar el agua de un pozo, que es a nuestro gran trabajo; o con noria y arcaduces, que se saca con un torno; yo lo he sacado algunas veces: es a menos trabajo que estotro y sácase más agua; o de un río o arroyo: esto se riega muy mejor, que queda más harta la tierra de agua y no se ha menester regar tan a menudo y es a menos trabajo mucho del hortelano; o con llover mucho, que lo riega el Señor sin trabajo ninguno nuestro, y es muy sin comparación mejor que todo lo que queda dicho.

Ahora, pues, aplicadas estas cuatro maneras de agua de que se ha de sustentar este huerto -porque sin ella el huerto se pierde-, es lo que a mí me ha parecido que se podrá declarar algo de cuatro grados de oración, en que el Señor, por su bondad, ha puesto algunas veces mi alma. Plega a su bondad atine a decirlo de manera que aproveche a una de las personas que esto me mandaron escribir, que la ha traído el Señor en cuatro meses harto más adelante que yo estaba en diecisiete años. Hase dispuesto mejor, y así sin trabajo suyo riega este vergel con todas estas cuatro aguas, aunque la postrera aún no se le da sino a gotas. (Libro de la Vida, cap. 11, 7-8).

De los que comienzan a tener oración De los que comienzan a tener oración podemos decir son los que sacan el agua del pozo, que es muy a su trabajo, como tengo dicho, que han de cansarse en recoger los sentidos, que, como están acostumbrados a andar derramados, es harto trabajo. (…) Pues ¿qué hará aquí el que ve que en muchos días no hay sino sequedad y disgusto y dessabor y tan mala gana para venir a sacar el agua, que si no se le acordase que hace placer y servicio al Señor de la huerta y mirase a no perder todo lo servido y aun lo que espera ganar del gran trabajo que es echar muchas veces el caldero en el pozo y sacarle sin agua, lo dejaría todo? (…) Pues, como digo, ¿qué hará aquí el hortelano? Alegrarse y consolarse y tener por grandísima merced de trabajar en huerto de tan gran Emperador. Y pues sabe le contenta en aquello y su intento no ha de ser contentarse a sí sino a El, alábele mucho, que hace de él confianza, pues ve que sin pagarle nada tiene tan gran cuidado de lo que le encomendó. Y ayúdele a llevar la cruz (…) y tiempo vendrá que se lo pague por junto. No haya miedo que se pierda el trabajo. A buen amo sirve. Mirándole está. No haga caso de malos pensamientos. Mire que también los representaba el demonio a San Jerónimo en el desierto. (Libro de la Vida, cap. 11, 9-10).

Paciencia ante la falta de salud psíquica Porque muy muchas veces (yo tengo grandísima experiencia de ello, y sé que es verdad, porque lo he mirado con cuidado y tratado después a personas espirituales) que viene de indisposición corporal, que somos tan miserables que participa esta encarceladita de esta pobre alma de las miserias del cuerpo. Y las mudanzas de los tiempos y las vueltas de los humores muchas veces hacen que sin culpa suya no pueda hacer lo que quiere, sino que padezca de todas maneras. Y mientras más la quieren forzar en estos tiempos, es peor y dura más el mal; sino que haya discreción para ver cuándo es de esto, y no la ahoguen a la pobre. Entiendan son enfermos. Múdese la hora de la oración, y hartas veces será algunos días. Pasen como pudieren este destierro, que harta malaventura es de un alma que ama a Dios ver que vive en esta miseria y que no puede lo que quiere, por tener tan mal huésped como este cuerpo. (…) Sirva entonces al cuerpo por amor de Dios, porque otras veces muchas sirva él al alma, y tome algunos pasatiempos santos de conversaciones que lo sean, o irse al campo, como aconsejare el confesor. Y en todo es gran cosa la experiencia, que da a entender lo que nos conviene. Y en todo se sirve Dios. Suave es su yugo, y es gran negocio no traer el alma arrastrada, como dicen, sino llevarla con suavidad para su mayor aprovechamiento. Así que torno a avisar -y aunque lo diga muchas veces no va nada- que importa mucho que de sequedades ni de inquietud y distraimiento en los pensamientos nadie se apriete ni aflija. Si quiere ganar libertad de espíritu y no andar siempre atribulado, comience a no se espantar de la cruz, y verá cómo se la ayuda también a llevar el Señor y con el contento que anda y el provecho que saca de todo. Porque ya se ve que, si el pozo no mana, que nosotros no podemos poner el agua. Verdad es que no hemos de estar descuidados para que, cuando la haya, sacarla; porque entonces ya quiere Dios por este medio multiplicar las virtudes. (Libro de la Vida, cap. 11, 15-17).

