¿Te has dado cuenta de que…?

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Cuando otro actúa de una manera poco adecuada, decimos que tiene mal carácter; pero cuando tú lo haces, son los nervios.

Cuando otro se apega a sus métodos o a sus gustos, es obstinado; pero cuando tú lo haces, es firmeza.

Cuando a otro no le gusta tu amigo, tiene prejuicios; pero cuando a ti no te gusta su amigo, sencillamente, muestras ser un buen juez de la naturaleza humana.

Cuando otro hace las cosas con calma, es una tortuga; pero cuando tú lo haces despacio, es porque te gusta pensar las cosas.

Cuando otro encuentra defectos en las cosas, es un maniático; pero cuando tú lo haces, es porque sabes discernir.

Cuando otro tiene modales suaves, es débil; pero cuando tú los tienes, eres cortés.

Cuando otro se compra el automovil del año, es vanidad; pero cuando tú te lo compras, es necesidad.

Cuando a otro le da ira, es pecado; pero cuando a ti te da ira, es que “tu carácter es así”.

Cuando otro te dice la verdad que no te gusta, es que no tiene amor; pero cuando tú lo haces, es que eres sincero.

Cuando otro no te saluda, es que es orgulloso; pero cuando tú no saludas, es que no lo viste.

Cuando otro no cumple con su deber, es un irresponsable; pero cuando tú no cumples con tu deber, es que realmente no puedes.

Cuando otro tiene serias dificultades, es que se lo ha ganado; pero cuando tú las tienes, es una injusticia.

Cuando otro no trabaja, es que es un vago; pero cuando tú no trabajas, es que no consigues trabajo.

Cuando otro habla de los demás, es un calumniador; pero cuando tú hablas de los demás, es para ayudar.

Cuando otro cae en tentación, es un impresentable; pero cuando tú caes en tentación, es una debilidad disculpable.

Cuando otro no acepta el reto, es un cobarde; pero cuando tú no lo aceptas, es que no podías.

Cuando otro recibe bendiciones, es por la misericordia de Dios; pero cuando tú recibes bendiciones, es porque te las mereces.

Cuando el hijo de otro es rebelde, él es mal padre; pero cuando tu hijo es rebelde, es porque heredó el carácter del abuelo.

Cuando otro paga mal por mal, es porque es un vengativo; pero cuando tú lo haces, es porque estás haciendo justicia.

Cuando otro cumple con su deber, es para acumular puntos; pero cuando tú cumples con tu deber, es porque eres responsable.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.