Alejandro Llano, “Los cristianos y el poder”, La Gaceta, 7.VI.2008

El nivel intelectual de los ataques socialistas al catolicismo es muy bajo.

Una de las habilidades requeridas para abrirse camino en la sociedad actual es la capacidad de establecer compensaciones. No en vano destacados sociólogos contemporáneos han considerado que la compensación es un recurso imprescindible para gestionar la creciente complejidad que nos rodea. Rodríguez Zapatero lo sabe bien, más por intuición que por ciencia. Se da cuenta de que, a pesar de ir contracorriente en Europa, su estilo izquierdista todavía le da votos en una España que no acaba de librarse del tufo de incorrección política que arrastra el derechismo. Y como no puede ser progresista en economía, y ya ha comprobado los malos resultados que da parecerlo en política exterior, sólo le queda la oposición a la ética clásica y el fomento de actitudes anticatólicas.

Continuar leyendo “Alejandro Llano, “Los cristianos y el poder”, La Gaceta, 7.VI.2008″

Alejandro Llano, “La gran esperanza”, La Gaceta 7.XII.2007

El ambiente bronco y violento que tantas veces impregna la sociedad no surge de crispaciones coyunturales.

¿Qué me cabe esperar? Ésta es la pregunta decisiva que toda persona se hace a lo largo de su vida. Representa un interrogante acerca del sentido de nuestra existencia y del destino que nos aguarda. La formuló Immanuel Kant hace más de dos siglos y encuentra hoy una luminosa respuesta en Spe salvi, la encíclica sobre la esperanza que acaba de publicar Benedicto XVI. Lo que todos esperamos es vivir. Por eso la muerte se presenta ante nosotros como una profunda quiebra en la que parece que nuestras expectativas se hunden. Pero, bien pensado, lo que de verdad queremos no es una indefinida prolongación de los días del calendario. Aspiramos a más. El objeto de nuestro deseo es una vida plena, en la que —como dice el Papa— «la totalidad nos abraza y nosotros abrazamos a la totalidad». Anhelamos sumergirnos en «el océano del amor infinito», en la inmensidad del ser, desbordados por la alegría. Y esto, lo sabemos bien, no es algo que nos quepa alcanzar en esta vida. Continuar leyendo “Alejandro Llano, “La gran esperanza”, La Gaceta 7.XII.2007″

Alejandro Llano, “¿Mejorar o transformar la sociedad?”, La Gaceta, 7.XI.2007

La caída del muro de Berlín en 1989 no fue sólo un evento emotivo, ni afectó exclusivamente a quienes se encontraban a un lado y otro de aquella ignominia. Constituyó un acontecimiento cultural de primer orden, cuyos efectos se dejan sentir hasta el día de hoy. Significó el final de la era de las revoluciones. Dos siglos tardamos en percatarnos de que, en la entraña de todas las revoluciones políticas europeas, anidaba un elemento totalitario que atentaba contra el respeto a las personas humanas.

Continuar leyendo “Alejandro Llano, “¿Mejorar o transformar la sociedad?”, La Gaceta, 7.XI.2007″

Alejandro Llano, “Dios a la vista”, La Gaceta, 4.XI.2006

No sólo los americanos del norte, también nosotros —a nuestro modo— confiamos en Dios.

La nuestra es una época sedienta de Dios. La desertización provocada por el intento de expulsarle de la sociedad y de la cultura está provocando un contraefecto que no acontece por primera vez en la historia de los países occidentales. Ortega y Gasset lo anunció a comienzos del siglo pasado, cuando insistió en que no se puede pensar con radicalidad si se abandona la insoslayable referencia al Absoluto. Dios volvía a aparecer en el horizonte, ya se le divisaba. Y otro tanto sucede ahora, incluso por contraste. Continuar leyendo “Alejandro Llano, “Dios a la vista”, La Gaceta, 4.XI.2006″

Alejandro Llano, “El futuro de la familia”, La Gaceta, 5.X.2006

Una tendencia común a todas las épocas parece ser la proclividad a considerar que ese tiempo que en cada caso se está viviendo tiene algo de excepcional. Siempre tiende a pensarse que es el final de una etapa ya completamente superada y la inauguración de un período radicalmente nuevo, en el que será posible despedirse definitivamente de las viejas costumbres.

Por ejemplo, desde mediados del siglo XVIII se da al cristianismo por muerto y enterrado. Pero el cristianismo entierra a sus enterradores y renace de sus cenizas como el Ave Fénix. También aquí vale lo del clásico del teatro español: “Los muertos que vos matáis gozan de buena salud”. Para desesperación de los secularistas a ultranza, es preciso seguir contando con la religión, porque una mayoría de la población mundial continúa estimándola como indispensable. Algo de eso está sucediendo hoy con la familia, a la que algunos —confundiendo quizá su deseo con un pensamiento— dan por disuelta y acabada. No es la primera vez ni será la última. Continuar leyendo “Alejandro Llano, “El futuro de la familia”, La Gaceta, 5.X.2006″

Alejandro Llano, “Sociedad del conocimiento”, La Gaceta, 19.X.2006

En esta temporada pre-electoral, nuestras ciudades ofrecen un aspecto que hace dudar de si nos encontramos ante urbes en construcción o ante ruinas tras un bombardeo. El cemento, el hormigón y el asfalto son las cartas credenciales para presentarse a la reelección. Estamos donde estábamos, no muy lejos de un embobamiento ante las obras públicas que quizá hemos heredado de los romanos.

En cambio, ni en los discursos políticos ni en la realidad ciudadana se divisan signos de interés por la innovación, no digamos por la investigación y la enseñanza. Como se maliciaba Unamuno, al español le gusta el bulto, la cosa mostrenca, lo máximamente concreto, mientras que desconfía de los conceptos, sospecha de las ideas y nunca ha manifestado especial amor por la ciencia. Hasta en la Unión Europea, donde no abundan los linces, se han dado cuenta de esta querencia hispana y nos han recomendado que invirtamos la actual tendencia y gastemos la mitad en infraestructuras y el doble en investigación. Continuar leyendo “Alejandro Llano, “Sociedad del conocimiento”, La Gaceta, 19.X.2006″

Alejandro Llano, “Paradojas de la intolerancia”, Gaceta, 21.IX.2006

Ni siquiera desde el punto de vista semántico se puede decir que el Papa haya atacado al islam. Todo lo que está sucediendo en torno al discurso del Papa en la Universidad de Ratisbona resulta sumamente revelador. Lo primero que salta a la vista es la superficialidad con la que suelen tratarse documentos que merecerían una lectura atenta y completa, tras la cual viniera una interpretación basada en el conocimiento de causa. No es esto lo que ha sucedido con la lección académica de Benedicto XVI en la Universidad de Regensburg. He sacado la impresión —después de revisar periódicos de varios países— que casi ninguno de los comentaristas ha leído íntegro el texto y, salvo los propios medios germanos, prácticamente nadie ha acudido a la redacción original en alemán. Lo cual es especialmente grave cuando la versión a la que se ha tenido acceso proviene de las pésimas traducciones al castellano. Continuar leyendo “Alejandro Llano, “Paradojas de la intolerancia”, Gaceta, 21.IX.2006″