No apocar los deseos Tener gran confianza, porque conviene mucho no apocar los deseos, sino creer de Dios que, si nos esforzamos, poco a poco, aunque no sea luego, podremos llegar a lo que muchos santos con su favor; que si ellos nunca se determinaran a desearlo y poco a poco a ponerlo por obra, no subieran a tan alto estado. Quiere Su Majestad y es amigo de ánimas animosas, como vayan con humildad y ninguna confianza de sí. Y no he visto a ninguna de éstas que quede baja en este camino; ni ninguna alma cobarde, con amparo de humildad, que en muchos años ande lo que estotros en muy pocos. Espántame lo mucho que hace en este camino animarse a grandes cosas; aunque luego no tenga fuerzas el alma, da un vuelo y llega a mucho, aunque -como avecita que tiene pelo malo- cansa y queda. (Libro de la Vida, cap. 13, 2-3).

Entender bien lo que es la humildad Mas es menester entendamos cómo ha de ser esta humildad, porque creo el demonio hace mucho daño para no ir muy adelante gente que tiene oración, con hacerlos entender mal de la humildad, haciendo que nos parezca soberbia tener grandes deseos y querer imitar a los santos y desear ser mártires. Luego nos dice o hace entender que las cosas de los santos son para admirar, mas no para hacerlas los que somos pecadores. (Libro de la Vida, cap. 13, 4).

Dificultades para aprender a hacer oración cuando no se tiene maestro Quiérome declarar más, porque estas cosas de oración todas son dificultosas y, si no se halla maestro, muy malas de entender; y esto hace que, aunque quisiera abreviar y bastaba para el entendimiento bueno de quien me mandó escribir estas cosas de oración sólo tocarlas, mi torpeza no da lugar a decir y dar a entender en pocas palabras cosa que tanto importa declararla bien; que como yo pasé tanto, he lástima a los que comienzan con solos libros, que es cosa extraña cuán diferentemente se entiende de lo que después de experimentado se ve. (Libro de la Vida, cap. 13, 12).

Orar con la Pasión del Señor Pues tornando a lo que decía, ponémonos a pensar un paso de la Pasión, digamos el de cuando estaba el Señor a la columna: anda el entendimiento buscando las causas que allí da a entender, los dolores grandes y pena que Su Majestad tendría en aquella soledad y otras muchas cosas que, si el entendimiento es obrador, podrá sacar de aquí. (…) Hay muchas almas que aprovechan más en otras meditaciones que en la de la sagrada Pasión; que así como hay muchas moradas en el cielo, hay muchos caminos. Algunas personas aprovechan considerándose en el infierno, y otras en el cielo y se afligen en pensar en el infierno, otras en la muerte. Algunas, si son tiernas de corazón, se fatigan mucho de pensar siempre en la Pasión, y se regalan y aprovechan en mirar el poder y grandeza de Dios en las criaturas y el amor que nos tuvo, que en todas las cosas se representa, y es admirable manera de proceder, no dejando muchas veces la Pasión y vida de Cristo, que es de donde nos ha venido y viene todo el bien.

(…) Pues tornando a lo que decía de pensar a Cristo a la columna, es bueno discurrir un rato y pensar las penas que allí tuvo y por qué las tuvo y quién es el que las tuvo y el amor con que las pasó. Mas que no se canse siempre en andar a buscar esto, sino que se esté allí con El, acallado el entendimiento. Si pudiere, ocuparle en que mire que le mira, y le acompañe y hable y pida y se humille y regale con El, y acuerde que no merecía estar allí. Cuando pudiere hacer esto, aunque sea al principio de comenzar oración, hallará grande provecho, y hace muchos provechos esta manera de oración; al menos hallóle mi alma. (Libro de la Vida, cap. 13, 13 y 22).

No devociones bobas sin doctrina …es gran cosa letras, porque éstas nos enseñan a los que poco sabemos y nos dan luz y, llegados a verdades de la Sagrada Escritura, hacemos lo que debemos: de devociones a bobas nos libre Dios. (Libro de la Vida, cap. 13, 16).

No ir solo en el camino de la vida espiritual Porque he yo pasado mucho y perdido harto tiempo por no saber qué hacer y he gran lástima a almas que se ven solas cuando llegan aquí; porque aunque he leído muchos libros espirituales, aunque tocan en lo que hace al caso, decláranse muy poco, y si no es alma muy ejercitada, aun declarándose mucho, tendrá harto que hacer en entenderse. (Libro de la Vida, cap. 14, 7).

Hacer rendir los propios talentos Esme gran lástima, porque conozco muchas almas que llegan aquí, y (…) querríalas mucho avisar que miren no escondan el talento, pues quiere Dios escogerlas para provecho de otras muchas, en especial en estos tiempos que son menester amigos fuertes de Dios para sustentar los flacos. Y los que esta merced conocieren en sí, ténganse por tales, si saben responder con las leyes que aun la buena amistad del mundo pide; y si no -como he dicho-, teman y hayan miedo no se hagan a sí mal y ¡plega a Dios sea a sí solos! (Libro de la Vida, cap. 15, 5).

Tener los ojos en la eternidad …los ojos en el verdadero y perpetuo reino que pretendemos ganar. Es muy gran cosa traer esto siempre delante, en especial en los principios; que después tanto se ve claro, que antes es menester olvidarlo para vivir, que procurarlo: traer a la memoria lo poco que dura todo y cómo no es todo nada y en lo nonada que se ha de estimar el descanso. (Libro de la Vida, cap. 15, 11).

Humildad ante los posibles retrocesos Que, como ya he dicho y no querría esto se olvidase, en esta vida que vivimos no crece el alma como el cuerpo, aunque decimos que sí, y de verdad crece. Mas un niño, después que crece y echa gran cuerpo y ya le tiene de hombre, no torna a descrecer y a tener pequeño cuerpo; acá quiere el Señor que sí, a lo que yo he visto por mí, que no lo sé por más. Debe ser por humillarnos para nuestro gran bien y para que no nos descuidemos mientras estuviéremos en este destierro, pues el que más alto estuviere, más se ha de temer y fiar menos de sí. (Libro de la Vida, cap. 15, 13).

Levantarse enseguida después de los errores …que, aunque tornen a caer, queda una señal de que estuvo allí el Señor, que es levantarse presto. (Libro de la Vida, cap. 15, 14).

Sobre la imaginación …y la imaginación, como se ve sola, es para alabar a Dios la guerra que da y cómo procura desasosegarlo todo. A mí cansada me tiene y aborrecida la tengo, y muchas veces suplico al Señor, si tanto me ha de estorbar, me la quite en estos tiempos. Alguna veces le digo: «¿Cuándo, mi Dios, ha de estar ya toda junta mi alma en vuestra alabanza y no hecha pedazos, sin poder valerse a sí?» (…) da tal guerra la memoria e imaginación que al alma no la dejan valer; y como faltan las otras potencias, no valen, aun para hacer mal, nada. Harto hacen en desasosegar. Digo «para hacer mal», porque no tienen fuerza ni paran en un ser. Como el entendimiento no la ayuda poco ni mucho a lo que le representa, no para en nada, sino de uno en otro, que no parece sino de estas maripositas de las noches, importunas y desasosegadas: así anda de un cabo a otro. En extremo me parece le viene al propio esta comparación, porque aunque no tiene fuerza para hacer ningún mal, importuna a los que la ven. Para esto no sé qué remedio haya, que hasta ahora no me le ha dado Dios a entender; que de buena gana le tomaría para mí, que me atormenta, como digo, muchas veces. Represéntase aquí nuestra miseria, y muy claro el gran poder de Dios; pues ésta, que queda suelta, tanto nos daña y nos cansa… (…) El postrer remedio que he hallado, a cabo de haberme fatigado hartos años, es lo que dije (…) que no se haga caso de ella más que de un loco, sino dejarla con su tema, que sólo Dios se la puede quitar; y, en fin, aquí por esclava queda. Hémoslo de sufrir con paciencia, como hizo Jacob a Lía, porque harta merced nos hace el Señor que gocemos de Raquel. (Libro de la Vida, cap. 17, 5-7).

Sobre la obediencia ¡Oh virtud de obedecer, que todo lo puedes!: aclaró Dios mi entendimiento, unas veces con palabras y otras poniéndome delante cómo lo había de decir, que, como hizo en la oración pasada, Su Majestad parece quiere decir lo que yo no puedo ni sé. (Libro de la Vida, cap. 18, 7).

De la responsabilidad del gobierno de almas Quiero decir algunas cosas que el Señor ha sido servido en este caso que vea de algunas almas. Diré pocas, por abreviar y por no ser necesario, digo, para ningún aprovechamiento. Dijéronme era muerto un nuestro Provincial que había sido (y cuando murió, lo era de otra Provincia), a quien yo había tratado y debido algunas buenas obras. Era persona de muchas virtudes. Como lo supe que era muerto, diome mucha turbación, porque temí su salvación, que había sido veinte años prelado, cosa que yo temo mucho, cierto, por parecerme cosa de mucho peligro tener cargo de almas, y con mucha fatiga me fui a un oratorio. Dile todo el bien que había hecho en mi vida, que sería bien poco, y así lo dije al Señor que supliesen los méritos suyos lo que había menester aquel alma para salir de purgatorio. (Libro de la Vida, cap. 38, 26).

El Señor le dice “Ahora, Teresa, ten fuerte” Estando en esta aflicción, y mis compañeras la tenían mucha (…), sin estar en oración, me dice nuestro Señor estas palabras: “Ahora, Teresa, ten fuerte”. Con esto procuré con más ánimo… (Libro de las Fundaciones, cap. 31, 36).